FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cosecha del perejil

Descubre cómo y cuándo cosechar el perejil para que pueda continuar creciendo y para que sus propiedades, sabor y aroma sean lo más intensos posible, pero además te contaremos con qué frecuencia se puede cortar y qué cuidados debemos proporcionarle tras la cosecha


Búsqueda personalizada

Al igual que aquellas otras hierbas aromáticas cuya parte consumida son las hojas, el perejil se puede cosechar en cualquier momento del ciclo de cultivo, aunque no es indiferente ni el momento elegido, ni cómo se realice.

Si te quedas con nosotros, en este artículo te contaremos cuándo es mejor cosecharlo para que su sabor y propiedades sean óptimas.


Tiempo de cosecha

Como adelantamos al principio de este artículo, el perejil se puede recolectar en cualquier momento, una vez que comienza a desarrollar el follaje. No obstante, esto no es ni práctico ni recomendable, puesto que solo lograremos entorpecer el desarrollo de la planta y que necesite más tiempo para alcanzar un tamaño adecuado para la cosecha.

Si pretendemos cortar toda la planta —por ejemplo para deshidratarlo— esperaremos a que alcance unos 30 cm de altura, lo que tardará más o menos en producirse dependiendo de si el cultivo se realiza durante las estaciones más cálidas del año o durante las más frías.

➟ En este artículo te contamos cuándo sembrar en perejil. ¿Lo estás sembrando a su momento?

En el primer caso, el perejil necesitará unos 3 meses para alcanzar ese tamaño, mientras que si se cultiva cuando las temperaturas son más favorables, necesitará solo 2 meses.


Mejor momento para cosechar

En días calurosos, cosechar el perejil por la mañana, antes de que el calor caliente la planta.

En días frescos —o si el cultivo se encuentra al abrigo del calor— se puede cosechar en cualquier momento del día.

No cosechar con temperaturas muy bajas, ya que se pueden producir quemaduras por frío en los cortes y debilitarse la planta.


Tipos de recolección

El perejil se puede cosechar de dos formas fundamentales: cortar toda la planta de una sola vez o cosechar algunas ramas a medida que lo necesitamos.

En las plantaciones comerciales, el perejil se corta a ras de suelo, dejando que vuelva a brotar.

En cambio, lo habitual en los cultivos para consumo propio, es que se vaya cosechando a medida que lo necesitamos. Esto suele ser siempre así, a menos que queramos secarlo para guardar en botes y utilizarlo como producto seco.


Frecuencia de corte

Si cortamos toda la planta a ras de suelo, tendremos que esperar un tiempo hasta que vuelva a regenerarse. Generalmente, durante una temporada de cultivo, se puede cortar completamente entre 4 y 6 veces, según el momento del año.

Sin embargo, si lo tenemos en nuestro huerto para ir tomando una hoja cada vez que nos haga falta, el corte es casi diario, según lo utilicemos más o menos en la cocina.

Al perejil le favorece mucho que lo cortemos, o le vayamos quitando hojas, para que tenga que estar continuamente regenerándolas y se mantenga vigoroso.

Cuando el perejil se acerque a la floración —lo notaremos por que emite tallos florales— dejaremos de recolectarlo, sobre todo una vez que ya tiene flores y semillas, puesto que los nutrientes de la planta se habrán movilizado hacia estas, perdiendo las hojas tanto sus propiedades como parte de su sabor y aroma.


Cuidados post-cosecha

Cada vez que recolectemos el perejil, especialmente si cortamos completamente la planta, debemos regarlo con más frecuencia los días posteriores a la cosecha y, si fuera necesario, añadir nutrientes cada cierto tiempo al suelo en forma de purines —como el purín de ortiga— u otros abonos orgánicos, para evitar que la planta los agote.

➟ Aquí tienes más información acerca de los cuidados del perejil. ¿Los conoces? Échales un ojo.


Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.