FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Cómo desinfectar frambuesas

Es más seguro desinfectar las frambuesas antes de comerlas por que pueden contener microorganismos patógenos que provoquen algún desorden interno


Búsqueda personalizada

Las frambuesas son frutas de muy delicada manipulación, que se magullan con facilidad si se apilan o si no se manejan con cuidado. Esto no permite que se puedan lavar como una manzana, por ejemplo, bajo el grifo y frotando con las manos.


Es necesario desinfectarlas

Deberíamos desinfectarlas siempre por que:

- Se cultivan al aire libre y pueden contener adherido desde polvo a pesticidas o restos biológicos como excrementos de aves, babas de caracol o babosa, etc.

- Como es una fruta tan delicada se cosecha tal y como está, sin pasar por un proceso de lavado.

- Si se va a comer cruda —sin pasar por un proceso de calor— los resíduos u organismos que pudiera contener entrarán en nuestro cuerpo.


Desinfección con vinagre

Proponemos la desinfección de las frambuesas con vinagre por varias razones. Primero por que la utilización de otros desinfectantes —como la lejía— acabaría con la frescura y el sabor de esta delicada fruta. Y segundo por que existen bastantes referencias sobre el uso del vinagre como desinfectante para las frambuesas, lo cuál siempre es una garantía de que será un método que funciona.



Proceso

Es mejor realizar este proceso de desinfección justo antes de consumir las frambuesas, ya que una vez se mojen no se conservan mucho tiempo.

Se toma un recipiente y se mezcla 1 parte de vinagre con 3 partes de agua.

Por ejemplo: Medio vaso de vinagre + 1 vaso y medio de agua.

Verter con cuidado las frambuesas en el recipiente que contiene la mezcla desinfectante y se deja reposar unos 5 minutos.

Las frambuesas han de quedar cubiertas por el líquido.

Separar las frutas del líquido vertiendo todo sobre un colador —de pasta, por ejemplo—, aclarar con agua y dejar escurrir.

Cualquier colador ancho y poco hondo sirve. Si es muy estrecho se amontonarán demasiado las frambuesas y, además de que se pueden magullar, será más complicado sacarlas.

Opcional: Verter sobre un papel absorbente o paño de cocina limpio para que se sequen.

Si se prefiere, se pueden consumir sin secar, simplemente dejando que escuran bien el agua en el colador.

Por último, recomendamos utilizar preferiblemente vinagre de manzana, ya que el de vino puede dejar algo de sabor en la fruta.