FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS DE SIEMBRA

Avispa velutina

Antonio Amigo - APÚNTATE ✉
Hablamos de este insecto invasor y de sus características, de los daños que produce al medio ambiente, a la economía y a la salud de las personas, pero también de cómo enfrentarse a esta avispa asesina.

Se trata de la especie de himenóptero Vespa velutina, y en concreto la que se está extendiendo por España y el Sur de Europa es la subespecie nigrithorax.

Este avispón es un depredador formidable con un apetito voraz, que se alimenta de un gran número insectos ―incluidas las vulnerables y necesarias abejas―, pero no solo, ya que también come fruta, causando graves daños en estos cultivos. Les encantan los higos y las uvas, pero tampoco les hacen ascos a las manzanas, peras y otras frutas similares.

Es por esos dos aspectos por los que es tan lesiva para el medio ambiente y para los intereses humanos, por no hablar de su dolorosa y peligrosa picadura, pero eso lo veremos más abajo.


Avispa asiática

Este insecto se conoce también con el nombre avispa negra, avispa asiática o avispón asiático, ya que es autóctona de aquel continente ―en concreto del norte de la India―, y llegó a Europa en el año 2004, probablemente como polizón entre la mercancía de un barco.

Desde su llegada se ha comenzado a expandir por el territorio sin ninguna dificultad, ya que no cuenta con enemigos naturales que controlen su población, convirtiéndose en una especie muy invasora, y que causa muchos daños ecológicos, económicos y, lamentablemente, se cobra todos los años algunas vidas humanas.

En Europa existen otras dos especies del mismo género que esta avispa, que son Vespa crabro y Vespa orientalis, que debido a que han coexistido con las demás especies del ecosistema y evolucionado con ellas, no suponen un problema para la biodiversidad, ni causan daños graves en los cultivos y los colmenares, ya que su población es estable.


Diferenciación

La avispa velutina se distingue muy fácilmente de Vespa orientalis, ya que esta última es más esbelta y tiene un color rojizo con una gran franja amarilla cerca del extremo del abdomen.



También se puede distinguir sin dificultad de Vespa crabro, puesto que la velutina es mucho más oscura (casi negra) en prácticamente todo su cuerpo, mientras que crabro tiene tonos rojizos y la mayor parte del abdomen amarillo con puntos negros.

Otra característica que diferencia a velutina de las otras dos, es que posee solo los extremos de las patas de color amarillo, mientras que el resto es negro.







Daños

Como ya adelantamos, se trata de una especie muy dañina para un ecosistema al que no pertenecía, y que por tanto no está preparado para su presencia.

El perjuicio más grave que provoca al medio ambiente se debe a su gran voracidad de alimentos dulces y carne, unida a su extraordinaria capacidad de reproducción y de resistencia en condiciones adversas.

No se conoce con precisión cuánto esta mermando las poblaciones de insectos autóctonos, pero sí se conoce su efecto sobre las abejas, puesto que están siendo controladas en todo momento por los apicultores.

Esperan a las abejas cerca de la colmena y se abalanzan sobre ellas cuándo llegan cargadas de alimento o cuándo salen a buscarlo. La abeja, de mucho menor tamaño, no tiene nada que hacer.

La abeja capturada por una avispa es llevada a la rama de un árbol cercano. Sujetada la avispa boca abajo con sus patas, corta la cabeza y el abdomen de la abeja y se queda solo con el tórax, cuyo contenido succiona. Esa pasta rica en proteínas es llevada por la avispa obrera al nido y entregada a las larvas que en él se encuentran.

Al recibir ese alimento proteico, las larvas segregan por la boca un líquido dulce que las obreras toman, y que supone tanto un premio a la captura de insectos (abejas) como su necesario combustible.



Caso real

En una ocasión, fui a ver las colmenas que tengo en la parte alta del huerto, a última hora de una tarde del mes de junio.

Las abejas estaban recogidas y no se apreciaba actividad en el exterior, excepto por una invitada. Una avispa velutina hacía guardia a unos 50 cm de la colmena, posada en un palo que había en el suelo.

La estuve observando unos minutos y allí seguía, cambiando de posición pero sin dejar de merodear cerca de la colmena. Recordé que tenía en casa una trampa para avispas asiáticas, así que fui a por ella.

La preparé en 5 minutos, y cuando regresaba caminando al colmenar, escuché un zumbido en un manzano que estaba a pocos metros de este. Pude ver que una velutina estaba revisando las hojas curvadas (con presencia de pulgón) y supuse que a falta de abejas, quizás dejó el colmenar y quiso probar suerte en el manzano.

