FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Densidad de siembra de la zanahoria

Descubre cómo la distancia entre plantas es un factor decisivo para conseguir zanahorias de buena calidad, tamaño y homogeneidad y qué densidad utilizar


Búsqueda personalizada

Muchas hortalizas, nos darán buenas cosechas aunque no respetemos a rajatabla el marco de plantación recomendado para cada variedad.

No es el caso de la zanahoria. Si la densidad de plantas es demasiado elevada —sobre todo al inicio del cultivo— aunque más tarde se ralee para bajarla, ya será tarde, la cosecha será regular o mala . Tendremos zanahorias, pero de tamaño más reducido, menos dulces y muy poco homogéneas, es decir, tendremos en el mismo lugar zanahorias de todos los tamaños. Las que se han impuesto as sus vecinas con prontitud serán mas grandes y, en cambio, las que se quedaron más rezagadas en su crecimiento serán minúsculas.



Un ejemplo práctico...

En nuestro huerto, sembramos las judías y guisantes a chorrillo, por que así cada planta germina separada de su vecina y, en caso de querer ralear algunas, podemos arrancarlas sin perjudicar a la adyacente. Generalmente no germinan todas las semillas, por lo que la densidad de siembra no se traslada a la densidad de plantas sino que está última suele ser menor. Últimamente, estamos suprimiendo el raleo en judías y guisantes y la producción no se ha visto afectada, al contrario, ha aumentado ligeramente debido a que hay más plantas por unidad de superficie.

¿Por qué aumentar la densidad no ha afectado a la producción? Por que tanto la judía como el guisante son plantas que no requieren demasiados nutrientes para desarrollarse bien. En cuanto a las necesidades de luz, si son de enrame y trepan por palos, red, etc. tiene mucho espacio vertical para desplegar sus hojas y captar los rayos solares. Si son de mata baja, las hojas suelen aprovechar muy bien todos los espacios entre plantas y entre ramas.

Sin embargo, con la zanahoria nos ocurrió lo opuesto. Obteníamos cosechas regulares hasta que nos tomamos en serio la densidad de siembra. Realizamos raleos intensos, en dos pasadas, al inicio del cultivo —aprovechando para retirar toda mala hierba que encontrábamos— y la cosecha mejoró muchísmo. Pasamos de obtener zanahorias de tamaño medio —12 a 15 cm— a cosechar zanahorias de más de 25 cm y, la mayor parte, de un tamaño muy similar.



Recomendaciones


- Si se pretende conseguir zanahorias muy grandes y todas muy similares en tamaño; sembrar en líneas separadas al menos 30 cm .

- Cuando las plantas tengan 3 cm de altura realizamos el primer raleo, dejando una planta cada 3 cm. Dos o tres semanas después, realizamos el segundo raleo, bajando la densidad a una planta cada 8 o 10 cm.

- Por tanto, con estas distancias, tendremos una densidad de 42 zanahorias por m2, si las sembramos en líneas, como recomendamos. Si lo hacemos a voleo en toda la superficie disponible, tendremos una densidad de 150 zanahorias por m2.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.