Logotipo mundohuerto.com
Cuando-sembrar

Época de siembra de los guisantes en Galicia

Diferenciando entre las comarcas costeras, de clima más suave, y las de interior, con temperaturas más extremas en ciertos momentos del año, y con fechas de siembra alternativas que casi nadie conoce
Publicado: (última modificación 27 Nov 2018) Por Foto del autor Síguenos - ♻ Participa

En general, la época de siembra de los guisantes abarca desde el otoño temprano hasta los inicios de la primavera. Pero este es un largo periodo de tiempo que hay que concretar para cada zona, en función de las condiciones climáticas locales o regionales.

Flor guisante

Por otro lado, y aunque no se vea impreso en ningún sobre de semillas de guisante, existen otras fechas de siembra alternativas, que nosotros hemos podido comprobar que funcionan, al menos en las condiciones de las zonas costeras. Se especificarán más abajo.

Para el caso de Galicia, habría dos fechas "oficiales" distintas según se esté en las zonas costeras o en las comarcas de interior. La diferencia fundamental entre ambas zonas serán las heladas, tanto en frecuencia como en intensidad, pero también en la duración de la temporada de heladas.

Comarcas costeras

En las comarcas costeras es poco frecuente que haya heladas y si las hay son de poca intensidad. Las temperaturas invernales son frescas pero siempre o casi siempre en valores positivos.

La época de siembra de los guisantes en estas comarcas va desde el otoño hasta el inicio de la primavera. Si el viento fuerte no es un problema, la siembra temprana (octubre - enero) dará mejores cosechas ya que el periodo de producción será más largo y las condiciones más favorables para el guisante.

Sembrando a partir de enero, además de que la cosecha será peor, habrá más vainas con ataques de orugas al final de la temporada, que terminará en junio o principios de julio, según como sea la climatología.

Lo más habitual en las zonas costeras es que se siembren en enero, porque sembrando en otoño el viento suele producir muchos estragos en las plantas, hasta el punto de echar a perder todo el cultivo.

Pero como se decía en la introducción, existe otra fecha alternativa para las zonas de costa, en las que el otoño no es frío y el verano no es demasiado cálido. Se trata de la siembra en pleno verano, a finales de julio o en agosto, y cosechando en octubre-noviembre. Esto no es una teoría, sino que pudimos comprobarlo en nuestro huerto, dejando desarrollarse a las plantas que germinaron por su cuenta de los guisante caídos a la tierra en la cosecha anterior, que precisamente finaliza en verano.

Comarcas de interior

En cambio, en las comarcas gallegas del interior, especialmente en aquellas en las que las heladas son intensas, frecuentes y tardías, es mejor realizar una siembra tardía del guisante.

Para afinar con el cálculo de la mejor fecha de siembra, habrá que tener en cuenta en qué mes cae normalmente la última helada de primavera. Ésto es importante porque el guisante no tolera las heladas una vez está en floración o con las vainas tiernas.

En general, en estas zonas más frías, una siembra a mediados de febrero suele tener éxito, pero incluso podría retrasarse a marzo si el tiempo es muy frío. En el caso de las zonas de montaña, con posibilidad de nevadas, hay que esperar a que el riesgo desaparezca, porque los guisantes quedarían aplastados bajo el manto blanco, si este supera unos cuantos centímetros de espesor.


Para terminar, recordar que hay que ir probando para ajustar las fechas de siembra, porque cada lugar tiene un microclima particular, que puede favorecer a las siembras tempranas o tardías.

Autor José A. Amigo

Soy Licenciado en Ciencias Ambientales y Máster en Gestión de la Calidad y el Medio Ambiente, autodidacta y apasionado del desarrollo web desde hace casi dos décadas, amante de la naturaleza y de la vida saludable, y evidentemente, hortofruticultor ecológico de piés a cabeza. Me gustan las cosas bien hechas!!