FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cuándo se siembran los nisperos

Descubre en este breve artículo cuándo es la mejor época del año para sembrar un níspero, en función del clima local y según quieras hacerlo directamente en el exterior o dispongas de un lugar protegido para que la planta germine y se desarrolle adecuadamente


Búsqueda personalizada

Se puede sembrar níspero en cualquier época de año, si bien es cierto que la germinación podría ser más complicada si la temperatura es baja y la semilla podría echarse a perder antes de que lograra nacer la planta.

Además de lo anterior, un níspero recién nacido debería disponer de unas condiciones agradables para que pudiera desarrollarse adecuadamente y fortalecerse antes de la llegada del invierno. De lo contrario, si lo dejamos a la intemperie corre el riesgo de congelarse o romperse debido al viento, la nieve, etc, aunque esto podría solucionarse fácilmente manteniéndolo en una maceta y a cubierto, pero a menos que se tenga un invernadero o el clima local sea cálido todo el año, el níspero no crecerá mientras las condiciones no sean favorables.

Por tanto, se puede sembrar el níspero todo el año si e clima local no tiene estaciones y es siempre agradable, o si disponemos de un lugar cálido y luminoso dónde pueda crecer, como por ejemplo un invernadero, una galería o incluso el alféizar de una ventana con buena iluminación.


Mejor época para sembrar níspero

Supongamos ahora vivimos en una región con estaciones marcadas y una parte del año en la que hace frío y mal tiempo, y que queremos sembrar en níspero en el lugar definitivo que ocupará en el jardín —para no tener que trasplantarlo—, o que vamos a germinarlo en papel o una pequeña maceta y cuando la planta tenga unos 15 cm de altura trasplantarlo al exterior; al igual que si queremos realizar todo el proceso de germinación al aire libre; tendremos que saber en qué época las condiciones serán favorables para la germinación y desarrollo del árbol.

En las zonas templadas —con estaciones marcadas— lo ideal sería sembrar el níspero a finales del invierno o principios de la primavera. De esta forma, la joven planta tendría mucho tiempo y condiciones favorables —toda la primavera y el verano— para crecer vigorosamente y fortalecerse antes de la llegada de los primeros fríos otoñales.

Si no llegamos a tiempo, también lo podemos sembrar a lo largo de la primavera e incluso en el verano, pero no podremos exponer la planta recién nacida al intenso sol estival, puesto que podría sufrir quemaduras o deshidratarse. Crecerá mejor en un lugar iluminado pero protegido del sol durante las horas centrales del día. Sembrando en verano, el níspero tendrá menos tiempo para crecer antes de la llegada del frío, por lo que quizás lo mejor sería sembrarlo en una maceta para poder llevarlo a un lugar protegido cuando lleguen las heladas.


Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.