FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES PARTICIPA
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Cuándo sembrar pimientos

Con esta valiosa información sabrás, con un ejemplo práctico, cuándo sembrar los pimientos teniendo en cuenta el tiempo que necesitan para crecer en el semillero y cuándo se podrán trasplantar para evitar el riesgo de heladas.



Búsqueda personalizada



El pimiento, también llamado ají o chile, es una de las hortalizas cuyo ciclo de cultivo es más largo, pudiendo durar casi un año desde la siembra hasta que la planta muere a causa del frío. En realidad, podría seguir viviendo —si las condiciones le fueran favorables—, puesto que el pimiento es una planta de naturaleza perenne que puede vivir por más de dos años.

Hecha esta breve introducción, ya hemos visto que el pimiento se desarrolla lentamente, sobre todo el climas cuyas temperaturas no le son muy favorables hasta bien entrado el verano. Esto es muy importante para planificar adecuadamente cuándo sembrar el pimiento, puesto que si lo hacemos demasiado pronto —y no tenemos un lugar con temperaturas cálidas para que pueda crecer— quizás perezca debido al frío o se desarrolle muy lentamente, mientras que si sembramos muy tarde, entrará en producción al final del verano o principios del otoño, según la variedad que cultivemos.

La mayoría de las variedades de pimiento suelen tardan unos 5 o 6 meses en producir sus frutos, contando a partir del momento de la siembra en el semillero. Podríamos pensar que si adelantamos la siembra, los pimientos darán antes sus frutos, pero esto no es exactamente así, puesto que si no disponemos de un invernadero, no sirve de nada sembrar muy pronto, ya que las plantas no crecerán mientras la temperatura y la iluminación no sean suficientes.


Planificando la siembra

A la hora de planificar la siembra del pimiento, tendremos que tener en cuenta cuándo podremos trasplantarlos al exterior, es decir, en qué mes del año las temperaturas y la iluminación serán suficientemente altas como para que las plantas puedan desarrollarse a la intemperie. Normalmente se suele calcular aproximadamente cuándo ocurre la última helada de primavera y se planifica la siembra para unos 15 días o un mes más tarde de esa fecha.

La fecha aproximada de la última helada, la podemos obtener de las estadísticas climáticas o de forma práctica, preguntando a los agricultores de nuestra zona.

Por tanto, si planificamos bien la siembra, de forma que estemos en disposición de realizar el trasplante al terreno justo cuando condiciones climáticas comienzan a ser favorables, habremos adelantado todo lo posible la entrada en producción y habremos alargado al máximo la temporada de recolección —a menos que deseemos recolectarlos todos a la vez al final del cultivo—.

Generalmente, en los climas templados del hemisferio Norte, la siembra del pimiento en semillero protegido abarca desde enero hasta marzo o abril —tanto más pronto cuanto más suave sea el clima y más tarde si es más frío—.

Debemos tener en cuenta que deberán permanecer en el semillero al menos 50 días —frecuentemente 2 meses o un poco más si crecen bajo condiciones no óptimas, como suele ser lo habitual en los cultivos no profesionales—.

Vamos a ver un ejemplo práctico en el que aplicaremos la información que hemos visto hasta ahora.


Ejemplo práctico: Calcular la fecha de siembra

- Fecha de la última helada: 15 de marzo.

- Semillero mantenido en interior —o invernadero— sin calefacción: temperatura por debajo del óptimo (20 - 23 °C)

- El cultivo se desarrollará al aire libre.

Pues bien, con estos datos calcularemos primeramente la fecha de trasplante al exterior, momento a partir del cuál no deben producirse heladas.

Si no queremos correr riesgos —o si desconfiamos de que pueda producirse una helada tardía que no esperábamos— podemos fijar la fecha del trasplante 30 días después de la fecha aproximada de la última helada.

Entonces tenemos que:

Fecha del trasplante: 15 marzo + 30 días = 14 de abril

Ya sabemos cuándo trasplantaremos los pimientos al huerto —el 14 de abril—, ahora vamos a ver cuándo tendremos que realizar la siembra para que tengan tiempo de crecer lo suficiente y fortalecerse antes de esa fecha.

Como vimos, las plantas de pimiento necesitarán al menos 60 días —a contar desde el momento de la siembra— para desarrollarse lo suficiente como para poder se llevadas al exterior. Incluso puede ser más tiempo si el semillero se mantiene a temperaturas muy bajas, pero suponemos que estará solamente unos grados por debajo del óptimo.

Entonces, para saber cuándo sembrar los pimientos, restaremos 60 días a la fecha de trasplante:

14 de abril - 60 días = 13 de febrero.

Tenemos entonces que la fecha de siembra será el 13 de febrero.

Tanto la fecha de siembra como la de trasplante podemos ajustarla a nuestra agenda o a las fases lunares, si así lo deseamos. Por tanto, si el 13 de febrero no es posible realizar la siembra —por ejemplo por que coincide en mitad de la semana—, podemos retrasarla hasta el fin de semana o hasta siguiente fase lunar que sea de nuestro interés. Eso sí, todo lo que retrasemos la siembra, tendremos también que retrasar el trasplante, llegado el momento.


Consejos

- Utilizar semilla viable y sana, que sea capaz de germinar con garantías.

- Emplear sustrato para semilleros o realizar una mezcla que contenga nutrientes, un material esponjoso y otro que retenga mucha agua, pero todos deben permitir un buen drenaje y estar libres de microorganismos patógenos.

- Tras la siembra, mantener el semillero en un lugar cálido (25°C) durante 2 días y después llevarlo a un invernadero, una galería, el alféizar de una ventana, etc. donde reciba abundante luz y la temperatura sea agradable.

- Una vez trasplantados al exterior, podemos proteger las plantas del frío con botellas PET.