FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo sembrar perejil

Descubre lo sencillo que es sembrar el perejil, tanto en maceta como en la tierra, teniendo en cuenta algunos aspectos importantes para tener éxito, especialmente si eres principiante en el cultivo de esta planta aromática tan utilizada en la cocina


Búsqueda personalizada

La siembra del perejil no tiene mucho misterio pero sí que debemos hacerla teniendo en cuenta los principios básicos de cualquier siembra.

Si no tenemos en cuenta aspectos importantes como el tempero de la tierra, la profundidad o el estado de las semillas, cosecharemos un fracaso y puede que hasta nos desanimemos si lo intentamos varias veces y obtenemos el mismo resultado.

Veamos qué debemos tener en cuenta a la sembrar el perejil.


Consideraciones previas

Antes de ponernos manos a la obra —o a la tierra— tenemos que asegurarnos de que tenemos claros los siguientes aspectos:

✦ Las semillas de perejil suelen germinar con dificultad. Si notamos muchos fallos es normal, ocurre siempre.

✦ Son semillas muy pequeñas por lo que deben enterrarse muy poco en la tierra.

✦ Como van a quedar muy superficiales, habrá que controlar que la tierra permanezca siempre húmeda, ya que donde primero se seca es en superficie, precisamente donde estarán germinando las semillas de perejil.


Lo siguiente que debemos hacer es preparar el terreno o bien la maceta, en caso de que vayamos a sembrar en un recipiente.


Tipo de siembra

El perejil se puede sembrar de forma directa o bien en semilleros y macetas.

En cuanto a la distribución espacial, se puede sembrar a voleo o en líneas, a chorrillo o a golpes distanciados unos 20 cm y dejando unas 4 plantas por golpe.

Se debe dejar unos 70 cm de separación entre líneas.


Nuestra recomendación

Si pretendemos disponer de perejil durante buena parte del año pero no queremos que nos ocupe el espacio que podríamos destinar a otros cultivos, es muy buena idea sembrarlo en las esquinas de la huerta, bordes de los bancales o pasillos y cualquier espacio que veamos desaprovechado.

Para ello, lo mejor es realizar un semillero y cuando las plantas tengan varias hojas trasplantarlas a los lugares elegidos. De lo contrario es muy probable que terminemos por no saber donde sembramos y donde no.

Debemos tener en cuenta la época de siembra para mejorar las posibilidades de éxito.



Si realizamos un semillero de perejil, debemos tener la precaución de situarlo en un lugar bien iluminado, de lo contrario cuando emerjan las plantas se ahilarán, los peciolos de las hojas crecerán mucho buscando más luz y tendremos plantas muy débiles que se caerán por su propio peso.


Cómo sembrarlo

Si queremos tener éxito y no desesperarnos es fundamental que sembremos semillas de perejil de calidad, si es posible certificadas, así tendremos la garantía de que están libres de enfermedades y son viables.

Las semillas que nos da un amigo o que recolectamos nosotros mismos son otra opción pero, sinceramente, esto mejor dejarlo para cuando se tenga experiencia en el cultivo. Como hemos dicho, es preferible empezar con unas semillas en las que confiemos, así si las cosas salen mal, sabremos que algo incorrecto habremos hecho.

Si todo lo que has leído hasta ahora te ha sonado a chino, te recomendamos comenzar tu cultivo de perejil con un kit de cultivo como este, que ya incluye todo y no tienes que preocuparte de nada.

Si te ves capaz de realizar la siembra tú mismo, sigamos!


Necesitarás estas cosas

✦ Semillas de perejil. Muy fáciles de conseguir por internet. Estas te irán genial.

✦ Un recipiente de al menos 15 cm de profundidad y del ancho que desees según la cantidad de plantas que quieras tener.

✦ Un sustrato como este. Ten en cuenta que te vas a comer el perejil así que no uses cualquier sustrato.


Para sembrarlo en la tierra solo necesitas las semillas, suponiendo que el suelo se encuentra en buenas condiciones.


Manos a la obra

Vamos a hacerlo muy sencillo. Tres pasos:


Llena el recipiente con el sustrato pero no del todo. Deja al menos 1 cm. Si ves que está muy seco riégalo.

Esparce las semillas de perejil sobre el sustrato.

Toma un puñado de sustrato, extiéndelo sobre las semillas en una fina capa y aprieta un poco con la mano, sin pasarte.



Listo! Ya has sembrado el perejil. Ahora solo tienes que controlar que no se seque el sustrato, pero tampoco debe permanecer encharcado. Solo húmedo.

En la tierra es el mismo proceso pero no tenemos que llenar ninguna maceta. Ponemos las semillas sobre la tierra y tapamos con una fina capa. Mantenemos húmedo hasta que germinen. Tan sencillo!


Y esto es todo. Podríamos complicarlo más, pero lo cierto es que no es necesario.

➟ Te recomendamos que leas también este artículo sobre la siembra de la zanahoria ya que es casi idéntica —son plantas de la misma familia y sus semillas muy parecidas.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.