FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo podar un nogal

Descubre cómo podar un nogal desde que es joven, ya sea para la producción de madera o para que produzca buenas cosechas de nueces formándolo en vaso o en eje, según el espacio disponible y la forma que más nos guste


Búsqueda personalizada

Aquí encontrarás...

Consejos para antes de podar.

Poda para favorecer la producción de madera.

Poda encaminada a lograr buenas cosechas de nueces.


A lo hora de podar un nogal, tendremos que decidir cuál será el aprovechamiento principal que queremos obtener del árbol. Si el objetivo es la producción de madera, la poda estará orientada a obtener troncos de calidad, mientras que si lo que se pretende es aprovechar las nueces, las podas irán encaminadas a formar un árbol abierto, de escaso porte, con la copa accesible y bien iluminada, para maximizar la producción y la calidad de los frutos, facilitar la recolección y las tareas de mantenimiento.

A continuación veremos cómo podar el nogal en ambos casos, pero antes daremos unas consideraciones generales que hay que tener en cuenta a la hora de realizar la poda.


Antes de podar

✦ Las herramientas de corte han de estar afiladas, limpias y desinfectadas. No estaría de más desinfectarlas antes de pasar de un árbol a otro, para evitar posibles contagios.

✦ En caso de que hubiera algunos árboles que pudieran estar enfermos, los dejaremos para el final, así reducimos el riesgo de pasar la enfermedad a los sanos.

✦ La corteza de los nogales jóvenes es muy sensible al sol intenso por lo que se debe dejar suficiente copa para que arroje sombra sobre el tronco durante el verano.

✦ En los nudos de las ramas del nogal, suele haber una yema principal —más gruesa— y otra secundaria, de menor tamaño. Si retiramos la principal, se fuerza la brotación de la secundaria, que da lugar a ramas más abiertas (interesante para fruto).


➟ En cuánto a la mejor época para realizar las podas, consulta este artículo sobre el tiempo de poda del nogal.




Poda del nogal para madera

Como ya dijimos, si el objetivo es que el nogal forme un buen tronco, la poda será fundamental para lograrlo, y se deberá comenzar ya desde el primer año de vida del árbol y continuar el trabajo en los años posteriores.


✪ Formando un tronco de calidad

Desde el primer año de vida del nogal, se realizará una poda de formación para tratar de conseguir un tronco recto, vertical y sin bifurcaciones.

Se cortarán aquellas ramas laterales que compitan con la guía o eje principal del nogal, favoreciendo el crecimiento vertical del tronco.

Una vez que el árbol tiene un cierto porte y se observa que crece recto en un único eje, la poda de formación habrá terminado.

En el caso de que el nogal esté mal formado y no pueda corregirse, habrá que cortarlo a finales del invierno, a unos 2 centímetros por encima del cuello de la raíz, para que brote de nuevo. En verano se selecciona el mejor brote y se eliminan los restantes.


✪ Evitando la formación de nudos

Tras la poda de formación, se pasará a controlar que el tronco del nogal no forme nudos en los primeros metros —los más interesantes a la hora aprovechar su madera—. Para ello se van cortando las ramas laterales, de abajo hacia arriba, a medida que el nogal crece, evitando que alcancen más de 3 cm de grosor, pero dejando al mismo tiempo una copa equilibrada y suficiente para que no proliferen chupones en el tronco.

Por lo general, es recomendable podar las ramas laterales antes de que el tronco principal alcance unos 10 cm de grosor en la zona donde se une con la rama.


Poda del nogal para fruto

En el caso de que queramos que el nogal nos dé muchos frutos y estos sean de calidad, la poda será muy diferente de la que vimos para madera. En lugar de formar un tronco, tendremos que formar una estructura lo más abierta posible y a baja altura.

➟ ¿Te has preguntado alguna vez cuánto tarda en crecer un nogal? Aquí lo puedes saber.



✪ Formación

Lo primero que debemos hacer cuándo compramos o plantamos un nogal para fruto, es cortar el tallo a la altura que nos venga bien. Lo ideal es formarlo en tronco bajo, a unos 50 o 60 cm del suelo —las plantaciones comerciales así lo hacen por sus ventajas— pero si lo hemos plantado en un jardín y queremos que quede espacio para pasar debajo del árbol, será mejor que optemos por formar la copa un poco más alta, quizá a 1.50 o 1.70 metros, para lo cuál tendremos que esperar a que el joven nogal alcance esa altura antes de despuntarlo.

Una vez despuntado, brotarán nuevas ramas por debajo del corte, que serán las que formen la estructura principal de la copa, por lo que deberemos seleccionar las mejor orientadas y podar en el siguiente invierno las que crezcan muy verticales o estén mal situadas. Rercordemos que el objetivo es lograr un copa abierta, y para ello las ramas principales deben crecer bastante horizontales.


En vaso

Parece que ser que este tipo de formación ofrece algo menos de producción a la larga, pero puede que nos resulte interesante para tener un nogal de forma más controlada y menos crecimiento en altura.

Esta es la forma clásica de poda de la mayoría de los frutales, en los que se despunta el árbol aproximadamente a 1 metro de altura para que broten por debajo ramas que al año siguiente se seleccionarán para dejar tres principales, de crecimiento horizontal y, a ser posible, que formen ángulos de 120 grados entre ellas, es decir, que cada una apunte en una dirección y quede un espacio similar entre ellas.

En los siguientes años se van seleccionando ramas secundarias, bien orientadas hacia el exterior del árbol y se retiran las que enmarañen la copa, al igual que los chupones que puedan aparecer.


En eje

La formación en eje se asemeja más a la tendencia natural de crecimiento del nogal y de la mayoría de especies forestales, por lo que tenderá a formar árboles de mayor tamaño pero, según algunos estudios, cuya producción de nueces será algo mayor y ocuparan menos espacio horizontal.

Consiste en formar un tronco principal —el eje— que va creciendo en altura a medida que el árbol se desarrolla, y unas ramas principales de crecimiento horizontal que se van seleccionando a lo largo del tronco de forma que quede espacio entre ellas —pero tampoco demasiado— y que se orienten alternativamente en todas direcciones, para formar una copa consistente.

Para ello, en verano se elige el brote de crecimiento más vertical y más vigoroso, y se ata a un tutor para mantenerlo recto. Los demás brotes se despuntan ya que luego serán cortados en invierno. En el verano siguiente se despuntan las ramas que no han sido seleccionadas como principales, y aquellas que aún siéndolo, crezcan de forma desproporcionada. Las que compitan con el eje en crecimiento vertical serán eliminadas.

Mientras dure la formación, habrá que cortar el eje en invierno a unos 50 cm por encima de las últimas ramas principales, para formar un nuevo piso de ramas por debajo de este punto, que habrá que seleccionar de nuevo para dejar las mejor orientadas y eliminar las que puedan competir con el eje.


✪ Poda en verde

En realidad ya hablamos sobre esta poda en los distintos apartados. Es la que realizamos en verano —por eso se llama en verde, por que el nogal tiene hojas— y consiste principalmente en despuntar ramas principales que crecen más que las demás y cortar completamente chupones o ramas de crecimiento muy vertical que consumen muchos recursos y que no están bien situados.


Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.