FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cuidados del orégano


Aunque el orégano no precisa muchos cuidados, si es necesario saber qué condiciones le son favorables y cuáles no, y qué cosas podemos hacer para que crezca sano y convigor.


El orégano es una planta silvestre, y genéticamente lo seguirá siendo aunque la cultivemos, por lo que necesitará muy pocos cuidados para salir adelante.

Pero antes de nada, para saber cómo se debe cuidar una planta, y el orégano en particular, es necesario conocer cuáles son sus requerimientos o preferencias en cuanto a clima y suelo, entre otras cosas.

Como decimos, el orégano es una planta silvestre, y como tal, está adaptada a vivir sin ayuda ni cuidados de nadie, pero solo lo hace de forma natural en aquellas zonas que le son favorables, y quizás nuestro jardín no se encuentre entre ellas, porque sino el orégano saldría por todas partes sin necesidad de plantarlo.

En general, podemos decir que esta planta no es exigente ni en climas ni en suelos, pero no prospera en regiones muy frías ni en suelos con mal drenaje, encharcados o muy pesados (compactos, arcillosos)


No tolera climas muy fríos ni suelos encharcados, y los calcáreos tampoco le son favorables.


Concretando, hay que suministrarle un suelo suelto y aireado, ligeramente ácido o neutro y un clima templado o cálido.

Estas condiciones se deben respetar igualmente para el cultivo en maceta, aunque por lo general, los sustratos comerciales suelen cumplirlas.



Fertilización

El orégano no necesita suelos muy fértiles, pero sí responde bien al abonado, siempre que no sea en exceso.

Lo ideal es fertilizar el suelo antes de la plantación ―unos meses antes sería perfecto― con un abono orgánico bien maduro, o no abonar si la fertilidad del mismo es moderada o buena.

Como la parte cosechada de la planta son los extremos de los tallos, si el suelo contienen una cantidad suficiente de nitrógeno, la planta se recuperará más rápidamente tras la recolección.


Control de adventicias

Es necesario cuando el orégano se planta directamente en la tierra, ya que la vegetación espontánea suele crecer a su alrededor, robándole nutrientes, agua y luz, e incluso llegando a sepultarlo si no se interviene.

Lo ideal es hacerlo manualmente pasando un cincel o cultivador ―u otra herramienta pequeña para escardas― alrededor de la planta con cierta frecuencia: cada 15 días si hay humedad y calor (primavera-otoño), y una vez al mes cuando hace frío o tiempo seco (verano-invierno)

Justo antes de realizar la recolección, es conveniente que se elimine cualquier planta sin interés que crezca cerca o entre el orégano, a fin de que no vayan en la cosecha restos indeseados.


Acolchado

En zonas donde las "malas hierbas" nacen sin descanso, es conveniente realizar un mulching orgánico o inorgánico alrededor de la planta, que además de ahorrar agua resalta su belleza natural, siempre que se emplee el material adecuado (corteza de pino, piedras redondas, etc.)

Si el orégano se cultiva en maceta con un sustrato comercial, este cuidado no es necesario, puesto que es poco probable que crezcan otras plantas en el mismo.


Riego

Se trata de una planta que no precisa mucha agua, más bien al contrario. Es preferible que sufra un poco de sequía antes que de exceso de agua.

Con mantener el suelo ligeramente húmedo es más que suficiente, regando más a menudo tras la plantación y la recolección, momentos en los que la planta es más susceptible de marchitarse.

Una vez que está bien arraigada ―y si el suelo es profundo― aguanta largos periodos sin apenas riego, tanto más cuanto más madura sea la planta y menos árido sea el clima.

Ojo! Si el orégano crece en maceta sí que hay que prestar más atención al riego ―especialmente si el sustrato no es muy bueno o la maceta pequeña―, ya que puede quedarse sin agua y morir.


Para terminar este artículo sobre los cuidados que necesita el orégano, tienes que saber que cortar regularmente los extremos de los tallos ―ya sea para consumo o solo por mantenimiento― ayuda a renovar la planta y a que crezca de forma más densa.


CÓMO PLANTAR ORÉGANO

Mira este otro artículo y comprueba si tuviste en cuenta estas cosas cuando lo plantaste.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.