FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cuidados de la patata

Sigue estos consejos a la hora realizar los cuidados básicos de tu cultivo de patatas y verás como los resultados se han notar cuando las recojas


Búsqueda personalizada

Control de hierbas adventicias

Las hierbas que crecen de forma espontánea junto a las patatas, suelen ser más eficaces que éstas compitiendo por los recursos y el espacio. Si no las controlamos, se impondrán rápidamente asfixiando a las patatas, que verán muy reducido su desarrollo y, por tanto, la calidad de la cosecha.

Según datos del INTA, las 6 semanas posteriores al nacimiento de las patatas, son el periodo más crítico para el control de la hierbas competidoras. Es decir, desde que las patatas brotan hasta que cumplen unas 6 semanas —o hasta que logran cubrir completamente el suelo—, es cuándo debemos hacer más esfuerzos para mantener controladas las adventicias. Esto es debido a que dichas hierbas tienen un crecimiento más rápido que las patatas y, por tanto, pueden llegar a taparlas rápidamente. Después de 6 semanas sin competencia, las patatas ya se habrán desarrollado lo suficiente como para cubrir el suelo e impedir que la competencia se imponga.


Métodos de control


✦ Control químico

Consiste en la aplicación de herbicidas antes de realizar la plantación y/o después. Es el método más utilizado en la producción comercial de patata ya que las grandes extensiones cultivadas exigirían mucha mano de obra para realizar escardas manuales.

Antes y después de plantar las patatas, se suele aplicar un herbicida en el suelo para evitar que las malas hierbas germinen.

Para un huerto familiar —y ya no digamos ecológico— este método está totalmente desaconsejado, tanto por el coste de los herbicidas como por el posible riesgo para la salud humana y, sobre todo, para la salud del suelo y del agua subterránea. Pero, sobre todo, por que es totalmente innecesario.


✦ Escarda manual

Sin duda éste es el método más antiguo y a la vez más avanzado para el control de las malas hierbas. Se trata de extraer, cortar o arrancar de raíz las hierbas adventicias, bien con la mano o ayudándose de una herramienta.

Además, si se realiza con una azada, escardador o cultivador, esta escarda contribuye a mullir el terreno, cosa que es muy ventajosa para el cultivo.

Decimos que es el método más avanzado por que no tiene desventajas. Puede ser muy efectivo, si se realiza correctamente, y además de acabar con las malas hierbas, se airea el suelo, se retiran piedras grandes que pudieran aparecer, se rompen los terrones, se hace ejercicio físico y se crea una conexión con el cultivo, que ayudará a detectar la aparición plagas y enfermedades, síntomas de sequía o carencia de nutrientes, etc.


✦ Acolchado

Junto con el método anterior, el acolchado con materiales orgánicos es muy recomendable, tanto para controlar la aparición de nuevas malas hierbas como para aportar materia orgánica al suelo, mantener la humedad y proteger de la compactación superficial, entre otras ventajas.

Consiste en esparcir una capa de paja, serrín, corteza triturada, heno, etc de varios centímetros —al menos 5— sobre el suelo, cubriendo toda la superficie de tierra desnuda, incluso alrededor de las patatas pero sin llegar a tocar el tallo con el acolchado.

Es muy recomendable acolchar cuanto antes, incluso antes de que las patatas emerjan del suelo. De esta forma, nos será mucho más fácil colocarlo, las malas hierbas estarán controladas desde el principio y el acolchado —si es paja o heno— tendrá tiempo de descomponerse antes de que llegue la fecha de recolectar las patatas. De lo contrario, podría entorpecer un poco la extracción de la cosecha, aunque también podríamos retirarlo antes de llevar a cabo la recolección.

Una ventaja adicional de esta práctica es que los tubérculos que crecen fuera de la tierra no se verán expuestos a la luz del sol —no se asolanan— ya que el acolchado los tapa.


Aporcado

Consiste en aportar tierra hacia el pie de la planta, formando un caballón, o montículo de tierra, que ayudará a tapar los tubérculos a medida que éstos van aumentando de tamaño bajo tierra. Si no se realiza esta labor, las patatas quedarán expuestas a la luz del sol y tornarán de color verde —se conoce como asolanado—. Los tubérculos afectados tienen que ser descartados ya que contienen solanina, un compuesto tóxico de sabor amargo.

Ha de realizarse antes de que las matas cierren el surco, es decir, antes de que el follaje se desarrolle demasiado y no permita pasar entre los surcos sin ocasionar daños en las plantas o en los tubérculos, al pasar la azada.

Es aconsejable aprovechar este trabajo para retirar las malas hierbas que se encuentren.

Si hemos realizado un acolchado previo, no será posible realizar el aporcado sin retirar éste. Por tanto, si plantamos las patatas en llano, no acolcharemos hasta realizar el aporcado. Si plantamos en camas elevadas o caballones, podemos acolchar desde el inicio del cultivo, ya que prácticamente no habrá que realizar aporque alguno.

Ahora acabas de repasar todos los cuidados de la patata, mira también lo que te contamos sobre el RIEGO ➤


Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.