FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Cómo reproducir romero por esquejes

La mejor manera de obtener nuevas plantas de romero es realizando esquejes a partir de la planta madre y aquí te mostramos cómo hacerlo con éxito



Búsqueda personalizada



El romero es una planta que se reproduce muy bien mediante esquejes . Éstos suelen enraizar pronto y con un buen porcentaje de éxito.

Si todo va bien, en unas pocas semanas tendremos una nueva planta de romero a coste cero y lista para comenzar a crecer de forma independiente.


Qué necesitamos



  • - Planta madre de romero
  • - Tijeras robustas de cocina o, mejor, de jardinería
  • - Un recipiente alto y estrecho para llenar de agua. Mejor de vidrio o plástico (un vaso, bote, botella, etc)
  • - Una maceta para cada nueva planta que queramos obtener. Sirve cualquier tamaño, a partir de 10cm de alto. Puede ser un recipiente reciclado con agujeros en la base.
  • - Sustrato :
    • + Opción 1: 60% de Turba + 40% de Arena
    • + Opción 2: 70% Fibra de coco + 30% Humus de lombriz
    • + Opción 3 (menos recomendable): Tierra del huerto o jardín
  • - Opcional: Enraizante casero o comercial

A continuación, veremos cómo realizar los esquejes de romero paso a paso, siguiendo dos métodos similares con alguna pequeña diferencia.


Pasos comunes a ambos métodos



1. Seleccionar ramas semileñosas de la planta madre. Se identifican por que están situadas en los extremos de la planta, son verdes y blandas en la punta y, más abajo, su color cambia a grisáceo o marrón claro. Su consistencia en esta zona es más dura, pero sin llegar a ser leñosa. Son ramas con dos años de vida.

2. Cortamos —con un corte oblícuo— las ramas seleccionadas a 15 cm de la punta , asegurándonos de cortar por la zona semileñosa. Esto último es importante puesto que si la planta ha crecido mucho durante el último año, puede que tengamos que cortar más de 15 cm para llegar así a la parte más vieja y semileñosa (2 años) de la rama.

3. Opcional (recomendable): Retiramos las hojas de la parte semileñosa —zona más dura y menos verde de la rama— o, si ésta fuera muy corta, de la mitad de la rama hacia abajo. Puede omitirse este paso pero a mayor cantidad de hojas aumentan las pérdidas de agua y el riesgo de desecación del esqueje. Además, las hojas que vayan a quedar cubiertas por el agua o el sustrato no trabajarán para ayudar a que el esqueje enraice.

4. Opcional (recomendable): Lavar el esqueje con agua limpia sin clorar, para retirar restos de tierra, polvo, polen o esporas de hongos que pudiera tener adheridas. Aunque no realicemos este paso es muy probable que el esqueje enraice, pero si lo hacemos reduciremos el riesgo de los patógenos puedan infectarlo.


Método 1: Esqueje en agua



Es el método más utilizado para realizar esquejes de romero y de muchas otras plantas. Tiene ventajas importantes —de ahí su popularidad— pero también algún inconveniente que no llega a se importante.

Veamos como se hace...

1. Una vez realizados los pasos comunes —que explicamos más arriba— llenamos de agua por la mitad , o hasta cubrir la zona sin hojas del esqueje, el recipiente de vidrio o plástico e introducimos el esqueje dentro. Si son varios podemos colocarlos en el mismo recipiente, si hay espacio para todos. El agua ha de estar limpia y sin restos de cloro y la cambiaremos cada 2 o 3 días.

Si queremos aplicar enraizante, antes de realizar el paso anterior mojaremos el esqueje con el producto. También podemos diluir éste en el agua donde dejaremos el esqueje.

2. Llevamos el recipiente con el esqueje a un lugar cálido, húmedo y luminoso , pero evitaremos que el sol le incida directamente. Dentro de casa siempre suele haber algún lugar donde se cumplen estas tres condiciones. En una ventana sin sol directo o con cortina, en una galería bajo una mesa silla o detrás de otra planta, etc. La humedad será mayor en los lugares escondidos, en los espacios entre objetos y bajo ellos. Con muy baja humedad es necesario cubrir el esqueje con un invernadero improvisado, por ejemplo, mediante una botella plástica.

3. Tras 3 semanas en el agua, debería haber echado raíces . Podemos comprobarlo mirando dentro del agua o extrayendo el esqueje de ésta. Si se aprecia crecimiento de "fibras" blancas en el tallo, todo ha salido bien.

4. Ya podemos pasarlo a una maceta . Para ello seguiremos las indicaciones del punto 1 del siguiente método.


Ventajas

- Permite comprobar el estado del enraizamiento ya que el esqueje se puede sacar del agua y apreciar si le están creciendo raíces.

- Es más difícil que el esqueje se quede sin agua.


Inconvenientes

- La luz incide en la zona de crecimiento de las raíces y sabemos que éstas presentan fototropía negativa, es decir huyen de la luz.

- Es un proceso con más pasos ya que cuando emite raíces debemos pasarlo igualmente a una maceta con sustrato.


Método 2: Esqueje directamente en sustrato


Este método es más rápido de realizar que el anterior pero, en cambio, puede demandar más cuidados.


1. Llenamos la maceta con la mezcla de sustrato e introducimos el esqueje en ella todo lo que podamos, sin llegar a cubrir las hojas con tierra y evitando tocar el fondo de la maceta con el extremo del esqueje. Apretamos bien el sustrato contra el esqueje y regamos abundantemente hasta que veamos que el agua sale por los agujeros de la maceta.

En caso de querer aplicar enraizante: si es líquido, antes de introducirlo en la maceta, mojaremos con él la zona del esqueje limpia de hojas y posteriormente, lo mezclaremos con el agua de riego en la dosis indicada por el fabricante. Si es polvo, mojamos el extremo del esqueje en agua e impregnaremos el polvo sobre la zona mojada.

2. Este paso es idéntico al paso 2 del método anterior.

3. Nos aseguraremos de que el sustrato permanece húmedo pero sin encharcarse. Regaremos con frecuencia pero añadiendo muy poca cantidad de agua.

4. Pasadas 3 o 4 semanas , el esqueje debería haber agarrado en el sustrato. Si observamos que las hojas permanecen verdes y brillantes, todo ha ido bien.


Ventajas

- El crecimiento de las raíces estará protegido de la luz.

- Es un proceso más sencillo ya que nos evitamos pasar el esqueje del agua a la maceta.


Inconvenientes

- No se puede comprobar el estado del enraizamiento ya que se produce bajo el sustrato. Deberemos interpretarlo a través del aspecto general de la planta.

- Es más complicado mantener la humedad adecuada en la zona de emisión de las raíces.


Sigamos uno u otro método, una vez el esqueje haya emitido raíces, mantendremos los cuidados durante 2 o 3 meses, exponiéndolo progresivamente a más horas de sol, a medida que observemos crecimiento en la joven planta. Cuando veamos que aguanta bien el sol directo durante varias horas al día, especialmente el sol de mediodía, estará listo para ser trasplantado a su ubicación definitiva.


Mejor época para realizar esquejes de romero

De principios a mediados de otoño es la mejor época del año para reproducir esta planta por esquejes. Las ramas jóvenes estarán bien agostadas, es decir, habrán adquirido una cierta madurez pero aún se conservarán tiernas, estado en el cuál enraizan mejor.

En la primavera y el verano también se puede intentar pero la probabilidad de éxito será menor. Las condiciones externas —sobre todo en verano— serán mucho más adversas y los cuidados requeridos mucho más intensos.