FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cuándo plantar lechugas


La lechuga se puede plantar en diferentes momentos del año, dependiendo del clima, de la variedad y del manejo que se haga del cultivo, poniendo especial atención en las temperaturas y el riesgo de floración prematura.





Las lechugas forman parte del grupo de hortalizas que se pueden plantar a lo largo de todo el año, si bien debe hacerse teniendo en cuenta algunas cosas que explicaremos en este artículo.

Se trata de una planta de clima fresco, que se desarrolla mejor con temperaturas frescas a moderadas (15-20℃).

Resiste heladas ligeras cuando es joven, pero a medida que se acerca a su estado adulto las hojas suelen verse afectadas cuando la temperatura se acerca a 0℃.

Las temperaturas elevadas ―por encima de 20-24℃― provocan que la lechuga emita rápidamente el tallo floral, momento a partir del cuál no es adecuada para el consumo, puesto que las hojas se vuelven duras, secas y amargas.

La duración del cultivo suele ser de entre 50 y 80 días ―desde la plantación hasta la cosecha―, dependiendo de la variedad y el clima.


Épocas seguras

Teniendo en cuenta la información anterior, en cada clima habrá unas fechas determinadas en las que sea óptimo plantar las lechugas para que se desarrollen adecuadamente.


Lo ideal es que cada hortelano calcule a partir de estos datos las fechas óptimas o posibles para iniciar un cultivo exitoso en el clima de su región.


Dado que con temperaturas inferiores a 10℃ la lechuga no crece, y superiores a 20℃ aumenta mucho el riesgo de entrada prematura en floración, ese puede considerarse un intervalo seguro para su cultivo.

En climas templados estas condiciones suelen darse en dos estaciones: primavera y otoño.


Primavera

Pasado el riesgo de heladas fuertes se puede comenzar a plantar lechugas, haciéndolo de forma escalonada para disponer de ellas durante más tiempo.

En climas frescos se puede continuar con la plantación hasta finales de la primavera, mientras que el climas más cálidos habrá que parar alrededor de un mes y medio antes de que llegue la subida de temperaturas que precede al verano (hablaremos de esto más abajo).

En estos últimos, puede ser interesante instalar una malla de sombreo encima del cultivo, si la radiación solar y el calor son intensos a finales de primavera.


Otoño

Una vez que baja la intensidad del calor del verano, se puede reanudar la plantación de lechugas, y continuar hasta alrededor de 50 días antes de la primera helada otoñal, para que las últimas lechugas que se planten tengan tiempo de desarrollarse.




En climas costeros, de baja altitud o dónde las heladas son poco frecuentes, poco intensas o nulas, se puede continuar con la plantación escalonada durante todo el otoño e incluso el invierno.


Otras épocas

Los dos anteriores suelen ser los momentos del año que menos riesgos conllevan, ya que las condiciones normalmente encajan mejor con los requerimientos de la lechuga, pero esto no quiere decir que no se puedan plantar en otras épocas.


Invierno

En climas cálidos las lechugas pueden plantarse también durante el invierno, aunque si las temperaturas no son lo suficientemente altas (más de 10℃), será necesario disponer de un invernadero.

En el caso de contar con un invernadero, incluso en climas templados es posible el cultivo en invierno, especialmente si los días soleados son abundantes, ya que es el sol el encargado de aumentar la temperatura del aire dentro del invernadero.


Verano

En la estación más cálida del año también es posible plantar lechugas, pero en este caso habrá que lidiar con el riesgo de floración prematura, parada de crecimiento por altas temperaturas y evaporación excesiva.

Estas condiciones poco favorables, a menudo no se dan en climas cuyo verano es poco soleado y poco cálido (climas templados húmedos y climas fríos), como ocurre en buena parte de latitudes altas. En esos casos es posible cultivar variedades de verano ―resistentes a espigado― en el exterior y sin sombreo.

En cambio, en climas en los que el verano es soleado y caluroso, no se deben plantar lechugas a menos que se elijan variedades muy resistentes al espigado y se instalen mallas de sombreo para reducir la insolación y la temperatura del cultivo.




Ya hemos visto cuándo podemos plantar lechugas en diferentes épocas, pero no podemos cerrar este artículo sin mencionar que esto es algo diferente en el caso de que se cultiven para cosechar inmaduras ―baby leaf―.

Dado que necesitan menos tiempo para desarrollarse y el espigado no suele ser un problema, las lechugas baby se pueden plantar ―mejor dicho sembrar― durante todo el año, con protección plástica si la temperatura no es suficiente en invierno.

CÓMO CULTIVAR LECHUGA

Aquí tienes más datos sobre el cultivo de esta hortaliza, con vídeo HD incluído.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.