FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo germinar semillas sin tierra


Aunque no es lo natural ni lo más común, aquí te explicamos cómo se pueden germinar semillas sin necesidad de emplear tierra o sustrato de semilleros, simplemente utilizando un material inerte y poroso, que sea capaz de retener agua..


Lo natural —y lo que siempre se ha hecho en agricultura— es sembrar las semillas sobre el suelo o bajo este, de forma que con la humedad y el calor de la tierra, comenzaban a germinar cuando las condiciones eran favorables y las plantas resultantes se desarrollaban por completo en el mismo lugar en el que se habían sembrado o bien eran trasplantadas a otro distinto.

Y lo mismo podemos decir de la siembra y germinación de semillas en macetas, puesto que, en realidad, el sustrato de la maceta simula un fragmento de suelo.

Aunque vemos que es lo más natural y nos puede ahorrar tiempo y esfuerzo en trasplantes, y que las plantas suelen sufrir menos estrés, la tierra no es necesaria para que las semillas germinen. De hecho, germinar semillas sin tierra es el método más rápido, seguro y sencillo para hacerlo a nivel doméstico.


Ventajas y desventajas

Este método tiene tres principales ventajas.

- Es sencillo y barato: se puede realizar con materiales que tenemos en casa.

- Muy rápido: además de robarnos poco tiempo para prepararlo, el tiempo de germinación suele ser más breve, es decir, las semillas brotan antes.

- Más seguro: al no utilizar tierra, reducimos el riesgo de infecciones producidas por patógenos que pudiera contener esta.

En cuanto a las desventajas, señalaremos dos fundamentales.

- Trasplante obligatorio: si queremos que las plantas germinadas continúen desarrollándose, deberemos trasplantarlas a una maceta o a la tierra.

- Manipulación delicada: al tener que mover las semillas, existe el riesgo de que las dañemos cuando ya han germinado.



Germinando semillas sin tierra


Soportes porosos

En realidad, cualquier material inerte —que no reaccione o se descomponga con el agua ni sea tóxico— y capaz de retener agua, sirve como soporte para germinar semillas.

Podemos emplear desde papel absorbente de distintos tipos, fibras naturales o artificiales —como la de coco o la lana de roca, algodón, telas, gasas, etc.—, arena...aunque lo más utilizado, por su fácil disponibilidad, es el papel absorbente o el algodón.


Recipientes para germinar

Y como recipientes, lo más práctico es utilizar tuppers, por varios motivos: son baratos, suele haber en todas las casas, no pesan, se lavan bien, son aplanados y tienen tapa que cierra de forma hermética. Realmente se puede emplear cualquier recipiente, preferentemente ancho y poco alto, que no se deteriore con la humedad y que cierre bien.


Contacto semillas-soporte

Sea cual sea el material empleado, es imprescindible que las semillas queden en contacto íntimo con este, para que se mantengan húmedas durante todo el proceso y puedan germinar sin interrupciones.

Quizás lo más fácil en este sentido sea emplear capas de papel absorbente, puesto que son fáciles de colocar y de retirar, si necesitamos ventilar o comprobar el estado de las semillas.


Métodos según el tipo de soporte

En principio —y como ya hemos adelantado— los soportes más empleados a nivel doméstico para la germinación de semillas sin tierra son el papel absorbente y el algodón. Por ello, explicaremos el proceso para cada uno, que aunque es muy similar en ambos, presenta algunas diferencias.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.