Autosuficiencia

Agua oxigenada para las plantas

Propiedades y usos generales del agua oxigenada, pero muy especialmente en el ámbito del cultivo de plantas, desde su empleo como potente biocida, a su poder oxigenador de suelos o como favorecedor de la germinación

El agua oxigenada, cuya denominación química es peróxido de hidrógeno, y su fórmula H2O2, también se conoce como dioxogen o dioxidano.

Peroxido hidrogeno oxigenada

En realidad es un compuesto químico muy similar al agua normal, pero con una diferencia que le otorga propiedades especiales, como se explicará más abajo.

Cada molécula de agua oxigenada está compuesta de los mismos elementos químicos que el agua normal (hidrógeno y oxígeno), pero a diferencia de esta tiene un átomo extra de oxígeno. Es ese pequeño detalle es el que la hace diferente, y el que permite que pueda tener tantos usos, entre ellos algunos aplicables al cuidado de las plantas.


Propiedades y usos del agua oxigenada

Sin entrar en mucho detalle, el peróxido de hidrógeno es un compuesto químico muy sencillo pero con interesantes propiedades, y al que se le han dado y se le siguen dando muchos usos.

Se trata de un líquido incoloro de olor penetrante y sabor muy amargo, algo más viscoso que el agua cuando es puro.


Fuerte oxidante

Debido al exceso de oxígeno que contiene, el agua oxigenada tiende a descomponerse rápidamente (en agua y oxígeno) en contacto con materia orgánica y ciertos metales, comportándose como un oxidante muy potente que roba los electrones del material con el que entra en contacto.

Este carácter oxidante tan marcado es lo que posibilita gran parte de los usos que se le dan a este producto, que en realidad es casi tan natural como el agua.


Blanqueador

Uno de los principales usos modernos del agua oxigenada es como agente blanqueador, tanto en procesos industriales como en tratamientos estéticos.

En el ámbito industrial se utiliza para blanquear tejidos, pasta de papel, quesos, pollos y otras carnes, huesos, etc.

Y en cuanto al uso estético, se emplea en tratamientos de blanqueamiento dental y en productos para aclarar o decolorar el cabello.


Desinfectante

El poder desinfectante del peróxido de hidrógeno deriva del hecho de que sea un fuerte oxidante. Ataca la materia orgánica (los virus, bacterias, hongos, etc son materia orgánica) de diversas maneras, destruyendo las membranas celulares y alterando el medio de tal forma que muchas esporas no pueden germinar en esas condiciones.

Hasta hace poco también se estaba utilizando en España como alternativa al cloro para la desinfección del agua de piscinas, pero un cambio normativo hizo que se tuviera que abandonar este uso.


Usos en horticultura y jardinería

Los siguientes son algunos de los usos más reconocidos e interesantes del agua oxigenada en el ámbito de la horticultura, fruticultura o jardinería.







Potente biocida

Oidio en hoja

Diversos estudios y experiencias han podido demostrar que el agua oxigenada en dosis adecuadas, resulta ser un buen viricida, bactericida, fungicida, esporicida y alguicida, es decir, que mata casi cualquier patógeno vegetal si se pone en contacto con él.

En 2018, Giovanni J. Toapanta determinó en su Proyecto de Investigación para obtener el grado de Ingeniero Agrónomo, que el tratamiento de un cultivo de moras con 1.5 cm3 de peróxido de hidrógeno por litro, aplicado cada siete días, produjo la mayor disminución de la incidencia del hongo oidio en las plantas.

Esta concentración referida por Toapanta equivale a un 0.15%, bastante inferior al 6% del agua oxigenada de uso sanitario que se puede encontrar en cualquier supermercado o farmacia.

Para pasar del 6% al 0.15% requerido, por cada 10 ml de agua oxigenada (de farmacia) habría que añadir 390 ml de agua (destilada), un poco menos si se utiliza agua normal, que a buen seguro contendrá algo de materia orgánica que consumirá parte del peróxido de hidrógeno.

