FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Poda del granado


Explicamos cuándo podar el granado, qué tipos de podas requiere y cómo realizar cada una de ellas.





Cuándo podar

El granado, al igual que otros muchos frutales, requiere de dos podas anuales si se desea tener un árbol equilibrado y productivo.


Poda invernal

Se lleva a cabo cuando el granado está en reposo y antes de que reinicie su actividad. Las fechas concretas dependen del clima, pero a mitad del invierno es casi seguro que el árbol no tendrá movimiento de savia.

Esto suele comprender los meses de diciembre a febrero en el hemisferio Norte. Siempre es mejor realizarla lo más tarde posible para que las heridas de poda estén menos tiempos expuestas.

En esta poda invernal se incluyen a su vez los tipos que veremos más abajo, excepto la que sigue, la poda en verde.


Poda de verano o poda en verde

Conviene realizarla en la primera mitad del verano, y consiste en eliminar brotes del año que dan sombra a los frutos o que pueden golpearlos cuando hace viento.

También se aprovecha para cortar los que se dirigen hacia el interior de la copa, los chupones del tallo y las sierpes ―los brotes que nacen en el suelo―.


Tipos de poda

Como ya adelantamos, estos tipos de poda se realizan durante el invierno, antes de que el granado despierte de su letargo.


Formación

Se realiza en granados jóvenes cuya estructura aún se está formando, valga la redundancia.

El objetivo de esta es formar una copa amplia y sólida, de manera que la luz y el aire puedan acceder a cada rincón, y las ramas soporten el peso de la fruta.

Existe el consenso de que con la mayoría de las variedades, la formación en vaso de 3 ramas principales y tronco bajo (menos de 50 cm) es la más adecuada.

El tronco alto solo es recomendable si el granado está plantado en un jardín ―para que se pueda pasar debajo―, y siempre que no sea una zona que reciba vientos fuertes, ya que esta forma favorece el descalce del árbol.

La formación es vaso es una de las más comunes dentro de los frutales y es sencilla de realizar.

El primer año se corta el tronco a la altura deseada para que surjan por debajo del punto de corte nuevas ramas.

El segundo se seleccionan las 3 ramas principales mejor orientadas y se suprimen el resto.

El tercero se eliminan las ramas secundarias ―nacidas de las primarias― que se dirigen hacia el interior de la copa, que crecen de forma muy vertical o que se cruzan.

Esto último se va repitiendo en los sucesivos años hasta lograr el tamaño deseado del árbol, que terminará teniendo una copa abierta e iluminada.





Fructificación

Este segundo tipo de poda se realiza anualmente durante toda la vida productiva del granado y tiene como objetivo mantener una copa iluminada y productiva en toda su extensión.

Se eliminan ramas que crecen hacia el centro de la copa y chupones, dejando las que están bien orientadas.

También se cortan parte de los ramos ―ramas terminales― crecidos en años anteriores, ya que el granado suele producir casi toda la fruta en los surgidos en el mismo año.

A continuación te dejo un vídeo muy interesante del canal Biogroweb sobre cómo realizar la poda de fructificación del granado.




Limpieza

Esta se puede realizar justo antes de la de fructificación y consiste en podar las ramas secas, rotas o enfermas, que siempre son las primeras que hay que eliminar.

Es frecuente que esta poda se incluya dentro de la de fructificación, pero hemos preferido explicarla a parte para dejar más claro su objetivo.

Ya sin estas ramas ―que había que quitar de todas formas―, es más fácil detectar las que se tienen que podar a continuación.


Rejuvenecimiento

Como su nombre indica, el objetivo de esta poda es rejuvenecer el granado.

Se puede realizar de forma drástica, desmochando el árbol, es decir, cortando las ramas principales a cierta distancia del tronco, o de manera progresiva en varios años.

El desmoche corta la producción de golpe, ya que el árbol se ve obligado a reponer la copa hasta un tamaño similar al que tenía antes de su eliminación. Solo debe hacerse en casos extremos, cuando la única alternativa es arrancar el árbol.

En cambio, si el rejuvenecimiento se hace de forma progresiva el granado sufre menos y puede continuar dando fruta. En este caso se corta cada año una tercera parte de la copa, eliminando siempre la madera más vieja.


Aclareo de frutos

Además de las podas anteriores, si se desea que el granado dé fruta de mayor calibre y que todas las granadas logren madurar, es necesario realizar una aclareo de frutos cuando estos tienen unos 3 cm de diámetro aproximadamente.

Se retiran aquellos frutos que son de menor tamaño ―por haberse formado más tardíamente― y los que crecen en el mismo brote, dejando solo el mejor de ellos.

Esta operación mejora el tamaño de las granadas, asegura que todas logren madurar, reduce el rajado y se evita sobrecargar el árbol con un exceso de peso.





★★★OTROS CUIDADOS DEL GRANADO

La poda por sí sola no es suficiente para garantizar un granado sano y productivo, sino que tienen aplicarse también estos otros cuidados.


Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.