FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cuando hacer esquejes


Descubre cuándo hacer los esquejes en función de algunas condiciones que se deben controlar y del tipo de esqueje que se vaya a practicar, ya que no todos pueden hacerse en la misma época si se desea que tengan éxito.


Los esquejes se pueden realizar a lo largo de buena parte del año, si bien es cierto que en unas épocas logran enraizar con más facilidad que en otras. Esto es debido fundamentalmente a la temperatura, que a su vez es el principal condicionante de la actividad de las plantas. Y es que los esquejes han de estar activos para que se puedan diferenciar y emitir las raíces.


Temperatura

Se sabe que la temperatura óptima para que el enraizamiento ocurra lo más pronto posible, se encuentra entre los 20 y los 25°C, aproximadamente. Aunque sea de 19 o de 26 el esqueje enraizará igualmente pero podría tardar un poco más, especialmente si la temperatura está bastante por debajo de los 20 grados.

En plantas propias de climas con una estación fría, el enraizamiento de los esquejes se favorece si, antes de plantarlos, se almacenan durante algunas semanas a bajas temperaturas (5 - 8°C). Al pasarlos a temperaturas más altas, los esquejes recibirán la señal de que ya pasó la época fría y producirán hormonas de crecimiento que favorecen la emisión de raíces.

En los árboles y arbustos caducifolios —que pierden la hoja en invierno— suele producirse este cambio hormonal a la salida del reposo, ya en primavera, cuando la planta comienza a desarrollar nuevas hojas, tallos y raíces. Si realizamos el esqueje coincidiendo con este cambio hormonal, enraizará con mayor facilidad —salvo excepciones y realizando bien todo el proceso de esquejado—.


Según el tipo de esqueje

Los esquejes se suelen clasificar en función del estado de lignificación de las partes puestas a esquejar y pueden ser herbáceos, semileñosos o leñosos.


Esquejes herbáceos

Son aquellos que se realizan en plantas de tipo herbáceo, como el geranio y otras flores, pero también los esquejes de brotes tiernos de plantas no herbáceas, como por ejemplo árboles y arbustos.

Este tipo de esquejes se suelen realizar en primavera o a finales del verano y principios del otoño. Descartamos el invierno, puesto que a menos que la planta sea de interior, no tendrá actividad. En verano se pueden realizar, pero debemos tener especial cuidado con la deshidratación, que es mucho más intensa con las altas temperaturas y los días secos y soleados.


Esquejes semileñosos

En este tipo de esquejes se emplean ramas crecidas en el mismo año y que están en proceso de lignificación pero que aún se conservan relativamente tiernas. Obviamente, este tipo de esquejes se realizan cuando las ramas han alcanzado ese estado "semiduro", y esto ocurre una vez que el crecimiento se ralentiza, coincidiendo con el final del verano.


Esquejes leñosos

Como su nombre indica, son esquejes para los que se cortan ramas lignificadas, normalmente crecidas en el año anterior. Este tipo de esqueje se emplea sobre todo en árboles y arbustos caducifolios y suele realizarse a finales del invierno, una vez que las yemas han superado el estado de latencia o están a punto de salir de él.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.