♣ FUNDAMENTOS ♻ AUTOSUFICIENCIA ☘ CULTIVOS ⚒ LABORES ☂ CALENDARIOS DE SIEMBRA

Cuidados de la frambuesa

⚑ MundoHuerto.com / Cultivos / Frambuesa / Cuidados
MundoHuerto - ☛ Síguenos - ♻ Participa
Entutorado, acolchado, riego, abonado, poda, tanto de las variedades reflorecientes (dos cosechas por año) como de las no reflorecientes (una cosecha por año)

El frambueso, a pesar de ser una especie silvestre, agradece mucho los cuidados que se le dan, respondiendo con producciones abundantes y de gran calidad.


En cambio, si se descuida su mantenimiento, dará frambuesas igualmente, pero en mucha menor cantidad, menos jugosas y de escaso tamaño.

Conviene, por tanto, brindarle los siguientes cuidados:


Entutorado

Así como las siguientes labores son casi imprescindibles para un cultivo provechoso, el entutorado puede hacerse o no, aunque resulta bastante práctico, especialmente a la hora de la recolección de los frutos.

Se pueden emplear varios sistemas de entutorado, como la espaldera, el abanico o el seto, cada uno indicado para una variedad y manejo concretos.

En el caso de un cultivo familiar o doméstico de frambuesas, no es necesario afinar tanto. Basta con clavar unos postes gruesos, de unos 2 metros de altura (50 cm quedarán bajo tierra), a lo largo de la hilera de frambuesos, dejando una separación de 3-4 metros entre ellos.

Luego se coloca de poste a poste un alambre fuerte a distintas alturas, empezando a unos 60-70 cm del suelo, luego otro a 1 metro y el último a 1.5 metros.

Se puede poner el alambre solo por un lado del poste o bien darle la vuelta, de forma que queden 6 alambres en lugar de 3, es decir, la mitad por un lado del poste, y la otra mitad por el otro.

Si se ponen alambres solo por un lado, habrá que atar los tallos de los frambuesos a estos. En cambio, colocando alambres por ambos lados, simplemente hay que ir guiando los tallos para que queden en medio de ellos, y con eso será suficiente para sostenerlos en pie.

Cómo plantar frambuesas✔ Si las frambuesas no se plantaron correctamente, el entutorado será bastante más complicado de lo que debería...

Acolchado

Puesto que las frambuesas requieren de un suelo fresco y húmedo, y que además tienen la mayor parte de sus raíces muy cerca de la superficie, conviene cubrir en suelo entre las hileras y alrededor de las plantas.

Esta labor ayuda a mantener la humedad y la temperatura del suelo, permitiendo que los riegos sean menos frecuentes.






Por si esto no fuera ya importante, si el acolchado se realiza con plástico u otro material que la vegetación no pueda atravesar, se impide la aparición de brotes de frambueso en las calles, pasillos o fuera de la zona destinada para ellos. Esto facilita mucho el mantenimiento del cultivo, ya que de otra manera habría que estar retirando los brotes con frecuencia.

En cuanto a qué sistema es mejor, sin duda el plástico negro siempre y cuando sea posible instalarlo. Se puede cubrir con grava, corteza de pino, arena, etc. para integrarlo mejor en el huerto o jardín.

De cualquiera de las formas posibles, hay que dejar un espacio sin acolchar, de unos 20 cm de ancho, en la línea en la que están plantados los frambuesos. Esto es importante para poder regar, abonar y para que aparezcan brotes que renueven la planta, de lo contrario pronto acabaría el cultivo.


Riego

Como se ha mencionado en el apartado anterior, los frambuesos requieren de un suelo siempre húmedo. Si las plantas sufren escasez de agua, se frenará su desarrollo y la producción de frutos se verá muy afectada.

Si se plantan en terrenos planos o deprimidos, y dónde los suelos son profundos y demasiado arcillosos, entonces las necesidades de riego serán menores, pero aumentará el riesgo de daños por asfixia radicular debido al encharcamiento del terreno.

