FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo reproducir lavanda


Explicamos dos formas de reproducir la lavanda, una de ellas lenta cuando no se dispone de ninguna planta y otra rápida cuando es posible tener acceso al menos a una planta donante.


La lavanda es una planta muy interesante para cualquier espacio soleado, ya sea un jardín, huerto, patio, balcón, etc. Cuando florece en verano está preciosa, y su dulce fragancia se desprende cada vez que se roza la planta o el viento la mueve.

Pero además, es una planta muy interesante tanto para atraer insectos polinizadores como para enmascarar el olor de otras plantas cultivadas, de forma que pasen desapercibidas para muchas plagas de estas.

Y por si fuera poco, se puede emplear la lavanda para formar setos bajos, para elaborar aceites y alcoholes aromáticos a los que se les pueden dar muchos usos.

Todas estas, y otras razones que cada quien puede encontrar, son suficientes para que queramos reproducir la lavanda y extenderla a otras partes de nuestro huerto o jardín, y lo mejor de todo es que se trata de una planta muy fácil de reproducir.


Por semillas

Cuando no se dispone de una primera planta de lavanda, podemos optar por comprar un sobre de semillas y sembrarlas, o bien una planta en maceta y plantarla.

En otras ocasiones, quizás se tengan ya lavandas y se quieran aprovechar las semillas que se encuentran dentro de las flores secas para obtener nuevas plantas.

En el primer caso ―si no se dispone de ninguna planta― y se compran sus semillas, hay que tener en cuenta que tardan un tiempo y germinar, tiempo durante el cuál habrá que estar cuidando que la tierra se mantenga limpia y húmeda.


¿Cuándo sembrarlas?

Las semillas de lavanda maduran en verano, después de que las flores se secan, pero no es en este momento cuando germinan de forma natural, sino que permanecen en el suelo hasta la primavera siguiente, y entonces sí comienzan a brotar, cuando les espera por delante una primavera y un verano de condiciones favorables.

Por tanto, emulando a la naturaleza, las semillas de lavanda deben sembrarse en primavera, y si es posible debe simularse el paso del invierno para que "crean" que ya es momento de germinar. ¿Cómo? Ahora lo vemos.


¿Cómo sembrarlas?

Como hemos dicho, el proceso debe comenzar con un invierno simulado. Esto es más fácil de lo que parece, ya que todos tenemos en casa un frigorífico y todos los años hay un invierno natural.

La forma más natural de hacerlo consiste en comprar las semillas de lavanda a finales del otoño y sembrarlas en una mezcla de tierra y arena a partes iguales, dejando luego la maceta todo el invierno en el exterior, y regando cuando sea necesario para mantener siempre la tierra húmeda.

¿Pero qué ocurre si compramos las semillas ya en primavera? Ya pasó el invierno, así que la primera opción no será válida. Recurriremos entonces a la estratificación fría en el frigorífico. Lo explicamos detalladamente en el siguiente artículo.


ESTRATIFICAR SEMILLAS

En este artículo puedes ver en qué consiste el proceso. Es muy sencillo!!


Una vez que las semillas de lavanda han pasado el proceso de estratificación, estarán listas para germinar. Si se ha empleado una maceta con tierra y arena, simplemente habrá que dejarla en el exterior para que las temperaturas agradables de la primavera hagan el trabajo.

Si se estratificaron en un tupper con papel, habrá que sembrarlas primero en tierra+arena, o esperar a que germinen en el tupper y luego trasvasarlas a la maceta una a una.


Es muy importante no cubrir demasiado las semillas de lavanda (no más de 5 mm), y controlar que la tierra permanezca siempre húmeda (no encharcada) hasta que las plantas tengan unos 10 cm de altura.


Aún siguiendo al pie de la letra los consejos anteriores, muchas semillas de lavanda no germinarán ―al menos en un tiempo razonable―, por lo que este no es el mejor método para reproducirla.


Por esquejes

Esta es la mejor y más rápida forma de reproducción de la lavanda, pero para ello se necesita al menos una planta adulta que sirva de donante. Se puede comprar, encontrar en algún parque o en casa de algún conocido.

En el siguiente artículo tienes toda la información, aunque en realidad es un proceso muy sencillo pero efectivo.


ESQUEJES DE LAVANDA

Aquí explicamos cuándo y cómo debe realizarse la reproducción de la lavanda por esquejes.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.