INICIO FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES COMUNIDAD DEL HUERTO PARTICIPA
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Cómo se reproduce el tomate

Descubre cómo se reproducen los tomates y qué métodos puedes utilizar para conseguir tus propias plantas sin necesidad de comprarlas



Al igual que ocurre en muchas otras plantas, en el tomate se pueden dar dos tipos principales de reproducción: la sexual y la asexual.


Reproducción sexual



El tomate pertenece al grupo botánico de las angiospermas —o plantas con flores— y sus órganos reproductivos, tanto masculinos como femeninos, se encuentran formando parte de las flores de éste, con pétalos de un característico color amarillo, generalmente.

A continuación mostramos un corte en que se observa la estructura de una flor de tomate y al lado el corte de un fruto repleto de semillas.

Diagrama 2. Anatomía de la flor del tomate.

La flor del tomate es bisexual o perfecta, por contener tanto los órganos masculinos como femeninos.

Los estambres de la flor del tomate se encuentran fusionados formando un tubo que se abre hacia el estilo. En el extremo de los estambres se localiza el polen (gameto masculino) que se desprende de las anteras como consecuencia de vibraciones producidas por el aleteo de una abeja u otro insecto que se pose en la flor; también por acción del viento o incluso cuando el horticultor toca las plantas con su cuerpo mientras realiza el mantenimiento del cultivo.

Cuando el polen liberado de las anteras —de la misma o de otra flor— entra a través del estilo tiene lugar la polinización y al llegar al ovario, se produce la fecundación de los óvulos y tanto el fruto como las semillas que éste contiene comienzan a desarrollarse.

Diagrama 1. Ciclo de vida del tomate. Imagen adaptada.

La reproducción sexual conlleva una cierta variabilidad genética y, por tanto, las plantas hijas —las que nacerán de las semillas— son todas diferentes a la planta madre —y padre, si el polen procedía de otra planta—. Además, las plantas "hijas" también serán diferentes entre ellas por lo que éste es un buen método para lograr —mediante selección— nuevas variedades más resistentes a plagas y enfermedades, mejor adaptadas a las condiciones de un lugar en concreto o con mejor sabor, durabilidad, etc.


Sabías que...

Puede ocurrir que ante la ausencia de insectos polinizadores y de viento, o un exceso de humedad ambiental, el polen no se libera de los estambres y por tanto no puede producirse la polinización-fecundación y los frutos, los tomates, no se desarrollan. Las flores se marchitan y la tomatera no produce tomates. Para salvar este inconveniente, basta con sacudir enérgicamente las tomateras o dar unos golpecitos en el tutor para que el polen se desprenda y pueda realizar su función.


Reproducción asexual



Además de la reproducción sexual, a través de las flores, los frutos y las semillas, las tomateras también puede multiplicarse de forma asexual, de manera que de una planta se obtienen otras plantas "hijas" que en realidad son clones de la primera.

Es posible obtener clones a partir del esquejado de los brotes axilares —chupones— que se suelen podar en las variedades de crecimiento indeterminado.

Además, al pié de las tomateras suelen aparecer brotes que proceden de una yema que se desarrolló en la parte del tallo que se encontraba bajo tierra. En este caso, si el brote ha tenido el tiempo suficiente, habrá emitido raíces y cuando lo arranquemos, será una nueva planta que trasladada a una maceta o a otra zona del huerto prenderá fácilmente.

El injerto, también es posible en las tomateras para lo cuál son necesarias al menos dos plantas. Una de ellas será el patrón —la que conservará las raíces y cuyo fruto no suele ser interesante— y la otra el injerto —un fragmento de la planta o variedad que sí interesa reproducir—.

Búsqueda personalizada


Cómo cultivar tomate


Síguenos





Suscríbete

Recibirás en tu email todas las novedades de MundoHuerto