FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

De dónde salen los espárragos

Descubre de qué planta salen los espárragos, qué parte de ella son, cómo es el proceso que siguen para aparecer y cómo puedes cultivarlos en tu casa


Búsqueda personalizada

Los espárragos salen de la esparraguera (Asparagus officinalis), una planta de aspecto arbustivo que desaparece al llegar el otoño y rebrota todos los años al final de invierno.

Cuando la parte superficial de la planta se seca en otoño, se conservan bajo tierra unas raíces gruesas y alargadas que se conocen como garras, pues se unen todas en un mismo punto.

De esas garras brotan los espárragos para regenerar la parte aérea —tallos y hojas— al final del invierno o principios de la primavera, según sea la dureza del clima.


Qué parte de la planta son

Lo que nos comemos —esa especie de palos blancos o verdes— son los brotes tiernos que la esparraguera emite al finalizar el invierno. Recordemos que en otoño se seca la parte visible de la planta y solo quedan las garras bajo tierra.

A partir de esas garras o raíces, la planta rebrota en forma de lo que conocemos como espárrago.


         Foto 1. Espárragos saliendo de la tierra.

Blancos o verdes

Sean de uno o de otro color se trata de lo mismo. La diferencia de color radica en que los espárragos de color verde —los trigueros— salen rápidamente de la tierra y al recibir la luz del sol comienzan a llenarse de clorofila, que es de ese color.

En cambio, los espárragos blancos nunca alcanzan la superficie ni reciben, por tanto, la luz del sol. Suelen cosecharse antes de que salgan de la tierra, precisamente para evitar que cambien de color.

Estos últimos suelen consumirse en conserva mientras que los verdes o trigueros se consumen frescos.


Tu propio cultivo

Ahora que ya sabes de dónde salen los espárragos, puedes cultivarlos en tu propia casa, aunque no tengas un huerto.

Lo más rápido y fácil es comprar las garras y plantarlas en una maceta grande y profunda. Cuando broten ya tendrás tus primeros espárragos.

El otro método es un poco más lento. Se trata de sembrar las semillas de la esparraguera, esperar a que germinen y un par de años hasta que las plantas —y las garras— alcanzan un buen tamaño, momento a partir de cual ya podemos comenzar a cosechar los espárragos.


Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.