FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cuándo se siembra la judía verde

Aquí descubrirás en qué momentos del año es mejor sembrar las judías según las temperaturas necesarias para la germinación y desarrollo de las plantas, para evitar el riesgo de heladas, vientos fuertes..y teniendo el cuenta el tiempo que necesita el cultivo para desarrollarse


Búsqueda personalizada

Como ya vimos en el artículo general acerca del cultivo de la judía, se trata de una planta que necesita que la temperatura del suelo se encuentre al menos a 10°C para que puedan germinar las semillas. Y lo ideal sería esperar a que se caliente un poco más, puesto que de lo contrario tardarán más tiempo en nacer y, entre tanto, puede que se pudran si la tierra se humedece demasiado, en caso de que llueva.

☛ Podemos acelerar el calentamiento del suelo retirando la vegetación que lo cubre, acolchados, etc. para que el sol incida directamente en la tierra. Realizando surcos, camas o bancales elevados también se calentará más rápido, siempre y cuando haya sol, claro está.

Por tanto, la temperatura del suelo ya nos tiene que dar una idea de a partir de qué época podemos sembrar las judías. Pero es cierto que, tanto en verano, principios de otoño, como en primavera, el suelo puede estar a más de 10°C y, sin embargo, puede que todas esas fechas no sean adecuadas para sembrar judías, puesto que hay que tener en cuenta otros aspectos. Entre ellos, el riesgo de heladas que, aunque la judía es bastante resistente al frío, una helada temprana (en otoño) o tardía (en primavera) puede causar graves daños en las hojas y brotes tiernos, flores y frutos.

Otra cosa que hay que tener en cuenta, es que la judía no crece si la temperatura es menor de 8°C, así que en los meses en los que pueda darse esta condición, no compensa tener las judías en la tierra, será mejor esperar.

Si en verano hace mucho calor —especialmente si el clima es muy seco y cálido— conviene no sembrar hasta que las temperaturas se moderen un poco y aprovechar el otoño para el desarrollo del cultivo. Si no es posible, siempre podemos realizar la siembra en primavera, una vez que ya no haya riesgo de heladas.

Igualmente, si en algún momento del año pueden darse vientos fuertes, habrá que evitar sembrar las judías hasta el riesgo desaparezca. Esto es especialmente importante para las variedades de mata alta, ya que pueden actuar como una vela y ejercer mucha resistencia al viento. Lo daños causados podrían legar a ser muy severos. En las de mata baja, aunque también son sensibles al viento fuerte, es más fácil disponer algún tipo de estructura que actúe como barrera o sembrarlas al lado de un muro, seto, etc.


Fechas de siembra

En la mayoría de variedades de judía, la fecha de siembra que nos indica el vendedor suele abarcar desde mediados del invierno a mediados del otoño. De febrero a octubre (hemisferio Norte) o de Agosto a Abril (hemisferio Sur). Hay que tener en cuenta que esto es a grandes rasgos y quizá si se cumpla para climas ecuatoriales, tropicales o costeros. Para el resto de los climas templados, habrá que restringir un poco el intervalo, y más cuanto más frío sea el clima local.

Lo habitual para la mayoría de las zonas templadas, en las que puede helar en primavera, es esperar a mediados o finales de primavera para realizar la primera siembra del año. De esta forma nos aseguramos una rápida germinación —reduciendo así el riesgo de pudrición de semillas— y temperaturas agradables para que el cultivo se desarrolle adecuadamente. Recordemos que el desarrollo de las plantas de judía es máximo entre 18 y 30°C y, para la floración y fructificación, prefiere valores entre 15 y 25°C.

A partir de este momento, podemos realizar siembras escalonadas durante el resto de la primavera y el verano, evitando los meses de más calor si el clima es extremo. También podemos colocar una malla de sombreo para reducir la incidencia de sol. Pasado el calor, podemos volver a sembrar a finales de verano y en otoño, teniendo en cuenta que el cultivo de judía necesitará unos 3 meses de margen antes de la llegada de las primeras heladas. Entonces, si las primeras heladas del otoño suelen llegar en noviembre, habrá que sembrar las últimas judías en agosto.


Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.