FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo germinar lentejas


Germinar lentejas en muy sencillo, ya sea para lograr plantas o brotes para consumir, y se puede llevar a cabo de varias maneras, todas ellas realizables en casa con cosas que todo el mundo tiene al alcance.





Las lentejas son legumbres que germinan fácilmente siempre y cuando no hayan sido tostadas o tratadas con productos químicos que impidan el proceso.

Algunas personas quizás hayan experimentado un hecho curioso: al ver que tenían lentejas "caducadas" en casa, las tiraron en el huerto o el jardín y al cabo de unos días, ¡sorpresa! Estaban germinando.

El proceso de germinación se activa cuando las semillas se humedecen y la temperatura es adecuada ―generalmente de templada a cálida.

A continuación veremos algunas formas de germinar las lentejas de manera sencilla.


Datos de germinación

Las principales variables que hay que tener en cuenta a la hora de germinar lentejas ―y cualquier otra semilla― son la temperatura y la humedad, junto con la ausencia de luz ―aunque esto es relativo.


Humedad

Las semillas de lenteja han de hidratarse para que comience el proceso de germinación, de lo contrario permanecerían inactivas por siempre.

Conviene que el agua no cubra completamente las semillas, ya que necesitan también aire, y además, el exceso de humedad puede favorecer la aparición de hongos.


Temperatura

Además de lo anterior, la temperatura ha de ser cálida ―entorno a unos 25℃ sería ideal, aunque puede ser menos―, pues si es demasiado fría el proceso no se iniciaría o sería muy lento. La temperatura del interior de una casa es suficiente.


Luminosidad

Algunas semillas no germinan si reciben una cierta intensidad de luz, puesto que en la naturaleza eso significaría que se encuentran en la superficie del terreno y no enterradas. Y germinar en la superficie puede ser un fracaso si el suelo está demasiado duro o el sol calienta mucho.

Otras sí logran germinar a plena luz ―siempre y cuando la temperatura y la humedad sean adecuadas― pero los brotes rápidamente dejan de crecer y comienzan a desarrollar las primeras hojas. Esto puede ser interesante si se desea que la planta continúe desarrollándose, pero no es lo ideal cuando se quiere obtener brotes para su consumo.

La lenteja ―al igual que muchas otras leguminosas― germinan a plena luz, si bien es mejor que comiencen el proceso en la oscuridad lo terminen a la luz. Imitando lo que ocurre en la naturaleza cuando la semilla germina bajo tierra y unos días más tarde alcanza la superficie y comienza a recibir la luz del sol.


En agua

Es una de las formas más sencillas pues no se necesita más que un recipiente, agua y lentejas.


Proceso

Se toma un recipiente plano ―como un tupper o una bandeja― y se vierte un poco de agua dentro de forma que esta cubra el fondo con el menor espesor posible ―1 ó 2 milímetros.




Luego se lavan las lentejas bajo un chorro de agua y se ponen en el recipiente, extendiéndolas bien para que no queden unas sobre otras.

Se lleva el recipiente a un lugar cálido y oscuro ―o se cubre con un paño para que no pase la luz― y se deja reposar.

Diariamente se comprueba el estado de las semillas y cuando los brotes de color blanco tengan sobre 1 cm de longitud, ya se pueden sacar a la luz para que se comiencen a desarrollar las hojas.


Para brotes de lenteja

Este proceso en agua es el que suele llevar a cabo cuando se desea obtener brotes para consumir como alimento, ya sea crudos o cocinados.

Lo único que hay que tener en cuenta ―además de lo explicado anteriormente― es que hay llevarlo a cabo con la mayor higiene posible.

Deben utilizarse semillas de lenteja sin aditivos químicos y libres de microorganismos, y el agua ha de cambiarse todos los días.

Lo que interesa cuando se desean producir brotes para el consumo, es que estos crezcan lo máximo posible y que terminen abriendo los cotiledones ―primeras hojas.

Para ello se deben mantener a oscuras el máximo número posible de días y sacarlos a la luz por un par de días más para que se desplieguen las hojas.



En algodón

Este método da muy buenos resultados, pero no es recomendable si se desea obtener brotes para consumir.

Se suele utilizar para realizar pre-germinados que luego hay que plantar en la tierra, ya sea de una maceta o en el suelo.


GERMINAR SEMILLAS EN ALGODÓN

Mira aquí cómo hacerlo paso a paso y con imágenes.


En tierra

Es la forma natural en la que germinan las semillas ―y también las de lenteja―, pero hay que hacerlo correctamente, ya que de lo contrario se pueden echar a perder.

Lee el siguiente artículo, que aunque es general, se puede aplicar perfectamente a las semillas de lentejas.


GERMINAR SEMILLAS EN TIERRA

Aquí tienes todo lo que necesitas saber para hacerlo correctamente.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.