FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo cultivar tomillo


Aquí encontrarás una serie de artículos sobre el cultivo del tomillo, desde la siembra o plantación, pasando por los cuidados que debes darle para que crezca sano y puedas cosecharlo cada vez que quieras o incluso reproducirlo para obtener más plantas.


El tomillo es una planta aromática perenne, de pequeño porte que pertenece a la familia de las Lamiáceas ―al igual que la menta, salvia, romero, orégano, etc―, y que cuenta con numerosas especies, ya que es muy dado a la hibridación.

Existen alrededor de 300 especies de tomillo, y algunas de ellas se vienen utilizando desde antiguo como plantas medicinales para combatir enfermedades respiratorias e incluso heridas graves.

Entre las más difundidas en España se encuentran Thymus vulgaris, Thymus zygis, Thymus hyemalis, Thymus mastichina, Thymus citriodorus, Thymus corydothymus, Thymus communis y algunas más.

Se caracteriza por formar pequeñas matas de no más de 40 cm de altura, con tallos leñosos en la base y herbáceos en la parte alta.

Sus flores pueden ser de color blanco, rosado o violáceo, de pequeño tamaño y agrupadas en los extremos de los tallos.

El tomillo es originario de la zona mediterránea, pero algunas especies se pueden encontrar en los Alpes suizos e incluso Rusia.

Se trata de una planta muy rústica, que resiste la sequía y las heladas, por lo que puede vivir en climas templados y cálidos.


Por qué cultivar tomillo

Si has llegado a hasta este artículo seguramente ya estés convencido de que quieres cultivar tomillo, pero si aún lo estás valorando tienes que tener en cuenta todas estas razones.


Es una planta que requiere muy pocos cuidados.

Se puede utilizar como condimento o hierba medicinal.

Es una planta melífera que contribuye a atraer polinizadores al huerto o jardín.

Puede ocupar rincones improductivos como rocallas u otras zonas del jardín con suelo escaso y pobre.



Tomillo silvestre

A excepción de algunas variedades obtenidas por un proceso de selección artificial, todos los demás tomillos pertenecen a especies silvestres.

Una de las especies de tomillo más comunes en Europa es Thymus vulgaris, pero como decimos, casi cualquier especie ―a excepción de las variedades seleccionadas― se pueden encontrar creciendo libremente en la naturaleza.

Recuerda que no se deben arrancar plantas silvestres ya que suele estar prohibido por las leyes de protección de la naturaleza.


Cómo sembrar o plantar tomillo

Debe sembrarse o plantarse a pleno sol y en un suelo que tenga un buen drenaje, a fin que de no se produzcan los temidos encharcamientos que esta planta no tolera.

No hay que preocuparse por el abonado porque prefiere suelos pobres o poco fertilizados.


A partir de semilla

Esta es una de las formas más habituales de comenzar un cultivo de tomillo, ya que sus semillas germinan con mucha facilidad.

Puedes comprar sobres de semillas en cualquier establecimiento de jardinería, o bien estas ecológicas que te llegarán sin gastos de envío a tu casa.

Una vez que tengas las semillas, siémbralas en primavera u otoño en un sustrato específico para semilleros o en una mezcla de fibra de coco, arena y tierra del jardín a partes iguales.

Es aconsejable que calientes la tierra del jardín en el microondas durante algunos minutos para matar patógenos y semillas de hierbas indeseables que te pueden confundir a la hora de identificar las jóvenes plantas de tomillo.

Como se trata de semillas de pequeño tamaño, basta con que las deposites sobre el sustrato y dejes caer encima un poco más del mismo bien esparcido.

A continuación riega con un pulverizador o colocando un trapo encima del sustrato para evitar que el chorro de la regadera desentierre las semillas.

Pon el semillero en un lugar luminoso y cálido, y mantén el sustrato ligeramente húmedo. No tardarán mucho en asomar las primeras plantas de tomillo.

Cuando las plantas tengan unos 15 cm de altura ya las puedes trasplantar al lugar definitivo, ya sea en una zona del jardín o a una maceta. No te preocupes si tienen poca raíz porque esta planta prende con mucha facilidad.


A partir de planta

Si no quieres esperar, puedes comprar en cualquier centro de jardinería las plantas de tomillo en pequeñas macetas, y trasplantarlas al exterior ―o a una maceta definitiva― en cuanto llegues a casa.

Hazlo mejor por la tarde para evitar el cambio brusco de temperatura. Si no hace calor (sol) puedes intentarlo en cualquier momento del día.

Evita trasplantar al exterior si van a producirse heladas fuertes.


A partir de esquejes

Esta es la manera más económica de hacerte con una planta de tomillo, ya que solo necesitas que alguien te facilite un tallo de otra planta.


ESQUEJES DE ROMERO

Puedes esquejar el tomillo siguiendo estos mismos pasos explicados para el romero.


Una vez que tu primera planta de tomillo esté establecida, puedes repetir el proceso para obtener tantas como quieras.


En maceta

El tomillo se adapta muy bien al cultivo en maceta, ya que necesita poco riego y no requiere suelos muy fértiles, sino más bien pobres.

Ponle un sustrato que drene muy bien el agua, colócalo en un lugar soleado, riégalo lo justo para que siempre tenga algo de humedad y prácticamente no necesitará nada más.


CUIDADOS DEL TOMILLO

Mira también cómo mantenerlo sano y vigoroso evitando algunas situaciones que pueden matarlo.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.