Moho blanco hojasFungicidas caseros para plantas✔ Algunos tan o más eficaces que el agua oxigenada e incluso totalmente gratuitos...


Desinfectante para herramientas y materiales

Un agua oxigenada de uso sanitario se puede emplear directamente para desinfectar herramientas, pero con la precaución de aclararlas después con agua limpia. Si no se aclaran y son de metal, el peróxido seguramente comience a oxidarlas, y si son de un material orgánico, es muy posible que lo vaya descomponiendo lentamente con cada contacto.

También se puede utilizar para desinfectar material vegetal, como por ejemplo esquejes, púas para injertar, frutos, semillas, pero no deben estar mucho tiempo en contacto con el agua oxigenada (solo una inmersión o un pase de trapo húmedo), lavándose después con agua limpia para evitar que el peróxido residual dañe los tejidos vegetales.

Aquí podría indicarse también el uso de este producto para desinfectar aguas de riego procedentes de depuradoras de aguas residuales, entre otras, reduciendo así su carga biológica y su olor.


Germinación de semillas

Semillas variadas

Es sabido que el tratamiento de ciertas semillas con agua oxigenada estimula su germinación, quizás por el oxígeno liberado por este producto, y que la semilla utiliza en diferentes procesos metabólicos.






Se pueden sumergir las semillas en peróxido de hidrógeno diluido en agua como tratamiento previo a la siembra, pero hay que tener mucho cuidado con las concentraciones, ya que las semillas podrían acabar dañadas. Hay que decir también que las semillas tienen que estar sin envolturas impermeables que impidan la entrada del líquido, o bien tenerlas fisuradas.


Oxigenación del suelo

La falta de oxígeno en el suelo puede acarrear diversos problemas para las plantas que crecen en él, desde trastornos metabólicos y morfológicos, hasta la muerte radicular por hipoxia o asfixia radicular. En cualquier caso, aunque las plantas no mueran, su rendimiento puede verse seriamente afectado.

En 2006, Bhattarai et al. inyectaron en un suelo arcilloso aire junto con agua oxigenada, y obtuvieron mejoras de rendimiento de entre el 12 y el 84% en cultivos de tomate, soja o algodón, achacables a la oxigenación del suelo.

En el mismo año, Urrestarazu et al. descubrieron que una elevada oxigenación del suelo mejora la conductividad hidráulica de las raíces, la absorción de minerales y la eficiencia de la fotosíntesis.

En cualquier caso, la utilización de peróxido de hidrógeno para oxigenar el suelo tiene que hacerse en una determinada dosis y en las condiciones adecuadas.


Liberación de nutrientes

En ocasiones puede darse el caso de que un suelo tiene un buen porcentaje de materia orgánica pero que apenas está mineralizada (descompuesta en formas asimilables). Esto puede ocasionar un lento crecimiento en las plantas al inicio de la temporada de cultivo, hasta que poco a poco la actividad de los microorganismos del suelo va mejorando (con el aumento de las temperaturas), comienzan a mineralizar esa materia orgánica y a liberar nutrientes que sí son asimilables directamente por las plantas.

Esa misma inercia en la liberación de nutrientes asimilables es la responsable de que haya que aportar los abonos orgánicos en otoño y no en primavera cuando se instalan los cultivos. Esa antelación de varios meses permite que la materia orgánica comience a mineralizarse, y que haya una buena cantidad de nutrientes asimilables llegada la primavera.

Pues bien, como el agua oxigenada tiene la capacidad de oxidar la materia orgánica, si se aplica a un suelo rico en esta y que no ha tenido tiempo de comenzar a procesarla, parte de ella será oxidada en compuestos que las raíces pueden absorber directa o indirectamente.

Esto se puede hacer añadiendo un poco de agua oxigenada en el agua de riego, de manera que además de ayudar con la liberación de nutrientes, mejorará la oxigenación del suelo, con el beneficio extra que eso conlleva.