Desde luego no estaba buscando fruta, puesto que en el mes de junio las manzanas apenas están comenzando a formarse. Cuando llegué a las colmenas, la avispa que había visto antes ya no estaba allí, así que pensé que podría tratarse del mismo ejemplar, sobre todo por las horas que eran.

Si también se alimentan del pulgón es una buena noticia, una de las pocas relacionadas con esta especie, aunque sospecho que más bien acudirán a él en busca de la melaza (líquido dulce) que segrega.








Pero parece ser que su dieta es muy variada, incluyendo no solo abejas, sino que también otros insectos como orugas, mariposas, libélulas, moscas, arañas, etc. No obstante, si encuentran abejas, parece que esta es una de sus principales fuentes de alimento.

Además de insectos, comen también frutos dulces. Es muy habitual verlas en manzanos, higueras, parras, etc. cuando su fruta está madura o próxima a madurar.

Aunque hay ciertas informaciones de que la velutina se puede alimentar de carne y pescado, Ernesto Astiz demostró en una serie de experimentos que no es así, y que consumen solo abejas, abejorros y moscas ―también seguramente otros insectos similares a estos―.

Su preferencia son las abejas, si bien Ernesto pudo comprobar que las que alimentaba solo con abejas mostraban mucha menos actividad que las que alimentaba con miel. Hay que decir que en estos experimentos utilizó velutinas sin nido ―ni larvas a las que alimentar―, que como se sabe son las que demandan las proteínas para su crecimiento.

Es muy probable que cuando se ven velutinas sobre carne o pescado se deba a que están acechando moscas que a buen seguro se acercarán para comer o poner sus huevos. También es posible que ante la ausencia de otra fuente de proteínas, consuman carroña ocasionalmente.

Por tanto, podemos concluir que el avispón asiático adulto se alimenta fundamentalmente de azúcares, mientras que las cacerías de insectos ―fundamentalmente abejas― que lleva a cabo, se deben a la necesidad de proveer de proteínas a las larvas en crecimiento.



Nido

Las avispas asiáticas construyen dos tipos de nidos, utilizando para ello pasta de papel que fabrican mascando madera y mezclándola con saliva.

Durante los meses de invierno los nidos son abandonados y todas las avispas mueren excepto las reinas fecundadas, que buscan refugio en oquedades para hibernar.


Nido primario

➽ Nido primario de velutina.

En la primavera, las reinas que sobrevivieron al invierno, salen de sus escondites y comienzan a construir un primer nido de pequeño tamaño con la entrada por debajo. Es el nido primario.


Nido secundario

A finales de primavera-principios del verano, la reina ya tiene un séquito de obreras, por lo que abandona el nido primario para construir uno de mayor tamaño, generalmente en un árbol alto.

Este es el nido secundario, que tiene forma redondeada u ovalada, y que crece sin parar durante todo el verano, alcanzando hasta 90 cm de altura y 70 cm de anchura a principios de otoño.






En los nidos secundarios la entrada es lateral, con un pequeño tejado para evitar la entrada de agua por esta. Este nido puede albergar unas 17 mill celdillas, las cuáles se utilizan para la cría de larvas de obreras, y antes del invierno reinas y machos.

Este nido se abandona a comienzos del invierno, cuando toda la colonia muere salvo las reinas fecundadas, y no es utilizado al año siguiente por la velutina, aunque sí se han dado casos en los que fueron reutilizados por el avispón europeo.

➽ Nido secundario de velutina.

Picadura

Debido a su aguijón de mayor tamaño que el de las avispas y a su veneno, su picadura es muy dolorosa, aunque la velutina no tiene un comportamiento más agresivo que otras especies de avispa, y solo pica para defender su nido o su vida.

Las picaduras a personas suelen producirse cuando estas producen vibraciones cerca de un nido. Un montón de avispas sale al exterior del mismo y ataca a la persona, pudiendo perseguirla hasta medio kilómetro de distancia.

También se sabe que puede lanzar el veneno a cierta distancia, por lo que no es necesaria una picadura para sufrir el doloroso veneno en las mucosas (boca, nariz y especialmente ojos)

La avispa asiática es peligrosa solo para personas alérgicas, o para cualquier persona cuando las picaduras son muy numerosas.


Cómo eliminarla

No es tarea fácil eliminar, o tan siquiera reducir la población de este resistente insecto, ya que se alimenta de gran variedad de presas y frutos, sin enemigos naturales serios, y por si fuera poco se reproduce con mucho éxito y a gran velocidad.

