FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Qué es el abono verde


Aquí te explicamos de forma sencilla y con ejemplos qué es el abono verde, por qué se considera un abono y qué es lo que ocurre para que mejore la fertilidad de la tierra.


El abono verde es un abono vivo ―al menos al principio. Plantas que se cultivan en el suelo que se quiere abonar o enriquecer y, a menudo, también proteger.

Se trata de plantas especiales que se siembran en la tierra y que por sus características son capaces de mejorar el suelo, bien mientras crecen o bien al ser cortadas e incorporadas a este mediante laboreo, cosa que es aconsejable hacer para mejorar los resultados.

Estas mejoras que se producen en el suelo son de naturaleza física pero también química. Algunas de las más importantes se producen en la estructura del suelo ―más esponjosa― lo que favorece el desarrollo de las raíces y una mejor retención del agua. En cuanto a las químicas, se puede destacar la movilización de nutrientes de capas profundas del suelo hacia la superficie, absorbidos por las raíces del abono verde y depositados al ser enterrado este.

En cierta medida, cultivar y enterrar un abono verde es equivalente a estercolar la tierra, pues en ambas se está aportando materia orgánica al suelo, muy necesaria para mantener la fertilidad del mismo, entre otras cosas.


Por ejemplo, sembrar trébol blanco en un suelo mejora su fertilidad, y si luego se corta ese trébol y se entierra en el mismo suelo, el aumento aún será mayor.


Diferencias con otros abonos

La principal es que se cultiva sobre el propio suelo que se quiere fertilizar, ya que todos los demás abonos se elaboran y se transportan desde otros lugares, y llegan a la tierra ya maduros.

El abono verde es el más natural de los abonos ―junto con los excrementos frescos de animales― pues no requiere ningún proceso de transformación o maduración.


Por qué abonan si son plantas...

➽ El trébol blanco es una leguminosa empleada como abono verde.

Los vegetales ―al igual que el resto de seres vivos― se componen de materia orgánica, agua y minerales. Las plantas obtienen los dos últimos del suelo, mientras que la materia orgánica la sintetizan ellas mismas a partir de dióxido de carbono del aire y de la luz solar.

Toda materia orgánica es susceptible de ser un abono cuando se descompone, como ocurre en el compost o el estiércol.

Pues bien, el abono verde no deja de ser materia orgánica que se incorpora al suelo fresca, para que se descomponga en la tierra.

Pero no solo eso, algunas plantas empleadas como abono verde, son capaces de aumentar la fertilidad del suelo mientras están vivas, como ocurre con las leguminosas, que gracias a los nódulos de sus raíces son capaces de tomar nitrógeno de la atmósfera e incorporarlo al suelo.


Todas las plantas pueden ser abono verde

Si se observa un trozo de tierra abandona durante unos meses, se puede ver que está lleno de vegetación espontánea; plantas que nacieron sin ayuda en el lugar.

Pues bien, si se cava el suelo y se entierran esas plantas bajo tierra, estarán abonando ese suelo y, por tanto, pueden considerarse un abono verde.

Ahora bien, hay especies que se usan de forma preferente como abono verde, y eso es porque son capaces de ofrecer mejores resultados que las hierbas adventicias. Es decir, utilizar esas y no otras hará que la fertilidad sea mejor cuando se incorporen al suelo.

Esas especies son las pertenecientes al grupo de las leguminosas, de las crucíferas y de las gramíneas, aunque como se ha dicho, cualquiera puede sembrar lechugas ―u otras plantas― como abono verde.


TIPOS DE ABONO VERDE

En este otro artículo encontrarás los abonos verdes más utilizados por su alto rendimiento.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.