FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS DE SIEMBRA

Cómo germinar una semilla de níspero

Antonio Amigo - APÚNTATE ✉
Descubre en este artículo cómo germinar semillas de níspero paso a paso y de una forma muy sencilla, gratis y con materiales que seguro que tienes en casa. Anímate!.

Existen varias formas de germinar semillas de níspero: en tupper, en arena, en sustrato, directamente en el suelo, etc. pero quizás la más sencilla y eficaz de todas sea la primera, utilizando un recipiente plástico con tapa —por ejemplo un tupper de cocina—.

Debemos aclarar que la germinación en tupper exige que, una vez germinadas las plantas, realicemos un trasplante a una maceta con sustrato o al suelo, según deseemos.

Veamos que materiales necesitamos para realizar el proceso.


Materiales necesarios

Nísperos maduros que contengan semillas.

Papel absorbente, por ejemplo papel de cocina.

✔ Un tupper o cualquier recipiente de plástico o de vidrio que pueda ser tapado —si es opaco mejor—. También sirve un trozo de papel de aluminio.

✔ Agua.


Si no disponemos de un recipiente opaco —que no deje pasar la luz— tendremos que utilizar a demás una caja de cartón, o introducir el recipiente en un lugar oscuro y cálido, como un armario. Si se utiliza papel de aluminio como envoltorio, entonces no es necesario nada de esto.

Las semillas del níspero se han de extraer en el momento de realizar el proceso, puesto que si se dejan secar pierden poder de germinación.

⇲ Relacionado
Cuándo sembrar los nísperos✔ Aunque la siembra se puede hacer en cualquier momento como experimento, es mucho mejor en ciertas épocas...


Proceso paso a paso

A continuación veremos qué pasos hay que seguir, y en qué orden, para que el proceso de germinación pueda darse adecuadamente.


Tomamos el tupper (o recipiente) y lo lavamos con jabón por si tuviera esporas de hongos u otros microorganismos que pudieran infectar las semillas.


Una vez lavado —la tapa también— lo cerramos para que no reciba contaminación del aire.

En su defecto se puede utilizar un trozo de papel de aluminio, que luego se doblará varias veces para cerrar bien el contenido.


Extraemos las semillas de los nísperos —la pulpa la comemos o guardamos— y las lavamos con agua hasta que queden bien limpias.


Sabremos que están limpias cuando no se observen restos de pulpa y ya no sean tan resbaladizas al tacto.







Tomamos una cantidad de papel absorbente que permita cubrir el fondo del tupper con varias capas —al menos 3— y lo colocamos en dicho lugar.

Vertemos agua poco a poco en el papel —que ahora se encuentra en el fondo del tupper—, hasta que veamos que se humdece por completo pero sin llegar a formar charcos —significaría que añadimos agua de más y habría que sacarla inclinando el tupper—.

Colocamos las semillas del níspero sobre el papel humedecido y en el centro del mismo, asegurándonos de que tienen un buen contacto con el papel.


A veces, por la curvatura natural del las semillas, puede que tengamos que darles la vuelta para que hagan mejor contacto.


Tomamos al menos otras tres capas de papel y las colocamos encima de las semillas.


Podemos humedecerlo antes de ponerlo sobre las semillas o verter un poco de agua sobre él, una vez que lo tengamos en su sitio. Si el papel es resistente, es más sencillo mojarlo primero.

Las semillas deben quedar entre las capas de papel que tienen por debajo y las que colocamos sobre ellas, y el contacto entre las semillas y el papel humdecido ha de ser el mayor posible, utilizando las yemas de los dedos para acomodar el papel.


Tapamos el recipiente y lo llevamos a un lugar cálido, a ser posible que esté a una temperatura de entre 20 y 25°C.


Es importante que la luz no llegue a las semillas, puesto que lo primero que emerge en la germinación es la raíz y ésta no se desarrolla nada bien en presencia de luz.


Tras realizar este proceso, lo único que tendremos que hacer es comprobar cada 2 o 3 días el estado de las semillas.

Para ello, abriremos el recipiente ―o papel de aluminio― y levantaremos con cuidado el papel absorbente que las cubre. Observaremos las semillas para ver si han comenzado a germinar —emiten un apéndice blanco, la raiz, cuando germinan—. Si no han germinado o si a penas están empezando, las dejaremos un poco más, hasta que la raíz tengan al menos 1 cm de longitud, momento a partir del cuál tendremos que ir pensando en pasarlas a una maceta con sustrato o al suelo para que continúen desarrollándose las jóvenes plantas de níspero.

⇲ Relacionado
Cuánto tarda en crecer un níspero✔ Además te contamos cuanto tiempo tarda en dar los primeros frutos, un dato muy interesante...

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.