Es muy importante regar lo justo para humedecer la tierra completamente pero sin llegar al punto de encharcamiento, es decir, sin llegar a saturar el suelo.

El momento en el que las plantas demandan más agua coincide con el engorde de los frutos, es decir, entre la floración y la cosecha. Esto suele coincidir con los meses de verano, en los que las precipitaciones son más escasas, por lo que habrá que recurrir al riego siempre que sea necesario para mantener la tierra húmeda.

En cuanto a las modalidades de riego más adecuadas, sin duda la de goteo y la exudación son las más prácticas y eficientes. Mediante aspersores también es posible, pero a partir del comienzo de la floración no es conveniente. Para pocas plantas y si se va a estar siempre para cuidarlas, se puede regar con manguera o incluso con regadera.






Cuándo regar las plantas✔ Estos son los puntos que hay que tener en cuenta para no quedarse corto ni pasarse con los riegos de cualquier planta...

Abonado

Los frambuesos no son tan voraces como otros cultivos, pero para lograr buenas producciones de frutos, el abonado es indispensable.

El nitrógeno es, con diferencia, el nutriente que más demanda esta planta, por lo que conviene fertilizar con abonos ricos en nitrógeno, y que posean además buenas cantidades de los demás macronutrientes y, por supuesto, micronutrientes, en especial boro y zinc.

En el cultivo doméstico de frambuesa, hay que optar siempre por el abonado orgánico por sus grandes beneficios en lo referente a la mejora y conservación de los suelos, no solo en fertilidad a largo plazo, sino también en cuanto a estructura, drenaje, retención de agua y nutrientes, aireación, erosión, etc.


Cuándo abonar

Como el abono orgánico sólido es de liberación lenta, debe aplicarse avanzado el otoño, una vez que las plantas están perdiendo su follaje.

Durante la temporada de crecimiento, se puede añadir sobre el suelo como abono de cobertera, y para que al mismo tiempo actúa como acolchado.

Si se requiere de una fertilización urgente antes de la floración o después de la cosecha, se pueden aplicar abonos líquidos, tanto en el suelo como en las hojas. El purín de ortiga es una buena opción.


Poda

Una labor crucial en este cultivo, puesto que las plantas de frambuesa no vuelven a producir flores (ni frutos) en las partes de los tallos que ya lo hicieron.


Variedades reflorecientes

Dan dos cosechas por año en los mismos tallos. Una primera en los extremos de los brotes crecidos a partir de la primavera, y la segunda, al verano siguiente a lo largo de esos mismos tallos.

En estas variedades se suelen hacer dos podas, si se desear tener dos cosechas o una si no.


Para dos cosechas

En la primera poda, se cortan los brotes del año que han producido en el extremo, justo por debajo del último fruto. Esa zona ya no va a producir más flores.

Al año siguiente, en verano también y finalizada la cosecha, se cortan esos mismos brotes pero por la base, porque ya habrán producido en toda la caña, y no lo volverán a hacer.


Para una sola cosecha

En este caso, solo se realiza una poda en invierno, cortando las ramas a ras de suelo. En la siguiente primavera, todos los tallos serán nuevos y producirán al final del verano en sus extremos.


Variedades no reflorecientes

Son aquellas cuyos tallos solo dan fruta una vez. En verano, finalizada la cosecha, deben cortarse a ras de suelo para que otros que aún no han producido puedan desarrollarse mejor.

En invierno, antes de que los frambuesos rebroten, se eliminan las cañas más débiles, dejando espacio entre las más fuertes.







Poda de control de brotes

Además de las labores de poda anteriores, conviene realizar otra de control de los brotes que van apareciendo desde la primavera hasta finales del verano, a fin de dejar solo los que están bien situados. Esta reducción de la vegetación mejora la aireación y la disponibilidad de agua y nutrientes para las cañas que van a producir.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.