FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Borra o posos de café para las plantas


Los posos de café pueden emplearse en el huerto o el jardín para multitud de fines distintos que descubrirás en este artículo, ya sea aplicándolos de forma directa o mediante alguna sencilla transformación.


Los posos de café no son otra cosa que las semillas o granos tostados, molidos e infusionados de las plantas del género Coffea, siendo la especie más común Coffea arabica.

Por tanto, se trata de materia orgánica triturada que puede utilizarse perfectamente en horticultura y jardinería, ya que es una sustancia segura para las plantas.

A continuación encontrarás algunos de los usos que se le puede a los posos de café en jardinería. Alguno quizás te sorprenda!


Cómo abono

Como ya vimos, la borra de café es materia orgánica fresca y, por tanto, contiene muchos nutrientes, entre ellos nitrógeno, el más importante de todos ellos.

Pero para utilizarlo como abono para las plantas no debe mezclarse directamente con la tierra (en pequeñas cantidades sí), ya que si lo hacemos, fermentará en el suelo, pudiendo ocasionar problemas sanitarios.

Lo ideal es compostarlo primeramente para que se transforme en una sustancia estable repleta de nutrientes y materia orgánica ―el compost―, pero que ya no va presentar problemas de fermentación.

Si no se puede o no se quiere compostar, es posible esparcirla sobre el suelo a modo de cobertera, en cuyo caso tardará más tiempo en descomponerse, pero también aportará algunos nutrientes que serán llevados hacia el interior del suelo por el agua de lluvia o de riego.


Mejorador del suelo

Como ya se dijo, la borra de café es materia orgánica, que además de contribuir a la fertilidad del suelo aportando nutrientes, también lo hace mejorando su estructura, su capacidad de retención de agua y su pH, entre otras cosas.

Mejora la estructura y la retención de agua gracias a que contribuye a aumentar el porcentaje de materia orgánica del suelo.

En el caso del pH, tiende a bajarlo ya que se trata de una sustancia ligeramente ácida. Esto resulta interesante en suelos alcalinos ―pH elevado― o cuando se cultivan plantas acidófilas, es decir, que requieren o prefieren un suelo ácido. Es el caso de la mayoría de los frutos del bosque y gran parte de las hortalizas.

Además de anterior, los posos de café son muy apreciados por las lombrices, por lo que al añadirlos al suelo, estas los consumirán y excretarán el apreciado abono conocido como humus de lombriz. En este sentido, se puede emplear como parte del alimento para estos animales en lombricultura.


Como acolchado

Ya lo mencionamos en el apartado anterior, pero vamos a recalcarlo aquí porque es un uso muy interesante para la borra del café y que no requiere de ninguna espera ni preparación.

Se trata de esparcirlos alrededor de las plantas para cubrir el suelo con ellos, de forma que se acumule una capa de al menos 1 ó 2 cm de espesor.

Esta capa actuará como una barrera protectora del suelo que ayudará a retener la humedad de este, evitará que se forme una costra dura en la superficie, y algo muy interesante, dificultará el nacimiento de "malas hierbas" al impedir el paso de la luz.

Además, emplearlo como acolchado tiene otra ventaja indirecta, y es que parece se un buen repelente de plagas como los caracoles y las babosas, pero esto lo veremos más abajo.


Como sustrato

Al tratarse de un material poroso que retiene gran cantidad de agua, pero que también la drena bastante bien, puede ser utilizado como sustrato para sembrar en él distintas semillas, para plantar esquejes, etc.

Aunque aún no hemos podido comprobarlo por nosotros mismos, otras personas que sí lo han hecho cuentan que no tiene nada que envidiar al tradicional sustrato de turba o la más moderna fibra de coco.

Al fin y al cabo es un material con unas propiedades muy parecidas a los anteriores, y a diferencia de la tierra común, no contiene hongos patógenos, que suelen infectar las semillas o las plantas cuando se han sembrado directamente en tierra.

Se puede mezclar con otros materiales como arena, perlita, vermiculita o humus de lombriz y otros abonos.

Antes de usarlo como sustrato conviene lavarlo bien con agua para retirar los restos de café que hayan podido quedar retenidos en los posos.


Para ahuyentar plagas

Como ya dijo anteriormente, parece ser que los caracoles y babosas no disfrutan de los paseos sobre posos de café, quizás por su textura granular.

Estos animales se desplazan sobre una mucosa que segregan en la parte baja del cuerpo, por eso necesitan de una superficie lisa o húmeda para poder moverse.

Seguramente los gránulos de la borra de café se adhieran a sus mucosas complicándoles el avance, al igual que ocurre con la ceniza de madera y otras sustancias en forma de polvo o gránulos finos, como el aserrín o la cáscara de huevo triturada.


ABONOS NATURALES PARA PLANTAS

Aquí tienes más tipos de sustancias naturales que se pueden emplear como abono.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.