FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo hacer esquejes de árboles


Explicamos cómo se deben realizar los esquejes de tipo leñoso y semileñoso en árboles y arbustos, teniendo en cuenta las fechas, el proceso de preparación y plantación y los cuidados necesarios.


➽ Esqueje de higuera enraizado en maceta.

Antes de nada hay que aclarar que el esquejado es una técnica de reproducción asexual mediante la cuál se corta un fragmento de una planta y se pone en un medio adecuado para que emita raíces y se convierta en un nuevo individuo que puede crecer separado del original.

Por tanto, el esquejado no es lo mismo que el acodo, ya que en este último la parte que emite raíces no deja de estar unida al resto de la planta, separándose solo una vez que ha terminado el proceso.

Ahora quizás te estés preguntando qué es mejor para reproducir un árbol, el esqueje o el acodo. Yo diría que para principiantes es mejor el esqueje, puesto que para el acodo hay que tener más experiencia y aún así es posible que fracase si uno se descuida.

Hechas estas aclaraciones, veamos que tipos de esquejes se pueden utilizar y cómo realizarlos.


De madera dura

Se dice que son esquejes de madera dura cuando se cortan trozos de rama de cierto grosor y que ya están lignificados. A estas varas se las llama estacas, y son muy empleadas para esquejar ciertos tipos de árboles que emiten raíces con facilidad desde ramas gruesas.

Un ejemplo típico de árboles que enraízan muy bien mediante estaca son los olivos, los sauces, los saúcos, kiwis, higueras, etc.

El mejor momento para realizar este tipo de esqueje depende de cada árbol y del clima de cada lugar, aunque se pueden seguir estas recomendaciones:

- Árboles de hoja caduca: desde la caída de la hoja hasta finales del invierno.

- Árboles de hoja perenne: en primavera u otoño.


Proceso mediante estaca

Expresándolo de forma resumida diríamos que se trata de cortar un trozo de rama vigorosa ―que tuvo un buen crecimiento la temporada anterior― de unos 30 a 60 cm y plantarla en el suelo o en una maceta, atendiendo a su correcta posición y a que posea yemas tanto debajo como encima de la tierra.


Seleccionar la estaca entre todas las ramas del árbol. Hay que elegir una rama recta, preferiblemente un chupón vigoroso que haya aparecido en el año anterior.

Es importante que el trozo de madera elegido tenga suficientes reservas acumuladas, por lo que no puede haber dado fruto o ser una rama vieja.


Cortarla y prepararla. Se corta un trozo de entre 30 y 60 cm de longitud y un grosor de entre 2 y 5 cm aproximadamente.

Las medidas dependerán de la disponibilidad de madera con esas características y de la separación entre las yemas o nudos, ya que tendrán que quedar un par de ellos debajo de la tierra y otro par sobre ella.

Hay que respetar la verticalidad de la rama, es decir, el sentido de crecimiento. En el extremo inferior se realiza un corte inclinado justo 1 cm por debajo de una yema o nudo. En el otro extremo el corte ha de ser también oblícuo pero un poco más alejado de la yema superior.

Opcionalmente se puede hendir el extremo inferior de la estaca a la mitad con una navaja ―sin cortar la yema―, e introducir un grano de cereal o una pequeña legumbre en la hendidura. Esta técnica se empleaba antiguamente cuando no existían las hormonas de enraizamiento. Al germinar el grano libera dichas hormonas que ayudarán al esqueje a emitir raíces.


Realizar un hoyo o llenar una maceta de sustrato. Si se va a plantar en el suelo, el hoyo ha de tener unos 40 cm de profundidad y diámetro, para que las raíces del esqueje encuentre tierra blanda.

En caso de hacerlo en maceta se elegirá una profunda, de forma que puedan quedar enterradas al menos dos yemas o dos tercios de la longitud del esqueje.


Plantar el esqueje. Se coloca la estaca dentro de la tierra como ya indicamos (dos yemas o dos tercios bajo tierra) y se tapa el agujero, apretando ligeramente y dando un buen riego para terminar.

Hay que asegurarse de que quede al menos una yema o nudo fuera de la tierra, ya que este será el encargado de emitir las primeras hojas.



