INICIO FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES COMUNIDAD DEL HUERTO PARTICIPA
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Cómo sembrar papas brotadas

Si han brotado tus papas y quieres saber si puedes sembrarlas y cómo hacerlo, aquí tienes toda la información que necesitas para hacerlo correctamente



Justo después de la cosecha, las papas entran en un estado de latencia en el cuál permanecen sin actividad durante algunas semanas. Pasado ese periodo inicial, el brote apical —el situado en el extremo— comienza a desarrollarse pero los demás permanecen sin actividad. Una vez superado ese proceso de dominancia del brote apical, los demás también pueden brotar. Esto suele ocurrir transcurridos 2 o 3 meses desde el momento de la cosecha.

Cuanto más tiempo pasan las papas almacenadas, más brotes y tallos producen, pero éstos son débiles y poco adecuados para comenzar un nuevo cultivo. No obstante, como experimento casero pueden sembrarse perfectamente, ya que darán lugar a plantas de papa que quizás produzcan algunos tubérculos de poca calidad o un número reducido de ellos.

Para obtener una planta que produzca gran cantidad de papas de buen tamaño, debemos sembrar aquellos tubérculos que tengan varios brotes de unos 2 cm de longitud, de color verdoso y fuertes.

El color verdoso y el grosor del brote se dan en aquellas papas que han sido almacenadas en un lugar al que llega la luz. En total oscuridad, los brotes serán de color blanco, muy alargados y débiles.


Pasos para sembrar la papa brotada



Tenga los brotes como los tenga, podemos sembrar la papa pero debemos actuar de manera diferente según cada caso.


Brotes verdes, gruesos y cortos

Podemos sembrar los tubérculos directamente, ya sea enteros o cortándolos en dos o más fragmentos grandes con un cuchillo o navaja. Todos los fragmentos deben contener algún brote, de lo contrario no darán lugar a una nueva planta.


Necesitaremos...

- Una maceta o recipiente grande —con agujeros en el fondo— por cada tubérculo o fragmento de éste que vayamos a sembrar. Es decir, una por cada futura planta de papa necesitamos unos 12 litros de sustrato. Si la maceta es de mayor tamaño podemos sembrar varias papas en cada una siguiendo esta proporción.

- Sustrato ligero y bien abonado. Por ejemplo, 60 % de turba y 40% de humus de lombriz u otro abono orgánico, como compost o estiércol bien maduro.


Proceso

Llenamos la maceta con el sustrato previamente mezclado, dejando 3 o 4 cm sin llenar.

Hacemos un agujero amplio en el centro de unos 7 u 8 cm de profundidad y colocamos una papa —o un trozo— en el fondo, con los brotes hacia arriba.

Tapamos el agujero con más sustrato y regamos abundantemente para empapar bien la tierra.

Colocamos la maceta en un lugar cálido y soleado, regando cuando sea necesario para mantener el sustrato húmedo pero no en exceso.

En unos días, si todo va bien, los brotes de las papas llegaran a la superficie y comenzarán a crecer las primeras hojas de la nueva planta.


Si queremos sembrarlas en la tierra...

El proceso es el mismo pero en el suelo en lugar de en una maceta.

Es de vital importancia que el suelo esté bien suelto, de lo contrario la papa no crecerá bien y los nuevos tubérculos no se desarrollarán adecuadamente o saldrán a la superficie y el sol los tornará de color verde, echándolos a perder.

En este artículo explicamos en detalle el proceso de siembra en el terreno de un huerto o finca.


Brotes blancos, alargados y delgados

Procederemos siguiendo los pasos anteriores pero, previamente, cortaremos los brotes a una longitud de unos 3 o 4 cm, asegurándonos de que conservan algunas yemas laterales.

Búsqueda personalizada


Cómo se cultiva la papa


Síguenos





Suscríbete

Recibirás en tu email todas las novedades de MundoHuerto