INICIO FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES COMUNIDAD DEL HUERTO PARTICIPA
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Cómo se siembra la zanahoria

Descubre aquí, paso a paso, todo lo que necesitas saber para sembrar con éxito tus zanahorias, tanto si lo haces en un huerto como en una maceta



La siembra de la zanahoria es uno de los procesos más delicados y costosos de este cultivo. El éxito de la siembra es el mejor de los comienzos en el cultivo de esta hortaliza.

El cultivo de la zanahoria se inicia mediante siembra directa de semillas, que son de muy pequeño tamaño y que tardan entre 10 y 15 días en germinar, aún cuando las condiciones son favorables.

El terreno debe estar bien trabajado, sin piedras ni terrones, y con una textura mullida y suelta —similar al café molido—. Si es necesario, tamizaremos la tierra y añadiremos arena o turba para aligerarla. Ha de estar húmedo , por debajo de la superficie, para asegurar un suministro constante de agua en la germinación. Una tierra inadecuada o mal preparada dará lugar a un cultivo de mala calidad.



Te recomendamos leer Dónde se cultiva la zanahoria , si no lo has hecho con anterioridad, ya que allí te contamos qué suelo le viene bien a esta hortaliza.



Las semillas se pueden sembrar a voleo o en líneas separadas 30 cm. Algunos estudios demostraron que la siembra en líneas —respetando las distancias— da lugar a zanahorias de más calidad y uniformidad.



En este artículo sobre la densidad de siembra de la zanahoria encontrás más información al respecto.



Se pueden mezclar las semillas con arena o turba bien desmenuzada para facilitar la siembra, aunque no es estrictamente necesario.

Es muy importante no enterrar las semillas en exceso. Se extenderán sobre la tierra y, a continuación, se pasará un rastrillo muy someramente o, mejor aún, se extenderá una fina capa de tierra (0.5 a 1 cm), compost, turba o fibra de coco sobre las semillas. Aquí es donde suelen fallar muchos hortelanos principiantes.

A continuación regaremos abundantemente —con una regadera de lluvia fina— para asentar la tierra y mejorar el contacto de las semillas con ésta. Debemos tener cuidado de no acumular mucha agua para que las semillas no sean arrastradas. Es preferible repetir los riegos dejando que la tierra absorba el agua.

Si hace mucho sol , lo siguiente será instalar una malla de sombreado sobre la zona, para evitar que la tierra se seque con mucha facilidad. Hasta que las plantas tengan unos 5 cm el suelo ha de mantenerse húmedo en superficie.

La temperatura mínima del suelo para que la germinación tenga lugar es de 5°C. Si preveemos que no se pueda alcanzar podemos cubir el suelo con una malla o una capa de turba negra que absorba más calor del sol. También ayudará disponer un plástico, a modo de invernadero, sobre la zona sembrada.

Una vez comiencen a germinar las zanahorias retiraremos la malla de sombreado, si es el caso.

Búsqueda personalizada


Cultivo de la zanahoria paso a paso


Síguenos





Suscríbete

Recibirás en tu email todas las novedades de MundoHuerto