FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo sembrar albahaca


Veremos lo sencillo que es sembrar la albahaca, tanto en semillero como directamente en el terreno, teniendo en cuenta el estado de este y el importante riesgo de heladas, entre otras cosas.





La siembra de la albahaca no es muy diferente al de otras plantas de semilla pequeña, como las coles, si bien hay que tener muy en cuenta ―si se siembra en el exterior― la posibilidad de que se produzcan heladas, ya que son fatales para esta planta.

En este artículo veremos tanto la siembra directa en el terreno, como la siembra en semillero. Para ambas hay que tener en cuenta algunas cosas comunes, pero otras son diferentes.

Antes de realizar cualquier siembra ―ya sea en la tierra o en un semillero― hay que tener preparado el terreno o el sustrato. Esto también es aplicable para los trasplantes


Preparación del terreno

En caso de que realice una siembra en semillero, lo mejor y más rápido es comprar un sustrato específico para siembras y llenar los recipientes con él.

Para la siembra en el terreno, habrá que cavar la tierra para dejarla suelta hasta una buena profundidad, sin terrones, piedras, palos o cualquier objeto que pueda bloquear la germinación de las semillas.

Si se quiere aportar abono ―para la albahaca no es necesario un suelo muy fértil―, el momento ideal es antes de trabajar la tierra, así se va enterrando a medida que se cava.

Si el suelo es poco fértil, por cada metro cuadrado se puede aportar una de estas opciones:

✧ 5 litros de compost, estiércol de vaca ―caballo, oveja, conejo― maduro.

✧ 1 taza de gallinaza (restos del gallinero)

✧ 1 puñado de fertilizante para hortalizas (si no se dispone de ninguno de los anteriores)


Es muy importante no trabajar la tierra si esta se encuentra demasiado húmeda (se pega en los zapatos ➜ esperar a que se seque) o demasiado seca (sale polvo al cavar ➜ regar hoy y cavar mañana o esperar a que llueva)


Siembra directa

Se puede realizar a chorrillo o en golpes distanciados de 20 a 25 cm.

Si se emplea el primer método, se gasta más cantidad de semilla por unidad de superficie, nacerán muchas plantas juntas y será necesario realizar un raleo progresivo para dejar al final una cada 20 cm. Si no se sabe si las semillas van a germinar bien es mejor emplear este método.

En el segundo, mediante la siembra a golpes, se van depositando unas pocas semillas ―3 ó 4, o más si se sospecha que van a germinar mal― cada 20 ó 25 cm a lo largo de un pequeño surco practicado en la tierra. Se termina removiendo ligeramente el terreno con un rastrillo o cultivador para que las semillas queden ligeramente enterradas.




La separación entre hileras de lavanda ―surcos― o respecto a hileras de otros cultivos, se recomienda que sea de 60 ó 70 cm.

Como ya se dijo, es importante realizar la siembra directa una vez que pase el riesgo de heladas.


CUÁNDO SEMBRAR LA ALBAHACA

Aquí tienes más información acerca de cómo acertar con la época de siembra.


Siembra en semillero

En caso de que se vaya a sembrar en un semillero, habrá que ver si este va a estar protegido o a la intemperie, ya que el proceso de siembra es el mismo pero las fechas y las precauciones no lo son.


► En en link de más arriba puedes ver también en qué época realizar el semillero de albahaca.


En cuanto al proceso de siembra, solo consta de 3 pasos:


Llenar el recipiente con sustrato para semilleros.


Esparcir las semillas por la superficie del sustrato ―si es un recipiente sin divisiones―, o poner 3 ó 4 en cada alvéolo ―si el semillero tiene celdas individuales.


Cubrir las semillas depositando una capa de unos 5 mm de sustrato sobre ellas y regar.


Sea cuál sea el tipo de siembra ―directa o en semillero, es recomendable realizar un primer riego al terminar el proceso, y riegos tan frecuentes como sea necesario para mantener el suelo o sustrato húmedos pero sin exceso de agua.


Recuerda que con la siembra en semillero también debes ralear las plantas, dejando una en cada alveolo ―o una cada 5 cm si no hay alveolos―, y una vez que tengan unas cuantas hojas verdaderas, podrás trasplantarlas al huerto, macetas, jardineras, etc (siempre no haya riesgo de heladas).


TRASPLANTAR ALBAHACA

En este artículo te explicamos qué cosas debes tener en cuenta a la hora de trasplantarla.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.