FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cuándo se siembran los melones


El melón es una planta sensible al frío, que debe sembrarse en la época correcta. Aquí explicamos cuándo hacerlo según sea siembra directa o en semillero, y tanto para cultivo al aire libre, como en invernadero.


El melón es una planta sensible al frío, que no se desarrolla adecuadamente si las temperaturas no son agradables y la luminosidad elevada. Además, necesita al menos dos meses y medio ―incluso hasta tres y medio― de condiciones favorables para que los frutos alcancen la madurez.


Algunos datos...

Temperatura del suelo adecuada para germinación: superior a 18℃.

Temperatura ambiente óptima para el desarrollo de la planta: de 20 a 25℃ por el día, y no menos de 15℃ por la noche.



Esto hace que sea importante acertar con la época de siembra, especialmente en climas en los que una buena parte del año hace frío y la luz es escasa, sobre todo si se cultiva al aire libre.

Algunas variedades ―los piel de sapo y los amarillos― se pueden sembrar más tempranamente, puesto que resisten mejor las bajas temperaturas, mientras que otros como los cantalupo son más sensibles.

El melón se puede sembrar directamente en la tierra o en semillero protegido, para luego realizar el trasplante cuando se estime oportuno. A continuación veremos ambas opciones.


Siembra directa

Este tipo de siembra es más exigente en cuanto a la concreción de la época en la que se realiza, ya que no existe ninguna protección que ayude a controlar las condiciones ambientales.

Teniendo en cuenta los datos dados al inicio del artículo, no se debe sembrar el melón hasta que el suelo tenga una temperatura de alrededor de 18℃.

Si se siembra con el suelo demasiado frío, las semillas tardarán mucho en germinar y, entre tanto, muchas de ellas se echarán a perder, lo que se traducirá en muchos faltas en el nacimiento de las plantas de melón.

En esta modalidad, no se gana nada sembrando demasiado pronto. Cuando las condiciones sean adecuadas, el desarrollo será muy rápido, y las plantas recuperarán rápidamente el tiempo perdido, incluso llegando a adelantar a otras que se hayan sembrado antes.

En climas suaves, la siembra directa del melón se suele iniciar en el mes de marzo, mientras que en climas más fríos, es necesario esperar a finales de abril o incluso mayo.


Siembra en semillero

Ofrece una serie de ventajas con respecto a la siembra directa. Quizás la más importante es que permite adelantar la siembra entorno a 30 días, que suele ser el tiempo que las plantas necesitan estar en el semillero.

Llegado el momento en el que las condiciones externas son favorables, se trasplantan al terreno para que sigan desarrollándose ya en el lugar definitivo.

No se debe realizar el semillero demasiado pronto, ya que las plantas necesitarán ser trasplantadas cuando tengan alrededor de 1 mes de vida.

Por tanto, el semillero se debe realizar 1 mes antes de la fecha prevista de trasplante (ver temperaturas más arriba)

En climas poco fríos, se puede realizar el semillero a mediados del invierno (febrero) para trasplantar a principios de primavera (marzo). En zonas frías, esperar hasta mediados de primavera (abril) para realizar el semillero, y trasplantar a finales de esta estación (mayo)


En invernadero

Cuando el cultivo del melón se va a desarrollar en un invernadero, hay que tener en cuenta en qué momento las condiciones ―temperatura del suelo y del ambiente― serán favorables para el desarrollo del cultivo.

Si el tiempo es soleado, el suelo se calentará rápidamente, y también el aire de interior del invernadero. En cambio, si se suceden muchos días con cielos cubiertos, las temperaturas dentro del invernadero no serán mucho mejores de las del ambiente exterior.

En invernadero se puede iniciar el cultivo del melón mediante siembra directa o con planta procedente de semilleros protegidos. En el segundo caso, se puede ganar un mes de ventaja con respecto al primero.

Por tanto, en climas poco lluviosos y no muy fríos, se puede iniciar el cultivo en invernadero a finales del invierno o principios de la primavera. Un poco más tarde si los días suelen ser oscuros y fríos.


Al aire libre

Como ya se ha mencionado para los casos anteriores, es necesario controlar en que momento las condiciones son apropiadas para el desarrollo del cultivo.

Analizando estadísticas climáticas del clima local se puede obtener una fecha aproximada, tanto para la siembra como para la plantación. No obstante, esto puede variar de un año para otro, así que lo mejor es realizar mediciones de temperatura, tanto del suelo como del ambiente.

En el cultivo a la intemperie, hay que considerar siempre la fecha del la última helada ―este dato sí suele ser bastante estable― y nunca sembrar o plantar el melón antes de esta fecha.

Al igual que en el caso anterior, el cultivo se puede iniciar mediante siembra directa o con planta procedente de semilleros.

En el primer caso, si el clima es frío y oscuro, es posible que no sea muy viable, ya que puede que el melón no tenga tiempo de desarrollarse antes de la bajada de temperaturas otoñal.

Con la planta procedente de semillero, de nuevo se puede ganar 1 mes de ventaja, por lo que suele ser la mejor opción en climas poco favorables para el cultivo.


ÉPOCA DE SIEMBRA DE LA SANDÍA

Mira también este otro artículo para el caso de la sandía.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.