FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Diferencia entre sembrar y plantar


Si dudas del significado de estas dos palabras y de cual es la diferencia entre una y otra, este artículo está hecho a medida para ti, con definiciones oficiales explicadas de forma sencilla y ejemplos muy fáciles de entender.





Muchas personas suelen confundir estos dos términos, empleándolos indistintamente en frases como:

- Tengo que (plantar/sembrar) los ajos.

- Mi padre compró un naranjo y lo (sembró/plantó) en nuestro jardín.


¿No ves ninguna diferencia en usar uno u otro verbo? Si es así, padeces de sembroplantitis, pero afortunadamente no es nada grave. Se cura rápidamente leyendo y comprendiendo este breve artículo. Vamos con el tratamiento!!

Ah, por cierto! La sembroplantitis no existe como enfermedad, es un nombre que nos acabamos de inventar :) para esta dolencia conceptual.


Sembrar

Según la Real Academia Española, la primera acepción (definición) del verbo sembrar es:

1. tr. Arrojar y esparcir las semillas en la tierra preparada para este fin. U. t. c. intr.

Deja claro que la acción de sembrar se realiza exclusivamente cuando se emplea para ello una semilla.

Por tanto, si lo que se pretende poner en la tierra no es una semilla, no se puede hablar de sembrar. Es incorrecto.

¿Y qué no es una semilla? Eso lo contamos en este otro artículo en el que explicamos que es una semilla.


Plantar

La misma academia recoge la siguiente definición del verbo plantar en su primera acepción:

1. tr. Meter en tierra una planta, un vástago, un esqueje, un tubérculo, un bulbo, etc., para que arraigue.

Como puede verse, la definición anterior no menciona las semillas. Es decir, si lo que se pone en la tierra no es una semilla, entonces se está plantando, no sembrando.


Sembrar es poner semillas en tierra ―u otro medio― para que germinen, y plantar es introducir en el suelo ―o una maceta― una planta o una parte de ella (que no sea una semilla) con capacidad para brotar o arraigar.


Ejemplos

Veamos algunos casos prácticos para terminar.

Comencemos con el ajo y el naranjo, ya que con ellos dos abríamos el artículo.

Tanto uno como el otro tienen semillas ―todas las plantas las tienen― pero si decimos "sembrar ajos", nos estamos refiriendo a que utilizamos sus semillas, cosa que no se suele hacer, puesto que raramente las producen y casi siempre son incapaces de germinar correctamente.




¿Entonces que son los dientes de ajo? No son semillas, son bulbos, es decir, son como una planta en miniatura encerrada dentro de una cápsula. Son una parte de la planta madre con la capacidad de brotar y formar una nueva planta. Pero ojo, las nuevas plantas son un clon de la madre, es decir, son la misma en realidad.

Vamos ahora con el naranjo. Si decimos "sembrar un naranjo", en realidad estamos transmitiendo que tenemos sus semillas y que las vamos a germinar para obtener un nuevo naranjo "hijo", diferente de sus progenitores.

En cambio, si decimos "plantar un naranjo", nos referimos a tomar un arbolito de esta especie y ponerlo en la tierra ―o una maceta― para que siga creciendo en ese nuevo lugar. También cuando el árbol no tiene raíz, es decir, cuando es un esqueje ―un trozo de rama― que se planta para que arraigue y tener un nuevo ejemplar.

Ya terminamos, pero sin antes recordar esto: sembrar-semilla, plantar-planta o parte de esta.

QUÉ SON LOS BULBOS

¿Lo sabes? Un montón de plantas que conoces los tienen.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.