FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES PARTICIPA
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Pasos para sembrar una planta

Descubre en este sencillo y breve artículo paso a paso todo lo que necesitas saber para sembrar una planta con éxito y que puedas recordarlo la próxima vez



Búsqueda personalizada



Una aclaración

Para empezar, debemos diferenciar los conceptos de sembrar y plantar.

Sembrar se refiere a la acción de depositar una semilla en un sustrato —en el suelo o en una maceta— para que pueda germinar o nacer.

En cambio, plantar hace referencia a la acción de tomar una planta ya formada, normalmente joven, e introducirla en un sustrato para que continúe desarrollándose en la nueva ubicación.

La forma correcta de expresarlo es: sembrar las semillas de una planta o bien plantar una planta.

Vista esta aclaración, ahora ya si podemos continuar con el objetivo de este artículo, que no es otro que aprender a "sembrar una planta" o mejor dicho, sembrar las semillas de una planta para que ésta pueda nacer a partir de ellas.


Necesitaremos...

  • » Semillas de la planta que queremos reproducir.
  • » Un lugar para realizar la siembra, ya sea una maceta o un fragmento de suelo, es casi indiferente.
  • » Sustrato para semilleros —o en su defecto tierra fértil— si vamos a sembrar en maceta.
  • » Una regadera de lluvia fina o una jarra o botella y un paño permeable.

Siembra paso a paso

Supongamos que la siembra la vamos a hacer en una maceta, u otro recipiente convertido en maceta.

Vertemos el sustrato o tierra en la maceta y la vamos llenando hasta 2 o 3 cm del borde superior.


Tomamos la semilla —o semillas— y las depositamos sobre la tierra.


Tapamos las semillas con una capa de tierra tres veces más gruesa que el diámetro de las semillas.

Por ejemplo: si las semillas miden 3 mm de diámetro, las enterraremos con aproximadamente 6 mm de tierra. No es necesario medirlo de forma exacta.


Ponemos agua en la regadera de lluvia fina y regamos el sustrato generosamente para empaparlo bien.

IMPORTANTE: Si las semillas son muy pequeñas —como las de lechuga o fresa— y quedan casi en la superficie de la tierra, habrá que colocar un paño en la superficie del sustrato y regar a través de él para evitar que el agua arrastre y amontone las semillas o las lleve hacia el fondo de la maceta. También debe recurrirse al paño si vamos a regar con una jarra o botella que verterá un gran chorro de agua.


Llevamos la maceta a un lugar cálido, con luz difusa y nos aseguramos de que se mantenga el sustrato ligeramente húmedo.


Y ya está, en unos cuantos días, si todo ha ido bien, veremos que comienzan a germinar las plantitas. Para saber cuánto pueden demorarse en nacer siempre viene bien consultar el envase que contenía las semillas. En él encontraremos al menos el nombre de la planta cuyas semillas sembramos y podremos buscar en internet información acerca del tiempo de germinación de la misma y si necesita algún tratamiento previo a la siembra.