De madera blanda

También son conocidos como esquejes semileñosos, ya que para realizarlos se suelen emplear los extremos de ramas en los cuales existe un brote tierno y más atrás madera que se está lignificando pero que aún no ha alcanzado toda su dureza.

Casi todos los árboles admiten este tipo de esquejado ―con mayor o menor dificultad―, aunque es cierto que requiere de más cuidados que el anterior.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de los árboles caducifolios solo tienen brotes semileñosos al final de la época de crecimiento (segunda mitad del verano-inicio del otoño) así que también poseerán hojas, y por tanto los esquejes perderán agua mucho más rápido que las estacas leñosas cortadas con el árbol en reposo y sin hojas.

Dicho esto, la época más adecuada para realizar esquejes de madera blanda es a finales del verano e inicios del otoño, antes de que el árbol cese su actividad y entre en reposo.


Cómo esquejar con madera blanda

El proceso es más complejo que el anterior, ya que el esqueje es más delicado y hay que protegerlo más.


Seleccionar y cortar brotes semileñosos. Se encontrarán en los extremos de las ramas y se reconocen porque su extremo aún tiene algo de color verde y está tierno (se dobla fácilmente), mientras que un poco más abajo la madera se va endureciendo cada vez más hasta llegar a la rama de la que nace.

Es importante que no tenga flores ni frutos.

Hay que cortarlos justo por la zona en la que la vareta comienza a hacerse más rígida.


Preparar los esquejes. Inmediatamente después de cortarlos se eliminar todas las hojas que posea excepto una o dos en la parte superior.

Se ajusta la longitud teniendo en cuenta que la parte baja ha de estar en la zona de madera semileñosa (blanda pero no tan tierna como en el extremo)

El corte inferior se realiza justo por debajo de una yema e inclinado. El extremo superior se puede cortar para eliminar la yema apical o dejarlo como está.


Plantarlos. Al igual que el caso anterior, se pueden plantar en el suelo o en una maceta, aunque por los cuidados que requerirán es más sencillo en maceta.

Se entierra dos tercios del esqueje dejando fuera solo las yemas a las que les dejamos hojas y un par de ellas más.

Apretamos un poco la tierra y regamos.


Procurar unas condiciones favorables. Ya que estos esquejes pierden agua con más facilidad (por las hojas), conviene cubrirlos con un plástico o meterlos en un pequeño invernadero, y también protegerlos del sol, dejándolos en un ambiente cálido y luminoso pero sin sol directo.


Cuidados básicos

Un esqueje sin los cuidados necesarios es muy probable que no consiga arraigar, por eso son casi más importantes los cuidados que el proceso de preparación del esqueje.

¿Hormonas de enraizamiento? La verdad es que ayudan a que el esqueje emita raíces con mayor facilidad, pero sin ellas también es posible. Se pueden comprar en polvo o líquido, pero también prepararlas de forma casera mediante la germinación y trituración de granos como las lentejas, alubias, garbanzos, trigo, etc.


☛ El sol directo es el principal enemigo de un esqueje recién brotado o con hojas. Buscar un lugar luminoso pero protegido del sol.

☛ El encharcamiento del suelo o sustrato es seguramente la segunda causa más frecuente de fracaso de los esquejes (se pudren). Para esto es importante asegurar un buen drenaje y regar lo justo.

☛ Un ambiente demasiado seco deshidrata muy rápido los esquejes, por lo que habrá que procurar una atmósfera húmeda, especialmente en los que poseen hojas (semileñosos o las estacas recién brotadas)

No hay que abonar los esquejes hasta que se vea que tienen las suficientes raíces como para comenzar a desarrollarse. La emisión de raíces solo requiere humedad, no necesita nutrientes en el suelo. Todo el trabajo se realiza con el consumo de las reservas del esqueje o de lo que producen sus hojas (si las tiene)

No se deben trasplantar demasiado pronto, es mejor esperar a que las raíces sean muy numerosas y más fuertes. Las primeras son muy quebradizas y se podrían romper en el trasplante.


PLANTAS QUE SE REPRODUCEN POR ESQUEJES

Aquí puedes ver una lista de árboles y otras plantas que se pueden propagar mediante estos dos tipos de esqueje.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.