Eucalipto

Cómo plantar eucalipto

Tanto un solo individuo en el jardín como una plantación forestal para madera, prestando atención al clima, aptitud del terreno, elección de las plantas, labores previas y proceso de plantación

Dado que algunas especies de eucalipto se cultivan en grandes extensiones como árboles productores de madera, pero que también pueden plantarse aisladas en jardines privados o públicos, enfocaremos este artículo de las dos maneras, pero antes toca hablar de algunas cosas generales.

Min/semillero eucalipto listo plantar

Antes de plantar

Tan importante es la información y planificación previas a la plantación como el proceso en sí. Esto es así para cualquier árbol, pero especialmente para los que son sensibles a climas extremos y para los que alcanzan grandes tamaños. Ambas cosas las cumplen la mayoría de las especies de eucalipto.


Condiciones adecuadas

Como ya se ha explicado en la sección general sobre el cultivo del eucalipto, estas plantas prefieren climas templados y húmedos. La mayoría de las especies de eucalipto no toleran nada bien las heladas ni los calores extremos.

En cuanto a los suelos, puede crecer en casi cualquiera aunque lo hacen mejor en los profundos, fértiles y algo húmedos pero sin encharcamiento.


Espacio suficiente

Esto es de vital importancia porque la mayoría de las especies de eucalipto alcanzan tamaños muy grandes y crecen muy rápido. A modo de ejemplo, en 10 años suelen pasar tranquilamente de los 15 metros de altura, aunque esto depende mucho de si el árbol ha sido plantado en una zona despejada, con espacio suficiente, o cerca de otros árboles o construcciones que lo obliguen a crecer hacia arriba.

En cualquier caso, si el terreno es blando y en la zona se dan vientos fuertes, no se debe plantar este árbol cerca de construcciones, cables, vías y otras cosas de valor. Un vendaval puede derribarlo ocasionando graves daños a la propiedad o incluso a las personas.

Si se planta aislado, con mucho espacio disponible, crecerá de forma más contenida, con copa y tronco más anchos, y tardará más tiempo en ganar una gran altura. Esto es lo ideal si se cultiva como árbol de jardín.


Época más adecuada

Muchos árboles típicos de huertos y jardines, como los frutales de hoja caduca, se plantan en otoño e invierno, aprovechando que se encuentran en parada vegetativa (dormidos), un estado que reduce el estrés sufrido por el árbol durante el trasplante y además el arraigo se hace más sencillo.






Pero los eucaliptos son de hoja perenne y además sensibles al frío. Esto supone que si se planta un eucalipto joven en otoño avanzado o invierno, en una zona con heladas, la planta lo pasará muy mal o incluso puede que muera. En cambio, si se planta en primavera, una vez que terminen los fríos, el eucalipto tendrá el resto de esa estación, el verano y parte del otoño para desarrollarse, endurecerse y aclimatarse al ambiente.


Árbol individual

Para plantar un solo eucalipto, lo mejor es hacerlo directamente en el suelo, salvo que se trate de alguna especie de reducido tamaño.

Una vez comprobado que las condiciones del lugar son apropiadas, el proceso de plantación es prácticamente idéntico al de cualquier otro árbol, y lo podrás ver en el siguiente enlace.

Hoyo plantar arbolCómo plantar un árbol✔ Cómo planificar y ejecutar la plantación de un árbol, con explicación detallada de la preparación del hoyo...

En una plantación forestal

El eucalipto es uno de los cultivos forestales más rentables por su rápido crecimiento y la diversidad de usos que se le pueden dar a su madera, sirviendo para fabricar pasta de papel, tableros, puntales, postes, tablas, leña, productos químicos, etc.

Por otro lado, tras la plantación no requiere de demasiados cuidados, salvo las limpiezas oportunas de la parcela. En otras especies forestales, como el nogal o el castaño, es necesario realizar podas para dirigir el crecimiento de la planta y poder así obtener un fuste o tronco recto y sin excesivos nudos o defectos.

Esto unido a unos buenos precios y demanda de su madera, hacen que sea una inversión interesante para parcelas forestales en las que su plantación esté indicada.


Elección y preparación del terreno

La rentabilidad de una plantación de eucalipto depende fundamentalmente de la aptitud de la finca, de la calidad genética de los árboles y de la posibilidad o no de realizar las limpiezas de forma mecanizada.

Pues bien, siempre lo ideal será elegir fincas con buen suelo, fértil y profundo, con cierta humedad todo el año, y acondicionar muy bien el terreno antes de la plantación.

