FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Dónde se cultiva el banano o plátano


Descubre aquí que climas son los más adecuados para cultivar el plátano o banano y qué rango de temperaturas, precipitaciones, vientos, suelos, etc. son los más favorables para el desarrollo de la platanera.


El plátano o banano es una fruta de climas tropicales que no se desarrolla bien en climas más fríos ni tampoco demasiado cálidos, aunque si puede cultivarse en regiones subtropicales, ya sea al aire libre o bajo invernadero, en este último caso si las temperaturas son frías para el plátano.

Pero veamos, a continuación, qué condiciones concretas necesita el plátano para desarrollarse adecuadamente.


Temperatura

Es el factor más importante para el desarrollo de la platanera. Para que el cultivo del plátano tenga éxito, las temperaturas han de ser bastante cálidas y constantes. Entre 18 y 30°C se puede considerar que la platanera encuentra una buena temperatura para crecer, aunque no hay consenso entre las distintas publicaciones técnicas, la mayoría ofrecen datos que caen dentro de este intervalo.

El óptimo de temperatura se encontraría en los 28°C.

Por debajo de 11°C o por encima de 38°C la platanera detiene su desarrollo, por lo que estos son los límites inferior y superior para el cultivo.

A los 5°C las hojas mueren si la duración del frío es prolongada y a los 0°C la planta pierde completamente la parte aérea, aunque sobreviven las yemas subterráneas del rizoma.


Viento

Las plataneras son muy sensibles a los vientos, incluso a velocidades considerablemente bajas ya ocasionan daños en las plantas. A partir de 20 - 30 km/h de velocidad se producen daños en las hojas con la consiguiente pérdida de superficie foliar.

Algunas variedades adaptadas al cultivo en zonas subtropicales, son sensiblemente más resistentes al viento soportando velocidades de hasta 40 km/h.

Por tanto, en muchas zonas costeras y montañosas, con vientos frecuentes y ocasionalmente fuertes, el cultivo del plátano solo puede prosperar si se protegen las plantas del viento, ya sea con un invernadero, techo plástico o cortavientos, para el caso de un pequeño huerto o jardín.


Altitud

El plátano se puede cultivar desde el nivel del mar hasta 1500 - 1700 metros de altitud sobre éste, aunque las principales plantaciones comerciales se sitúan por debajo de los 500 msnm e inferior a 300 msnm para el caso del plátano de Canarias.

Se considera que por cada 100 metros que se asciende en altitud, el ciclo vegetativo de la platanera se retrasa 1 mes.


Precipitaciones

Es el segundo factor en importancia para el éxito del cultivo del plátano, ya que la planta necesita grandes cantidades de agua y bien distribuidas durante todo el año.

Las precipitaciones anuales necesarias para la platanera oscilan entre los 1200 y los 2500 mm, bien distribuidos, con unos 100 a 200 mm por mes.

En suelos arenosos —que retienen poca agua— las precipitaciones han de ser más abundantes que en los suelos francos y franco-arcillosos.


Luminosidad

Aunque no es muy importante, a medida que ésta es más baja el crecimiento se ralentiza, alargando el ciclo vegetativo de la planta.

Algunos estudios sugieren que la platanera necesita al menos 1500 horas de luz al año para ofrecer una cosecha aceptable.


Suelo

El plátano acepta suelos desde arenosos a arcillosos, si bien en los primeros las necesidades de agua serán mayores y el los segundos, el drenaje deficiente puede ser un problema.

Prefiere suelos profundos —entre 80 y 120 cm—, ricos en materia orgánica —superior al 2.5%— y con elevado contenido en potasio y magnesio.

El rango de pH estaría entre 5.5 y 7.5, es decir suelos desde ligeramente ácidos a neutros.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.