FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo podar un manzano joven


Vídeotutorial de buena calidad y contenido en texto bien organizado con los puntos clave de la poda de formación de un manzano joven, teniendo en cuenta las distintas formas que se le puede dar, los tipos de ramas que se pueden cortar y cómo....



De todos los vídeos que podemos encontrar en Youtube acerca de la poda de manzanos jóvenes, nos quedamos con este del canal Fran Huerto y Más, porque, desde nuestro punto de vista, explica de forma sencilla la poda de formación del manzano sin detenerse en demasiados detalles que podrían llevar a confusiones.

Si aún no has visto el vídeo, te recomendamos hacerlo. Si ya lo has hecho, vamos a explicar más en detalle algunos puntos clave de la poda en manzanos jóvenes.


Objetivo de la poda

El objetivo fundamental de la poda de un manzano joven ha de ser dar forma al árbol y favorecer una estructura robusta que permita soportar el peso de la fruta.

Además, debemos lograr equilibrar la formación de nuevas ramas con la de yemas fructíferas —en caso de que el desarrollo del árbol sea suficiente como para entrar en producción.

Un tercer objetivo, no por ello menos importante, es la retirada de ramas enfermas o muertas, lo que ayudará a mantener el árbol sano.


Época de poda

➟ Este tema ya lo tratamos en el artículo titulado cuándo podar el manzano. Échale un ojo, es importante.



Observar el árbol

Ponerse a cortar ramas sin haber estudiado previamente la forma del árbol, es un error muy común entre las personas que se atreven a podar sin haberse informado al respecto.

La poda no es algo trivial. Haciendo un símil humano, la poda es equivalente a la amputación de una mano o un pie. Si se hace bien, no suele complicarse pero si algo sale mal, se puede contraer una infección de diversa gravedad que incluso puede llevar a la muerte, debilitarse todo el organismo si se pierde mucha sangre (o savia), etc. Por tanto, como si de una operación quirúrgica se tratara, hay que cortar solo lo imprescindible, todo lo demás será contraproducente para el manzano.

Por todo ello, es de vital importancia detenerse a observar el árbol antes de comenzar a cortar. Lo miraremos desde distintos ángulos buscando aquellas ramas que vamos a eliminar e imaginando como quedará la estructura sin ellas.


Formas del manzano


Vaso

Es la forma más común y más sencilla de realizar.

Se trata de dar forma al joven manzano para que su copa sea amplia y con espacio en el centro.


Cordón

Esta forma es muy utilizada en plantaciones comerciales, cuando se requiere que muchos manzanos crezcan en la menor superficie posible.

Se forma el árbol en un eje largo, bien vertical o inclinado (incluso horizontal) con ramificaciones numerosas pero muy cortas y todas de similar extensión.


Espaldera

Muy útil cuando queremos que el manzano crezca cerca de un muro.

En este caso, se forma el árbol para que desarrolle una copa plana, que se extiende paralela al muro.


La poda

Ahora sí, ha llegado el momento de comenzar a cortar ramas, si es necesario.

Para ello, es imprescindible haber desinfectado las tijeras, serrucho y otras herramientas de poda que vayamos a utilizar.


Qué ramas podar y cuánto

Pues ya lo comentamos más arriba pero lo repetiremos aquí ordenadamente.


✦ Ramas enfermas o muertas

Estas son las primeras ramas que debemos cortar, incluso antes de detenerse a observar la estructura del árbol.

Las cortaremos completamente, asegurándonos de que la parte que dejamos está sana.


✦ Ramas que se entrecrucen

Aquellas que toquen con otras o que veamos que vayan a hacerlo si siguen creciendo.

Siempre conservaremos la rama que crezca más horizontal y hacia el exterior del árbol y eliminaremos las de crecimiento vertical o que lo hacen hacia el interior del manzano.


Vástagos fuertes

Aquellas ramas que han tenido un crecimiento muy intenso el año anterior. Las reconoceremos por la gran distancia que presentan entre el extremo y el primer nudo de madera —donde se originó el crecimiento del año anterior.

Si están bien situados los podaremos poco (cortamos por la tercera yema desde la punta) si queremos que el año siguiente a penas crezcan o moderadamente (cortamos un tercio del vástago) si queremos que tenga un crecimiento notable.


Vástagos débiles

Suelen presentar un crecimiento menor, lo que se aprecia en una corta distancia entre el extremo y el nudo, así como menor diámetro del vástago, en comparación con los fuertes.

Si queremos conservarlos por que están bien situados, podemos cortarlos a dos tercios de su longitud —dejando un tercio sin cortar— para que respondan con un crecimiento fuerte y contribuyan a desarrollar la forma buscada en el joven manzano.



➟ Y esto es todo, pero aquí tienes más artículos sobre el cultivo del manzano.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.