FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Cómo germinar semillas en algodón

Aquí descubrirás cómo germinar cualquier semilla utilizando únicamente algodón, un recipiente y agua, una de las maneras más fáciles y rápidas para hacerlo y a coste cero, puesto que son cosas que todos tenemos en casa



Búsqueda personalizada



Materiales necesarios

  • » Un recipiente ancho, preferiblemente un tupper con su correspondiente tapa.
  • » Algodón corriente, limpio y sin químicos.
  • » Un pulverizador de agua. Podemos reutilizar uno de limpia-cristales —por ejemplo— previo lavado a fondo.
  • » Semillas en buen estado.
  • » Agua. Si tiene cloro la dejaremos reposar un par de días o, si tenemos prisa, la podemos hervir.

Proceso paso a paso

Colocamos el algodón. Tomamos porciones de algodón y las extendemos entre los dedos para darles forma plana y las disponemos en la base del recipiente, tratando de cubrirla por completo.

Humedecemos. Pulverizamos sobre este hasta que notemos que queda bien humedecido —no encharcado. Si observamos que queda agua en el fondo del recipiente, debemos extraerla inclinándolo para que salga.


Colocamos las semillas. Depositamos las semillas sobre el algodón presionando ligeramente con el dedo para que queden bien asentadas y hagan un buen contacto. Las tapamos con otro fragmento de algodón humedecido previamente y presionamos de nuevo.


Tapamos el recipiente. Si no tenemos tapa, podemos emplear un film para cubrirlo de manera que lo protejamos de la evaporación excesiva.



Estratificación fría. Las semillas de muchos árboles y arbustos originarios de climas templados o fríos, necesitan pasar por un periodo de bajas temperaturas para que la germinación pueda iniciarse. Si es el caso de tus semillas, deberás poner el tupper —con el algodón y las semillas— dentro del frigorífico durante al menos 3 semanas y luego llevarlo a un lugar más cálido para que continúe el proceso.


Ambiente cálido y luminoso. Llevamos el tupper a un lugar cálido y con buena iluminación —no sol directo—. La temperatura óptima de germinación varía entre las semillas de unas especies y de otras, pero en general, si procuramos que se mantenga entre 20 y 25°C es muy probable que germinen la mayoría de ellas.

Vigilancia. Aproximadamente cada 2 días, abriremos el tupper y levantaremos la capa superior de algodón para airear y ver si las semillas han comenzado a emitir el brote. Con 5 minutos es suficiente para que se ventile y se renueve el aire de interior del tupper.


A medida que las semillas vayan germinando, esperaremos un par de días y las iremos pasando —con mucho cuidado— a una maceta con tierra o un sustrato apropiado, para que continúen desarrollándose. Introduciremos la raíz en la tierra, dejaremos parte de la semilla en el exterior y regaremos para mantener la humedad.