FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo cultivar higos


Aquí verás una colección de artículos sobre el cultivo de la higuera (o del higo), que elaboramos pensando en las dudas más frecuentes de las personas que quieren intentarlo y en las cuestiones prácticas más interesantes.


Hay muchos tipos de frutos llamados higos, si bien el que procede de la higuera (Ficus carica) es uno de los más populares, y hoy en día se pueden encontrar en casi todo el mundo, aunque originalmente la higuera pertenecía al continente asiático.

La higuera se cultiva desde tiempos inmemoriales, y no es difícil imaginar como aquellos humanos que aún eran cazadores-recolectores, pero que ya estaban flirteando con la agricultura, pudieron haber plantado higueras alrededor de su poblado, dónde aún es habitual encontrarlas hoy en día, en las afueras de los pueblos o incluso al lado de las casas.


Motivos para tener una higuera

Se trata de un árbol que requiere muy pocos cuidados ―incluso ninguno―. Es muy resistente a la sequía, ya que sus raíces exploran el terreno a gran profundidad y distancia. Solo hay que regarla los primeros años después de plantarla, entretanto las raíces tienen tiempo de desarrollarse.

Generalmente no necesita podas ni otros trabajos que pudieran requerir de cierta experiencia o destreza como fruticultor, así que es un árbol ideal para personas que no se quieren complicar.

Se puede obtener fácilmente enraizando un esqueje ―o estaca― sacado de otra higuera (plantándolo directamente en la tierra o en una maceta), y a los pocos años ya estará dando higos.

Las higueras pueden dar una o dos cosechas al año, según produzca solo higos o también brevas. Espera, ¿no sabes qué son las brevas? Pues son higos igualmente, pero que comenzaron a desarrollarse antes de que la higuera perdiera las hojas en otoño. En primavera retoman su crecimiento y maduran a principios de verano. En cambio los higos maduran a finales del verano o incluso a principios del otoño en climas frescos.

Si el lugar dónde se encuentre le favorece, una higuera adulta es capaz de dar grandes cantidades de higos, suficientes para una familia de tamaño medio.

Existen muchas variedades distintas y adaptadas a diferentes climas: higos oscuros o claros, más o menos dulces, de gran tamaño o pequeños, higueras enanas o grandes, etc.

Los higos se pueden comer de muchas formas: frescos, secos (higos pasos) y bien en compotas, mermeladas y otros dulces elaborados con este fruto.


ESQUEJE DE HIGUERA

Mira lo fácil que es conseguir una higuera a partir de un trozo de rama de otra.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.