FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo cosechar albahaca


La albahaca se puede cosechar de varias formas, teniendo en cuenta de si se va a consumir en fresco o seca y de si se quiere emplear más tiempo en el trabajo de recolección o de secado.


Ya vimos en el artículo sobre cómo cultivar albahaca que esta hierba aromática se puede cosechar para consumo en fresco, cortando solo aquellas hojas que se necesiten en cada momento.

En esta ocasión hablaremos de la cosecha total de la albahaca a final de temporada, ya que si esta planta se deja en el terreno termina floreciendo y después marchitándose irremediablemente.

ⓘ Más abajo tienes un vídeo en el que puedes ver cómo hace este proceso Fran, de Fran Huerto y Más.


Cuándo cosechar

La albahaca es una planta que se cultiva como anual, es decir, que cada año muere en otoño y es necesario volverla a sembrar en la siguiente temporada.

Pero la recolección de las hojas ―o de toda la planta― para conservar secas debe hacerse preferiblemente antes de que la planta florezca, ya que la floración va a movilizar los nutrientes y aromas de las hojas a las flores y semillas.

Generalmente la mayoría de las variedades de albahaca florecen a partir de la segunda mitad del verano, por lo que es justo antes cuando debe cosecharse, es decir, sobre el ecuador de esa estación.

En cuanto a la hora del día, debe cortarse la planta cuando no haga calor, es decir, a primera hora de la mañana o última de la tarde, o en su caso, en días nublados y frescos a cualquier hora.



CUIDADOS DE LA ALBAHACA

Los cuidados que reciba influyen en la época de floración y el la calidad aromática y nutricional de la planta.


Proceso paso a paso

En resumidas cuentas se puede hacer de dos maneras:

Cortar toda la planta, ponerla a secar y luego separar las hojas.

- Este primer método tiene la ventaja de que es más rápido y el secado más fácil, puesto que se puede colgar toda la planta.

- El principal inconveniente es que una vez seca hay que desmenuzar la planta con las manos para que se desprendan las hojas.


Cortar solo las hojas que se van a conservar y luego echar el resto de la planta al montón del compost.

- De esta manera se gasta mucho más tiempo durante la recolección, y además el secado tiene que hacerse sobre una superficie enrejillada, de lo contrario se sueñen pudrir por falta de aireación.


Lo que queda por explicar lo puedes ver en el siguiente vídeo, contado de forma amena y sencilla. No te lo pierdas!




Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.