INICIO FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES COMUNIDAD DEL HUERTO PARTICIPA
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Cómo plantar kiwi desde semilla

Descubre en este artículo lo sencillo que es obtener tus propias plantas de kiwi, macho y hembra, a partir de sus semillas y sin necesidad de comprarlas



El kiwi es un frutal que cuyas semillas —sin son viables— se pueden sembrar para producir nuevas plantas pero, para lograr que germinen, deberás seguir el siguiente proceso.


Obtención de las semillas



Ha de hacerse siguiendo un proceso controlado, ya que de lo contrario, la germinación de las semillas puede ser pobre o errática.

Para comenzar, debemos tener uno o varios kiwis viables —según la cantidad de semillas que necesitemos—. Debemos tener en cuenta que algunas variedades híbridas pueden dar lugar a semillas sin poder de germinación.

Lo dejaremos madurar durante una semana a unos 23 ºC aproximadamente. A continuación lo pelaremos y le extraemos las semillas. Una forma rápida es utilizando una licuadora. Por su pequeño tamaño, las semillas no se verán afectadas en la trituración de la pulpa.

Posteriormente, lavamos las semillas con agua para eliminar restos de pulpa y fluídos de la fruta. Si nos ayudamos de un colador es mucho más fácil.

Ahora las pondremos a secar sobre una superficie limpia y absorbente —papel de cocina, cartón, tela— donde las dejaremos un par de días a temperatura ambiente.

Una vez secas, tenemos dos opciones. Podemos comenzar el proceso de germiando o bien almacenarlas para iniciarlo en otra fecha.


Superar la dormancia



Las semillas de kiwi, al igual que las de otros muchos frutales caducifolios, cuando las obtenemos de la fruta madura, se encuentran en estado de dormancia. No germinarán hasta que salgan de este estado, que puede prolongarse durante muchos años.

Un caso muy conocido es el de una semilla de loto —encontrada en China, en el lecho de un lago seco— germinada tras permanecer en dormancia durante unos 1300 años, según las dataciones realizadas.

La dormancia puede ser externa o interna. La primera es debida a la presencia de una cubierta dura que rodea la semilla e impide que ésta entre en contacto con el ambiente para que pueda germinar. En el caso de la interna, es el embrión el que se encuentra en estado de inactividad por ausencia de sustancias activadoras que suelen sintetizarse en respuesta a determinadas condiciones externas.

Los dos métodos más utilizados para superar la fase de dormancia en las semillas de kiwi son, la estratificación y la utilización de giberelinas.

El tratamiento con ácido giberélico, o giberelinas, rompe rápidamente la dormancia de las semillas de kiwi, pero no lo explicaremos en esta guía, puesto que no es estrictamente necesario para lograr que las semillas germinen.


Estratificación



En muchos casos, las frutas que compramos han sido conservadas en cámaras frigoríficas por un periodo más o menos largo. Este proceso puede hacer que las semillas superen la dormancia de forma que, si han estado el tiempo suficiente, germinarán sin pasar por el proceso de estratificación que explicamos a continuación.

Consiste en almacenar las semillas en un soporte húmedo —generalmente papel absorbente— a baja temperatura durante varias semanas. Veamos el proceso.


¿Qué necesitamos?

- Papel absorbente limpio.

- Recipiente plástico o de vidrio de forma aplanada (tupper, por ejemplo)

- Un refigerador.


Procedimiento

1. Tomamos el papel absorbente y lo doblamos formando capas. Al menos tiene que quedar con una doblez pero pueden ser más.

2. Lo colocamos dentro del recipiente y vertemos agua muy lentamente, de forma que el papel se empape bien pero no quede exceso de agua en el recipiente.

3. Separamos las capas de papel y colocamos las semillas en medio. Volvemos a cerrar presionando ligeramente para que entren en contacto con el papel humedecido.

4. Tapamos el recipiente y lo colocamos en el refigerador a unos 4°C, aproximadamente, por 5 semanas.

5. Cada 2 o 3 días, sacaremos el recipiente del frigorífico durante unos minutos, y separaremos las capas de papel para que se airee en un ambiente seco y ventilado —en una ventana por ejemplo—.

6. Pasadas las 5 semanas lo sacamos del frigorífico. Es posible que ya hayan germinado algunas semillas. A simple vista podremos ver un apendice pálido que sale de la semilla. Es la futura raíz.


Siembra



Para el caso de las semillas de kiwi, las sembraremos en bolsas de sustrato o macetas de unos 5 litros de capacidad.

Emplearemos un sustrato para semilleros o bien una mezcla de 60 % de turba, 30 % de abono orgánico —humus de lombriz, estiércol de vaca bien maduro, etc— y 10 % de arena.

Sembraremos varias semillas por recipiente colocándolas muy superficialmente, a no más de 3 mm de profundidad.

Regamos abundantemente en forma de lluvia fina para evitar que el agua exponga las semillas.

Finalmente, etiquetamos las macetas y las dejamos preferiblemente en el exterior —si la temperatura es agradable—, en un patio, balcón o terraza bien iluminados. La temperatura ideal para la germinación es de 21°C así que trataremos de aproximarnos lo más posible a ella. Evitaremos colocarlos debajo de estructuras que goteen agua cuando llueva.

Descubre aquí cuánto tardan en germinar las semillas de kiwi


Género de las plantas



Las plántulas que obtendremos a partir de semilla serán masculinas o femeninas pero no podremos diferenciarlas con toda certeza hasta que florezcan —dentro de algunos años—.

Por tanto, para obtener nuestra plantación doméstica de kiwis, tendremos serios inconvenientes si pretendemos hacerlo solamente mediante este método. Lo ideal sería realizar el injerto —de machos y hembras de la variedad que nos interese— sobre los patrones obtenidos a partir de semilla. Si no lo hacemos así, será una cuestión de azar que trasplantemos al lugar definitivo machos y hembras —en la proporción adecuada—.

Búsqueda personalizada


Cómo cultivar kiwi


Síguenos





Suscríbete

Recibirás en tu email todas las novedades de MundoHuerto