FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Qué es la rotación de cultivos

Aquí te explicamos de forma muy sencilla, y con ejemplos, qué es la rotación de cultivos, cuál es su funcionamiento y sus ventajas, y cómo se puede planificar de una forma simplificada


Búsqueda personalizada

La rotación de cultivos consiste en plantar —o sembrar— un tipo de plantas diferente al que se cultivó la temporada anterior en la misma parcela de terreno.

Es un pilar básico de la agricultura ecológica, junto con la asociación de cultivos y la cobertura permanente del suelo, entre otros, que ayuda a reducir el riesgo de erosión de los suelos, al mantener unos niveles constantes de materia orgánica en ellos.


Cómo funciona

En lo referente a la rotación de cultivos, las hortalizas se suelen clasificar por familias botánicas, por la parte aprovechable, por la extensión de sus raíces y, a veces, por el tipo de plagas y enfermedades que les afectan.

Pues bien, si realizamos bien la rotación de cultivos, procuraremos que no se sucedan —en la misma parcela de forma consecutiva— dos cultivos que pertenezcan a la misma familia, cuya parte aprovechable sea la misma, que tengan un sistema radicular similar y —para colmo— que no sean afectados por las misma plagas y enfermedades.

En un huerto en el que se cultiven muchas hortalizas diferentes, la planificación puede ser bastante compleja, especialmente si no lo tenemos claro. Una forma de simplificarlo consiste en tener en cuenta solo los cultivos principales, es decir, aquellos que ocupan más espacio de nuestro huerto.


Ejemplo

Imaginemos que los cultivos principales del huerto son: las solanáceas (tomate, pimiento, berenjena, etc), las cucurbitáceas (calabacín, calabaza, pepino, etc.), las leguminosas (guisantes, judías...), las liliáceas (puerro, ajo, cebolla..) y las crucíferas (col, repollo, coliflor...)

Dentro de cada una de esas familias, las plantas suelen tener necesidades similares, un sistema radicular parecido, plagas y enfermedades comunes y, en muchos casos, la misma parte aprovechable. Pues una forma sencilla de realizar la rotación sería intercalando estas familias, tratando de que las plantas menos exigentes sucedan a las más exigentes. Comenzamos con las solanáceas, al año siguiente plantamos las leguminosas o las crucíferas —que ayudarán a recuperar la fertilidad tras el cultivo exigente—, después las cucurbitáceas y al otro las liliáceas, que son las menos exigentes.


Ventajas

La rotación de cultivos pretende:

► Mejorar o conservar la fertilidad, evitando el consumo desequilibrado de ciertos nutrientes, e incluso aportándolos al suelo.

Reducir la incidencia de plagas y enfermedades, puesto que al cambiar el cultivo de lugar, estas lo tendrán más difícil para prosperar.

Aprovechar mejor los nutrientes a distintas profundidades del suelo. Al rotar plantas de raíces cortas con otras de raíces largas, se logra explorar todo el perfil del suelo, haciendo un consumo equilibrado y homogéneo de los nutrientes.


Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.