FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Qué necesitan las plantas para vivir


Explicamos de una forma sencilla, razonada y con ejemplos qué cosas necesitan las plantas para sobrevivir, en qué forma y de dónde las consiguen, pero además descubrirás cuáles no y que todo el mundo cree que si.





Las plantas son seres vivos que necesitan tomar del ambiente que las rodea determinados materiales y energía para poder sobrevivir, crecer y reproducirse.


¿Sabías que las plantas realmente no necesitan tierra? Si sigues leyendo descubrirás por qué...


Los seres humanos tomamos la materia que necesitamos en forma de alimentos sólidos y líquidos ―que son partes de otros seres vivos―, y la energía la obtenemos de la descomposición de estos gracias a la combinación con un gas que respiramos en el aire, el oxígeno.

Los humanos y el resto de animales somos heterótrofos, es decir funcionamos como un fuego que necesita leña y oxígeno para seguir ardiendo y no apagarse.

En cambio, las plantas funcionan de otra manera puesto que son autótrofas, es decir, son capaces de fabricar su propio alimento, o dicho de otra forma, producen los materiales orgánicos que necesitan para sobrevivir ―azúcares, grasas, proteínas, etc― partiendo de sustancias inorgánicas y de la energía del sol, que logran aprovechar gracias a la fotosíntesis.

Por tanto, resumiendo la introducción anterior: las plantas necesitan materia y energía, pero vamos a concretar un poco más.


Materia que necesitan las plantas

Como ya adelantamos, las plantas tienen que tomar algunos materiales sencillos que deben encontrarse a su alcance, en el suelo o en el aire.


ABONOS NATURALES PARA LAS PLANTAS

Estos materiales tienen los nutrientes que las plantas necesitan.


Líquidos


Agua (H2O)

Es de sobra conocido que no es posible la vida sin agua ―al menos en nuestro planeta―, y las plantas no son una excepción.

Como seres vivos que son, su organismo está compuesto principalmente por agua ―piensa en una sandía o una naranja―, porque las células necesitan estar llenas de líquido para que los procesos biológicos tengan lugar, para que las moléculas puedan moverse de dónde son producidas a las zonas dónde son necesarias.

Además, el agua tiene una importancia especial para las plantas, ya que gracias a ella logran tomar del suelo los nutrientes que necesitan, y que solo lo pueden hacer si están disueltos en agua.


Solutos (nutrientes)

Ya vimos que el agua es el líquido que transporta los nutrientes del suelo a través de las raíces y los lleva a las hojas, donde son requeridos para la fotosíntesis, pero ¿cuáles son esos nutrientes?




Suelen ser compuestos inorgánicos sencillos y sólidos, procedentes de la disgregación de las rocas y de la descomposición de materia orgánica. Están formados por dos o más elementos químicos que se unen en moléculas, y que tienen la capacidad de disolverse en agua, aunque no en todas las condiciones.

El nutriente es cada elemento químico por separado, no el compuesto del que forma parte.

Estos nutrientes suelen agruparse en macronutrientes y micronutrientes. Los primeros se necesitan en cantidades mucho mayores que los segundos, porque están presentes en una proporción más alta en los tejidos vegetales.


Macronutrientes

Hidrógeno (H), carbono (C), oxígeno (O), nitrógeno (N), potasio (K), calcio (Ca), magnesio (Mg), fósforo (P) y azufre (S).

Son como el ladrillo en una casa, está por todas partes aunque no se vea.

El carbono y el oxígeno son nutrientes que la planta suele tomar del aire principalmente, pero también forman parte de muchos compuestos que pueden absorber a través de las raíces.


Micronutrientes

Cloro (Cl), hierro (Fe), boro (B), manganeso (Mn), zinc (Zn), cobre (Cu), niquel (Ni), molibdeno (Mo).

Volviendo al ejemplo de la casa, estos serían como los electrodomésticos, no se necesitan muchos pero sí al menos uno de cada.


Tanto el agua como los nutrientes que esta transporta tienen que estar en contacto con las raíces, ya sea en el suelo o en cualquier medio que soporte la planta, como por ejemplo arena, distintas fibras, o incluso una corriente de agua, como ocurre en la hidroponía.


Por tanto, no es cierto que las plantas necesiten tierra, lo que necesitan son los nutrientes y el agua que esta suele contener.


Gases

Las plantas toman el agua y los nutrientes disueltos en ella, principalmente a través de las raíces ―también es posible a través de las hojas―, pero dos gases imprescindibles para la vida de los vegetales son tomados del aire, es decir respirados.

En efecto, las plantas ―al igual que nosotros― respiran, toman aire de la atmósfera y de él extraen los dos siguientes elementos:


Oxígeno (O2)

Este gas es imprescindible para que las plantas puedan quemar el azúcar y obtener energía química, al igual que ocurre en nuestro cuerpo.

El oxígeno también forma parte de muchas moléculas orgánicas que están presentes en su organismo, formando parte de estructuras y procesos importantes.


Dióxido de carbono (CO2)

Los humanos expulsamos dióxido de carbono como residuo de la respiración, cuando echamos el aire de nuestros pulmones, pero las plantas lo toman del aire como su principal fuente de carbono, ya que este gas es esencialmente carbono combinado con oxígeno.




Esto ocurre durante el día, cuando la planta recibe la luz del sol y abre sus estomas ―pequeños poros en las hojas― para que entre el CO2. La energía del sol se utiliza para convertir el carbono que contiene el CO2 en otras moléculas orgánicas más complejas, los azúcares.


Energía

Ya dijimos en varias ocasiones que las plantas necesitan energía ―al igual que todos los seres vivos― para estas dos cosas:

- Fotosíntesis: producción de hidratos de carbono (exclusivo de los seres autótofros fotosintéticos)

En este proceso vital para las plantas la energía de la luz solar es imprescindible.


- Respiración: combustión de azúcares para que las células y todos los procesos biológicos funcionen (esto es así en todos los seres vivos).

Aquí la energía implicada es de tipo químico, es decir, la que se libera cuando se quema (oxida) una sustancia. En el fondo esta energía proviene igualmente de la luz solar, puesto que los hidratos de carbono quemados primero se formaron en la fotosíntesis.


En definitiva, la única fuente de energía requerida por las plantas es la que les llega a través de la radiación solar ―o luz artificial en algunos casos.


Obviamente también necesitan energía en forma de calor, no solo en forma de luz, pero esta también la produce el sol, así que volvemos a lo anterior.

Vemos que tampoco es cierto que necesiten obligatoriamente la luz del sol, ya que pueden desarrollarse sin problema bajo lámparas adecuadas, de hecho se suelen emplear en algunos cultivos de interior.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.