FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo cosechar las zanahorias


Cosecha las zanahorias como te explicamos en este artículo y nunca más se te romperán a la vez que podrás disponer durante más tiempo de zanahorias frescas.


Aunque es un tema bastante sencillo de abordar, quizás el horticultor novato que se enfrente por primera vez al cultivo de la zanahoria, dude a la hora de cosecharlas. ¿Cuándo estarán listas? ¿Las arranco o tengo que cavar para sacarlas? ¿Es mejor cosecharlas todas o dejarlas en la tierra?


El estado de la tierra

Para empezar, debemos tratar este importante aspecto en el cultivo de la zanahoria. Como ya explicamos en el artículo sobre la siembra de la zanahoria, para que las zanahorias crezcan bien, el terreno deberá estar suelto y mullido. La compactación, el suelo duro o pedregoso son los grandes enemigos de este cultivo.

Además, el suelo deberá estar húmedo, ya que de lo contrario podría impedir la extracción manual, especialmente si las zanahorias son de buen tamaño.

Teniendo en cuenta lo anterior, debería resultarnos muy sencillo cosechar las zanahorias sin la ayuda de herramientas.


El estado del cultivo

Obviamente, habrá cosas que no podemos hacer si pretendemos que el cultivo permanezca en la tierra y podamos ir extrayendo las zanahorias según nuestras necesidades. No podremos utilizar herramientas para remover la tierra, como mucho con un palo o plantador podemos intentar ahuecar la tierra alrededor de la zanahoria que queremos extraer, si es que no sale fácilmente.

En cambio, si el cultivo está próximo a su etapa final y deseamos cosechar todas las zanahorias, nos será más rápido ayudarnos de una horca de cavar o una pala de jardín —u otra herramienta similar— para, haciendo palanca, liberar las zanahorias sin riesgo de romperlas.


Foto 1. Así quedarán las zanahorias una vez cosechadas y lavadas (Foto real de nuestro huerto)

Cómo cosecharlas

En un terreno o sustrato suelto y húmedo, la cosecha de la zanahoria es tan sencilla como:

Elegir la zanahoria o zanahorias que deseemos cosechar.

Si están completamente enterradas podemos fijarnos en el grosor de las hojas cerca de la base. Aunque no es muy fiable, la zanahoria de base gruesa suele ser de buen tamaño.

Aún así, no está de más escarbar un poco con el dedo alrededor para poder ver bien la parte alta de la zanahoria. Esto sí nos dará una buena información sobre el tamaño de la zanahoria puesto que la estamos viendo directamente —aunque a veces nos dan una sorpresa y resulta que son gruesas pero poco largas—.

Tomar la base de las hojas en la mano y tirar poco a poco hacia arriba, incrementando la fuerza sin llegar a romper las hojas.

Si vemos que hay movimiento —la zanahoria sale— podemos continuar. Si se resiste, daremos unas sacudidas hacia los lados para mover un poco la tierra y hacer sitio. Volvemos a tirar, si hace falta sacudiendo al mismo tiempo, y comprobamos que sale.

En caso de que continúe sin salir de la tierra, deberemos buscar un palo, varilla o similar e introducirla cerca de la zanahoria —sin llegar a tocarla—. Trataremos de soltar la tierra alrededor hasta que logremos sacarla.

Por último, deberemos tapar el agujero que queda al cosechar la zanahoria.

Esto es importante para evitar que el aire deseque las zanahorias vecinas y, de paso, para dificultar la entrada de plagas como la mosca de la zanahoria, que lo tendría muy fácil si queda la raíz descubierta.

Dar un riego tras la cosecha también es una buena idea, de esta forma se asienta la tierra que movimos y si aflojamos alguna zanahoria que no debíamos, volverá a tomar buen contacto con la tierra.


En este artículo sobre el tiempo de cosecha de la zanahoria tienes más información al respecto.

Siguiente Cómo cultiva zanahorias en casa


Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.