Parece ser que un ave rapaz, el abejero europeo, que normalmente se alimentaba de los panales ―con sus larvas y ninfas― de himenópteros locales, como el avispón europeo (Vespa crabro), puede estar atacando nidos de avispa asiática. Esto ha sido confirmado al menos en una ocasión, mediante observación directa de la depredación.

Por ahora lo único que se puede hacer es lo siguiente:


Captura de reinas fundadoras

Las reinas que crearán por su cuenta un nido primario y las primeras obreras.


Invierno - primavera

Mediante las correspondientes trampas atrayentes (muy efectivo) a base de líquido dulce y algo de alcohol (vino, cerveza).

Puesto que es la propia reina la que construye el nido primario y la que sale a cazar las presas para alimentar a sus primeras larvas de obrera, en esta época es muy vulnerable.

Por cada una que se capture se formará un nido menos, aunque esto no siempre es así puesto que compiten entre ellas por el territorio y solo algunas logran imponerse.






Lo más efectivo es cazar las reinas que han sobrevivido a la lucha por el territorio, y que ya han construido el nido primario, cuando se ven obligadas a salir a cazar abejas y otros insectos para alimentar a las primeras larvas. En este escenario capturar una reina sí supone eliminar un nido.


Verano - otoño

Justo cuando los nidos secundarios producen cientos de ellas que salen a buscar alimento ―azúcares― para acumular reservas para la hibernación.

Caen muy fácilmente en las trampas dulces ―también los machos―, especialmente durante el otoño, pero solo con que unas pocas sobrevivan serán suficientes para comenzar de nuevo en la siguiente primavera, así que no es muy efectivo a menos que se logrará capturar a todas las reinas.

En esta época caen muchos otros insectos en las trampas dulces. Entre ellos polillas, moscas, otras avispas, etc.

Conviene emplear siempre trampas selectivas, de manera que los insectos más pequeños que vespa velutina puedan salir y los más grandes no puedan entrar.

Es muy recomendable también retirar o tapar las trampas por la noche, ya que no van a caer avispas asiáticas pero sí invertebrados de hábitos nocturnos como las polillas.


Localización y eliminación de nidos

Los primarios ―más pequeños― suelen encontrarse desde la primavera hasta el verano en construcciones humanas, mientras que los secundarios aparecen en árboles altos cerca de cursos de agua.

Suele ser sencillo encontrar nidos primarios bajo tejados de galpones, casas abandonadas, granjas, etc, pero más complicado detectar los nidos secundarios entre la arboleda espesa.

Bajo ningún concepto se debe tratar de eliminar un nido por cuenta propia, ya que las avispas entrarán en cólera, y aunque vayamos correctamente protegidos, pueden atacar a alguien que pase cerca, y eso será nuestra responsabilidad. Contactar siempre con emergencias y alejarse del lugar.

Siempre que se divise un nido sospechoso de pertenecer a vespa velutina, hay que avisar a las autoridades para que lo eliminen.


Captura de obreras

Eliminar obreras desde finales de la primavera o comienzos del verano hasta el otoño, si bien esto es un arduo trabajo, pero contribuye a reducir su población.

He podido comprobar como la captura continuada ―durante varios días― de obreras tiene un importante efecto en los nidos, llegando al punto de que dejan de venir obreras al colmenar, o lo hacen en un número muy bajo.

Supuse que si se eliminan exhaustivamente las obreras cazadoras, esto corta el flujo de proteínas en el nido o lo reduce mucho, afectando al desarrollo de las larvas que se encuentren en crecimiento.






Evidentemente quedarán en el nido larvas de obrera operculadas, en estado de pupa, y que por tanto ya no necesitan alimento. Estas nacerán a los pocos días y saldrán de nuevo a cazar. Considero que este es el punto crítico, puesto que si esta segunda oleada de obreras es erradicada por completo, entonces sí se causa un serio daño al nido, obligando a la reina a comenzar de cero, sin obreras que la ayuden.

Estos cuellos de botella de la población de obreras cazadoras los he podido observar indirectamente en mi colmenar tras muchos días consecutivos eliminando a todas las cazadoras que veía.

Tras una erradicación exhaustiva hasta terminar con las sucesivas oleadas de obreras ―cada vez menos numerosas―, mi colmenar ha permanecido durante más de un mes sin presión por depredación de velutina.


Más allá de estas tres acciones solo se puede esperar a que la ciencia descubra alguna forma selectiva y eficaz de acabar con ellas, y para ello ya hay varias investigaciones en marcha.

⇲ Relacionado
Trampas para velutina

✔ Explicamos varios tipos de trampas para la captura de avispas asiáticas, dando instrucciones para su construcción y cómo deben utilizarse para que ...


Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.