Para ello, el desbroce de la maleza es imprescindible, dejando el suelo limpio y los restos triturados sobre él, que al descomponerse aumentarán el porcentaje de materia orgánica, la retención de agua y la fertilidad de la tierra. Como se ha dicho más arriba, es crítico poder hacerlo con tractor y desbrozadora de cadenas o martillos, ya que a mano no sale a cuenta.

La siguiente labor consiste en el pase de un arado subsolador para romper el suelo en las líneas de plantación, facilitando así tanto la operación de trasplante de los eucaliptos como su posterior desarrollo. Al encontrar las raíces terreno movido crecerán con más facilidad.

La separación entre las líneas tiene que ser de 3 ó 3.5 metros, lo que garantiza un correcto crecimiento de los eucaliptos y permite el paso de maquinaria para las limpiezas.






Con el terreno estaría listo para realizar la plantación, pero aún queda un importante paso antes de ponerse manos a la obra: la elección de los eucaliptos.


Elección de las plantas

Varias son las especies de eucalipto que ofrecen los viveros para cultivo forestal, pero a su vez, dentro de cada una de ellas existen diferentes clones seleccionados por su calidad, resistencia, rápido crecimiento, etc.

Tres de las especies de eucalipto más cultivadas en el norte de España son: Eucalyptus globulus, Eucalyptus nitens y Eucalyptus regnans. El primero suele alcanzar mayor valor en el momento de la venta de su madera, pero es sensible a una plaga que lo defolia. El segundo, de crecimiento medio, resistente y bien valorado, es la opción preferida en muchas zonas, mientras que el último es el de mayor crecimiento pero muy sensible a los vientos fuertes. Suelen arrancarse con facilidad.

El personal de los viveros suele ofrecer asesoramiento sobre cuál es la mejor opción en cada caso, según el clima, la aptitud de la finca y los objetivos de la plantación.

Hojas eucalipto jovenCómo sembrar eucalipto✔ Otra opción puede ser realizar uno mismo el semillero haciéndose con unas buenas semillas de eucalipto...
Estaquillas esquejes eucaliptoMultiplicación del eucalipto por esquejes✔ Mejor época para hacerlo, cómo seleccionar el material vegetal adecuado, condiciones necesarias...

Proceso de plantación

Una vez que todo lo anterior está bien atado, y ya con las plantas y el abono en el campo, se puede comenzar su plantación. El abono a aportar en la plantación puede ser específico para el eucalipto o uno de liberación controlada, pobre en nitrógeno y potasio, y rico en fósforo y boro, como por ejemplo la formulación 8-28-7 (NPK). Uno estándar 8-24-16 también podría servir. Este primer abonado hace que las raíces crezcan más rápido, que aparezcan menos bifurcaciones y que las plantas resistan mejor la sequía.

En realidad la labor de plantación es bastante sencilla. Consta solo de los siguientes 3 pasos:


1 Preparación del hoyo

Comenzando por el surco de uno de los bordes de la finca, se deja la distancia pertinente al borde de la parcela, y se realiza un cavado en el punto elegido del surco, acomodando la tierra, retirando piedras, raíces o palos, y dejando al final una pequeña plataforma al nivel del terreno de la finca.






En parcelas con cierta pendiente y zonas poco lluviosas, se puede omitir la realización de la plataforma, dejando la tierra removida en el fondo del surco. Si no hay riesgo de inundación no pasa nada.


2 Introducción de la planta

Con un plantador forestal o bien con un palo o hierro rectos, de unos 4 ó 5 cm de diámetro y terminados en punta cónica, se presiona verticalmente y con fuerza en la tierra removida de la zona de plantación. Al sacar el útil quedará un agujero similar al cepellón de la planta de eucalipto.

Lo siguiente es extraer una planta de la bandeja forestal en la que las sirve el vivero, e introducirla en el hoyo. Tiene que caber bien todo el cepellón y quedar enrasado con la superficie de la tierra o un poco más hundido, pero es importante que llegue al fondo del hoyo y que la planta quede totalmente vertical, tanto el cepellón como el tallo.

Una vez introducida la planta, se presiona la tierra ligeramente para evitar que queden bolsas de aire. Hay que tener cuidado de no torcerla.


3 Introducción del abono

No se debe añadir en el hoyo de plantación debajo del cepellón, sino separado unos 20 cm del tronco de la planta, haciendo para ello unos pequeños surcos de unos 5 cm de profundidad, perpendiculares a la pendiente, y depositando en ellos el abono, a razón de no más de 100 gramos por planta. Seguidamente se tapa con un poco de tierra y ya estaría.

Esta forma de abonar evita que se produzca toxicidad al contacto con la raíz, y también que la lluvia disuelva muy rápido o arrastre el abono.