FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS DE SIEMBRA

Cosecha del rabanito

Antonio Amigo - APÚNTATE ✉
Cómo saber cuándo están listos para cosechar, qué pasa si no se realiza a tiempo, cuándo maduran en función de la época del año, cómo recolectarlos y qué producción se puede esperar.

Tanto el rábano como el rabanito deben cosecharse en el momento oportuno. Si no se hace a tiempo, la calidad de las raíces puede deteriorarse enormemente.


¿Qué ocurre si no se cosechan a tiempo?

Si los rabanitos permanecen en la tierra más tiempo del debido, la raíz comenzará a ahuecarse, perdiendo todas sus propiedades.

Es preferible recolectarlos antes de su completa maduración que mucho después de que esta se alcance.


¿Cómo saber cuándo cosechar?

Para acertar con el momento óptimo, no hay nada mejor que realizar comprobaciones periódicas, por ejemplo semanalmente.

En realidad hay que tener en cuenta el tiempo transcurrido desde la siembra, y fijarse en el tamaño y el aspecto que van alcanzando las raíces.

También puede ser buena idea extraer algunos rabanitos de diferentes tamaños y cortar la raíz a la mitad para ver su interior. Si permanece jugoso y turgente, su calidad aún es buena. Si en alguno de ellos se aprecian huecos, hay que apresurarse a recolectar porque ya están comenzado a deteriorarse.

El tiempo transcurrido desde la siembra hasta la cosecha es diferente en función de la época del año en la que se desarrolle el cultivo.


En verano

Cuando el clima es cálido, los rabanitos deben recolectarse cuando alcanzan su madurez ―o antes si se desea― pero nunca más tarde.

En verano es más fácil que el cultivo sufra variaciones de humedad, las cuales pueden acelerar el proceso de deterioro de la raíz.

En general, un mes y medio después de la siembra, los rabanitos con las raíces más pequeñas comenzarán a estar listos para la cosecha.

Los de raíces más grandes tardarán un poco más, hasta unos dos meses y medio.

En medio de ambos límites madurarán los rabanitos de raíz intermedia.


En invierno

Las temperaturas más frescas hacen posible que los rabanitos puedan dejarse en la tierra algún tiempo después de que estén listos para la recolección, sin que se comprometa la calidad de los mismos.

Dicho esto, hay que señalar que las heladas también pueden hacer que la raíz se ahueque, así que no se dejarán en la tierra si se esperan temperaturas por debajo o cercanas a 0ºC.

En resumen, en invierno se pueden recolectar cuando estén maduros o más tarde, pero siempre antes de que se produzcan heladas.


¿Cómo recolectarlos?

En pequeñas extensiones se hace manualmente, tirando de las hojas de la planta para extraer la raíz de la tierra.






Si el suelo no es muy compacto saldrá con facilidad. En caso de que esté endurecido y sea complicada la extracción, habrá que emplear una pequeña azada, horca o cualquier herramienta que pueda penetrar en la tierra.

Para grandes superficies existe maquinaria especializada para la cosecha.


Producción esperada

Entre 1.5 y 4 kg por metro cuadrado, dependiendo del tipo de rabanito, las condiciones climáticas, el suelo, etc.

Dado que se trata de una hortaliza muy adecuada para sembrar de forma escalonada (siembras sucesivas), un par de metros cuadrados puede abastecer de rabanitos a una pequeña familia durante todo el año.

En general los rabanitos redondos ofrecen una menor producción en peso por superficie. Esto es debido a que ocupan prácticamente el mismo espacio pero la raíz es menos pesada que en las variedades alargadas.

⇲ Relacionado
Cómo cultivar rábanos y rabanitos

✔ Es un cultivo fácil, pero en el que hay que estar atentos a ciertos aspectos clave, algunos relacionados con la cosecha.


Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.