FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cuándo se cosechan las habas


Hablamos de época de recolección de las habas tanto en vainas tiernas, granos verdes o granos secos, teniendo en cuenta las condiciones climáticas y otros aspectos.





Para acertar con el momento óptimo de cosecha no podemos hablar de fechas concretas, puesto que se producirá antes o después de función de múltiples factores como son: variedad, fecha de siembra, climatología, cuidados del cultivo, etc.

Es mucho más preciso observar la planta con cierta frecuencia para determinar en qué momento las vainas están listas para ser recolectadas.

A su vez, según se pretendan cosechar vainas verdes ―con sus granos aún sin formar del todo― o secas, habrá que hacerlo en momentos distintos que veremos a continuación.


Vainas tiernas

Esta es la primera o más temprana recolección, y ha de hacerse en el momento preciso en el que las vainas son aún tiernas, ya que si se espera un poco más se volverán duras.

Al igual que ocurre con las judías, no todas las vainas maduran al mismo tiempo, por lo que esta cosecha tiene que hacerse de forma escalonada, desde que las primeras vainas llegan a su punto óptimo para el consumo y hasta que la planta ya deja de producir o empeora su calidad.

La producción por metro cuadrado de terreno suele rondar los 400 ó 1000 gramos de vainas tiernas, aunque depende mucho del clima y de otros factores del cultivo.

En las variedades más precoces ―o en climas más cálidos―, la cosecha puede comenzar tan pronto como a finales de otoño y principios de invierno, cuando la siembra se ha hecho a finales del verano, o a lo largo del invierno y la primavera si se han sembrado más avanzado el otoño.

Con otras variedades más tardías ―o en climas más fríos―, la cosecha suele producirse a lo largo de la primavera y hasta comienzos del verano.

En general la recolección de vainas tiernas suele comenzar entre 2 y 3 meses después de la siembra.


Granos verdes

Las vainas tiernas, con los granos apenas formados, pronto se vuelven más duras e hinchadas, señal de que los granos han engordado en su interior.

Evidentemente, para recolectar los granos verdes no se pueden cosechar las vainas tiernas, o al menos no todas.

Cuando se observe que se notan abultamientos importantes en las vainas, se abrirá una de ellas para ver el estado del grano. Si su tamaño es el deseado y aún está verde, se puede recolectar.

Tampoco se puede esperar demasiado, puesto que los granos verdes rápidamente se endurecerán, antes de que las vainas cambien de color.


Granos secos

Esta es la recolección más tardía, justo cuando las vainas ya comienzan a tomar un color más oscuro y a secarse.




Hay que recoger las vainas antes de que comiencen a abrirse de forma natural, ya que para entonces muchos granos ya se han podido caer al suelo y ensuciarse o mojarse.

Tampoco todas las vainas se secan al mismo tiempo, por lo que también habrá que realizar una cosecha escalonada. Se podrían dejar en la planta hasta que todas estuviera secas, pero entonces las más avanzadas se abrirían perdiendo los granos.

Es importante que las vainas no estén mojadas en el momento de la cosecha, por lo que conviene recogerlas en días de buen tiempo y antes de que se produzcan lluvias que pueden echar a perder los granos.

Generalmente se puede esperar una producción de entre 1 y 2 kg de granos secos por metro cuadrado de terreno.


★★★CÓMO SE SECAN LAS HABAS

Continúa leyendo este artículo en el que explicamos como es el proceso de secado de las habas para obtener el grano maduro, ya sea para consumo o siembra.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.