FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Época para trasplantar níspero


Si quieres saber cuándo es el mejor momento para trasplantar un níspero, según el trasplante sea maceta-maceta, maceta-tierra o tierra-tierra, y en función de las condiciones de cada lugar, este artículo despejará tus dudas.


Son varios los motivos por los que podemos querer trasplantar un níspero de su maceta —o ubicación actual— a un nuevo lugar en el que continuará su desarrollo, ya sea en el suelo del jardín o en una nueva maceta de mayor tamaño. Siempre que se disponga de espacio y el clima no sea muy severo en invierno, recomendamos trasplantar el níspero directamente a la tierra del jardín —si ésta no es muy ácida o salina—, especialmente si pretendemos que nos dé buenas cosechas. En el suelo se desarrollará mejor y con más vigor que en maceta, necesitará menos cuidados —especialmente riego— y podremos disfrutar de su excelente sombra y su armoniosa forma.

Una vez que nos hemos decido a trasplantarlo, debemos pensar que no cualquier época es buena para ello, especialmente si lo vamos a arrancar a raíz desnuda, es decir, si ya se encuentra en el suelo y queremos cambiarlo a otra ubicación. Ésta es una operación de mucho riesgo que hay que planear bien.

Veamos, por tanto, las mejores épocas para realizar cada tipo de trasplante según el origen y destino del níspero.


Trasplante de maceta a tierra

Es, sin duda, el mejor de los escenarios ya que el árbol cuenta con todo su sistema radicular distribuido por el cepellón de la maceta y, por tanto, al trasplantarlo no perderá ni una sola raíz. Lo único que tenemos que tener en cuenta es que las condiciones ambientales del lugar donde lo vamos a trasplantar han de ser similares a las del lugar donde estaba creciendo —donde estaba la maceta—. Si fueran muy diferentes, debemos esperar o llevar el níspero —con su maceta— al lugar dónde va a ser trasplantado para que se aclimate durante al menos una semana a las condiciones de la nueva ubicación. En caso de que las condiciones externas sean duras, los primeros días lo retiraremos del lugar cuando sean más desfavorables y, poco a poco, lo iremos dejando más tiempo.

La época para realizar este tipo de trasplante con cepellón va desde la primavera hasta finales del verano, o todo el año si el clima es suave y no presentan grandes cambios entre estaciones.


Trasplante de maceta a maceta

En el caso de que queramos trasplantar el níspero de una maceta más pequeña a una de mayor tamaño, podremos hacerlo en cualquier momento del año, puesto que si las condiciones empeoran, siempre tendremos la opción de mover la maceta a un lugar más favorable.


Trasplante de tierra a tierra

Es el trasplante más delicado por dos motivos principales: primero, por que al extraer el árbol se perderá parte de su sistema radicular y, segundo, al trasplantarlo a la nueva ubicación quedará expuesto a los elementos, pero ahora con menos raíz y sin que ésta haya agarrado nuevamente en la tierra.

Como es de suponer, cuanto mayor tamaño tenga el níspero más complicada y más delicada será la operación de trasplante, puesto que habrá que hacer un hoyo de mayor tamaño, tanto para extraerlo como para plantarlo de nuevo. Además, habrá que podar la parte aérea para equilibrarla con la pérdida de raíz.

Por todos estos motivos, este tipo de trasplante es mejor hacerlo en la primavera, una vez que pase el riesgo de heladas pero antes de que llegue el calor y el tiempo seco. Si es posible, ser hará antes de que el árbol inicie su crecimiento de primavera y preferiblemente el día antes de llegue un frente húmedo que deje lluvias durante unos días.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.