FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS DE SIEMBRA

Cuidados del orégano en maceta

Antonio Amigo - APÚNTATE ✉
La luminosidad, las características del sustrato, el volumen de la maceta, el riego o las podas son aspectos a tener muy en cuenta cuando se mantiene un orégano en maceta.

En este otro artículo sobre los cuidados generales del orégano, mencionamos que se trata de una planta muy rústica, y que por tanto requiere pocos cuidados.

Esto es muy cierto especialmente cuando el orégano se cultiva en el suelo, ya que las condiciones son más estables en este, pero al hacerlo en maceta algunas cosas cambian. Lo veremos a continuación.


Luminosidad

Muchas veces el orégano se planta en maceta para poder tenerlo en casa, dentro de la cocina, en una terraza, balcón, etc.

Es posible siempre que la ubicación en la que se encuentre reciba sol directo durante al menos 6 horas al día, o algo menos si se aclimata la planta, pero no prosperará de ninguna manera a la sombra o en un ambiente de penumbra.

Si al orégano le falta luz emitirá tallos largos con pocas hojas, y estas serán de color verde pálido o incluso amarillo.


Sustrato, sustrato y sustrato

Al igual que la mayoría de las plantas aromáticas ―y sobre todo las que son nativas de regiones secas―, el encharcamiento del suelo suele ser letal para el orégano.

El exceso de humedad del suelo no suele ser un problema cuando el orégano se cultiva en la tierra, a menos se plante en una depresión del terreno o zona pantanosa, y se puede prevenir fácilmente realizando la plantación en caballones o camas elevadas.

En cambio, en una maceta con un sustrato inadecuado, es muy fácil que se produzcan encharcamientos, sobre todo si permanece a la intemperie cuando llueve, si se riega en exceso o si se deja el agua en el plato.


Para tener un orégano sano, la elección del sustrato es uno de los puntos más importantes.


Características del sustrato

Ligero, muy poroso, con buena aireación, excelente drenaje y suficiente retención de humedad.

Se puede elaborar de forma sencilla a partir de fibra de coco, perlita, arena y un poco de humus de lombriz u otro abono equilibrado y muy bien descompuesto.

Es importante no pasarse con el abono, ya que necesita muy poco, y además no conviene que crezca demasiado al estar en un tiesto.

También se puede comprar un sustrato específico para plantas aromáticas o uno para semilleros, que puede servir igualmente.


Riego

Si el sustrato es adecuado y el tiesto tiene al menos unos 3 litros de capacidad, entonces el riego no suele ser un problema.

Lo que no se puede olvidar de ninguna manera es la comprobación de que la maceta tiene agujeros de drenaje en la base, ya que es frecuente que vengan sin perforar y tenga que hacerlo uno mismo.

En cuanto a la frecuencia de riego, conviene que sean espaciados, esperando a que la superficie del sustrato comience a secarse entre riegos. Tampoco hay que esperar a que salgan grietas o se marchite el orégano.

Si se ha tenido la precaución de depositar una capa de grava en el fondo del tiesto, entonces se puede dejar el agua sobrante del riego en el plato de la maceta. Si se ha llenado toda con sustrato, es mejor vaciar el plato para que no ascienda por capilaridad y sature todos los poros.

★★★PODA DEL ORÉGANO

Este es otro cuidado importante para mantener sano y controlado un orégano en maceta.


Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.