FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Proteger las plantas del huerto con botellas

Aquí te contamos un sistema genial, gratis y ecológico para proteger las plantas de tu huerto del frío, la lluvia fuerte, el granizo y el viento.



Búsqueda personalizada



En zonas templadas y frías, es muy frecuente que en los últimos meses del invierno y los primeros meses de la primavera vengan días fríos con temperaturas bajas. Otras veces es el viento fuerte el que azota y en menos ocasiones el granizo o la lluvia intensos. Pues bien, si estos fenómenos actúan directamente sobre las plantas que podamos tener ya plantadas en el huerto, sobre todo si son sensibles a ellos, quizás les causen daños graves o incluso las maten. Es un riesgo real que, aunque no termine con nuestras plantas, les impide crecer y acercarse a la tan esperada producción.


Taparlas como solución práctica

Efectivamente, si las plantas están bajo cubierto estarán protegidas del las inclemencias del tiempo. Obviamente plantarlas dentro del invernadero es una solución pero no todos los huertos tienen uno, o al menos uno suficientemente grande. Además, por unos pocos días que puedan venir malos, sería un fastidio tener que recurrir al invernadero.

La solución que te proponemos, y que nos da muy buen resultado, es utilizar envases de PET (garrafas de agua mineral por ejemplo) a modo de mini-invernaderos individuales. Se trata de tapar con cada botella una planta de la siguiente manera:

1. Clavamos un palo o hierro al lado de cada planta que queremos proteger.

2. Cortamos el envase de PET por el fondo de forma que quede abierto por esta parte. Como si fuera una campana.

3. Quitamos el tapón e introducimos el envase por el palo o hierro con la base hacia abajo. Lo bajamos hasta que toque en la tierra y la planta quede protegida dentro del mismo. A poder ser, que la planta no toque demasiado las paredes del envase ya que, suele condensar agua en la superficie y esa humedad puede dar lugar a la aparición de hongos.

4. Presionamos la botella hacia abajo para que se asiente bien en la tierra y, posteriormente, arrimamos un poco de tierra a la misma para que el viento no la levante con facilidad y se mantenga más firme.

5. Como extra, podemos enrollar un alambre a media altura en el palo de manera que formemos un gancho improvisado. Cuando haga mucho sol, si lo deseamos, tiramos de la botella hacia arriba y la sujetamos con el gancho de forma que la planta quede descubierta. Estaremos atentos de volver a taparla cuando sea necesario.


Obviamente, debemos disponer de las botellas. Nosotros guardamos las garrafas de agua mineral de 5 litros ya que, por su forma y tamaño, se prestan muy bien para esta tarea. Como soporte puedes utilizar cualquier cosa alargada que pueda clavarse en la tierra y que entre por dentro de la boca de la botella. También que sea más alto que esta, de lo contrario el viento podría arrastrarla.


En este corto vídeo mostramos "in situ" las garrafas o botellas de pet instaladas para proteger pequeñas plantas de tomate del frío invernal.

Si te ha parecido útil o interesante este artículo, ¡¡Compártelo!!

Nos ayudaría mucho para llegar a más gente como tú.