FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cormos


Explicamos que son los cormos en sus distintos significados: como estructura básica de todas las plantas superiores y como órgano de reserva de algunas plantas como los gladiolos.





En otros artículos explicamos qué son los estolones, rizomas, bulbos y los tubérculos, ya que con demasiada frecuencia se suelen confundir unos con otros, quizás porque desempeñan funciones análogas en las plantas que los poseen.

Hoy hablaremos de los cormos, y a diferencia de los mencionados anteriormente, estos entrañan un dificultad mayor, ya que existen varios conceptos botánicos que reciben este nombre.


¿Qué es un cormo?

Esta palabra "cormo" no ha sido recogida ―a día de hoy― por el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española. Esto quizás se deba a que no es una palabra de uso corriente, o que simplemente desconocían cuando realizaron el trabajo recopilatorio.

Cormo tiene varios significados, aunque en realidad están relacionados los unos con los otros. Veamos cuáles son.


Estructura de las cormófitas

Las cormófitas son las plantas superiores, es decir, aquellas cuya estructura se diferencia en raíz y vástago, el cuál está formado a su vez por el tallo y las hojas.

De forma simplificada se puede decir que las cormófitas son las plantas con tallo, y por tanto el cormo sería el conjunto de raíz y vástago (tallo + hojas).

Este cormo crece en dos direcciones. Hacia abajo forma las raíces, y hacia arriba el vástago. Esto se puede observar claramente en la germinación de las plantas.


Bulbo sólido

En este caso el cormo es una estructura similar en aspecto a un bulbo pero cuyo interior no está formado por capas superpuestas ―como la cebolla―, sino que se encuentra lleno de un material sólido. En realidad más que un bulbo sería la parte subterránea y engrosada del tallo de la planta.

En la siguiente foto se puede apreciar un cormo de este tipo cortado a la mitad.


➽ Cormo de Crocosmia cortado a la mitad. Obsérvese que el interior no está formado por capas concéntricas como en los bulbos.


En el interior de este bulbo, o mejor dicho cormo, se encuentra una yema que tiene la capacidad de brotar, formando el vástago hacia arriba y la raíz hacia abajo.

El material sólido que rodea la yema, y que es el causante del engrosamiento, está formado por sustancias de reserva que son almacenadas de esta forma para utilizar en el futuro, justo cuando la planta necesite rebrotar de nuevo.




Las plantas que poseen estos órganos de reserva ―los cormos― son perennes, es decir, la parte aérea desaparece en la estación desfavorable, quedando la planta recluida en el cormo. Cuando el clima es el adecuado, la yema o yemas del cormo se activan, comienzan a consumir las reservas almacenadas en el cormo, y la planta rebrota de nuevo.

En ocasiones, la planta forma un cormo principal y otros más pequeños alrededor, de los cuáles saldrán nuevas plantas, siendo esta una forma de propagación o reproducción asexual.

Algunas de las plantas más populares que contienen este tipo de estructuras de reserva son los gladiolos y las merenderas, esas pequeñas flores púrpuras que nacen en las praderas de climas frescos y húmedos. Muchas más especies de la familia de las iridáceas forman también estas estructuras.


QUÉ SON LOS BULBOS

Lee también este artículo para ver las diferencias entre ambas estructuras.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.